Plan de construcción de la Torre de Babel

Dentro de la colección del empresario noruego Martin Schoyen, se encuentra la estela de una imagen más clara del Rey de Babilonia Nebuchadnezzar II y las primeras imágenes del Gran Ziggurat de Babilonia, Aka Etemenanki, el candidato para dirigir la construcción de la bíblica Torre de Babel.

Dentro de la colección del empresario noruego Martin Schoyen, se encuentra la estela de una imagen más clara del Rey de Babilonia Nebuchadnezzar II y las primeras imágenes del Gran Ziggurat de Babilonia, Aka Etemenanki, el candidato para dirigir la construcción de la bíblica Torre de Babel.

Estela de la construcción de la Torre de Babel

Esta es una de las cuatros imágenes que se conocen de Nebuchadnezzar y las otras tres están talladas en la roca de montañas en el Líbano por lo que han sufrido mucho deterioro. La estela muestra el perfil del rey con un sombrero cónico de la realeza y sujetando un objeto desconocido que puede tratarse de un rollo con los planes de la Torre en su mano derecha.

Nebuchadnezzar reinó durante el imperio Neo-Babilónico durante el 605 a. C. y el 562 a. C. Durante este tiempo finalizó el gran zigurat que fue primeramente construido por otro rey en un tiempo indeterminado en honor al dios Marduk, pero fue dañado por el rey asirio Sennacherib. Su restauración comenzó bajo el reinado del padre de Nebuchadnezzar, Nabopolassar, y fue finalizado 43 años más tarde por su hijo. Nebuchadnezzar decía de sí mismo de ser “el gran restaurador y constructor de lugares sagrados”.

En la estela escribió “Yo movilicé a los países de todas partes, a todo rey para que resaltara sobre toda la gente del mundo amada por Marduk…”. “Yo construí sus estructuras y las completé, haciéndolas brillar como el sol…” (Traducción por el catedrático Andrew George).

Así ilustra su gran logro de reconstruir la gloriosa Torre: se muestra por una parte un plano del temple mostrando los muros exteriores y las alas interiores y por otro lado se muestra una elevación con el zigurat al frente. Se titula, de manera nada ambigua, “La casa, la fundación del cielo y de la tierra, el zigurat en Babilonia”. Estas son las únicas imágenes contemporáneas que se conocen de la torre.

El zigurat fue usado de mala manera por los conquistadores posteriores. Cyrus el Grande de Persia tomó Babilonia en el 538 a. C. y destruyó los tres tramos de escaleras de la torre para que no fuera usada como fuerte.

Durante la época de Alejandro Magno el agua que penetraba dentro ya había deteriorado gravemente la estructura. Alejandro planeó su restauración pero cuando regresó al año siguiente y comprobó que no se había hecho ningún trabajo, ordenó que se destruyera el zigurat para ser construido de nuevo. Y en efecto fue destruida pero murió antes de que pudiera ser reconstruida.

Ahora lo único que nos queda es esta base cuadrada del Gran zigurat al sur de Bagdad.

Fuente: History

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...