El Mosaico de Plotinopolis sigue desvelando sus secretos

En las afueras de la ciudad oriental griega de Didymoteicho, concretamente en la colina de Aghia Petra, unas excavaciones arqueológicas realizadas este año han desvelado un mosaico en el que aparecen representadas las bellas Nereidas.

Mosaico de Plotinopolis

En las afueras de la ciudad oriental griega de Didymoteicho, concretamente en la colina de Aghia Petra, unas excavaciones arqueológicas realizadas este año han desvelado un mosaico en el que aparecen representadas las bellas Nereidas, criaturas mitológicas marinas hijas de Nereo y de Doris, y la Emperatriz Pompeya Plotina, esposa de Trajano.

Dicho mosaico adornó en su día el suelo de un triclinium (el comedor de la villa romana de la antigua Plotinopolis, ciudad romana fundada por el emperador Trajano), y los expertos coinciden en que data de finales del siglo II y principios del siglo III d.C. Los personajes representados se concentran en el centro del mosaico, el resto está compuesto de gran cantidad de diseños geométricos cerrados tras un borde ancho con un motivo similar a una vid negra sobre un fondo blanco.

Pompeia Plotina (nombre latino de la emperatriz) se sitúa en la parte derecha de la imagen, justo en la esquina donde las dos paredes se unen. A su lado está Evros o Hebros, hijo de Océano y Tetis (una de las más famosas nereidas, madre de el guerrero Aquiles) dios del río que lleva su nombre, que supone la frontera natural de Turquía. Más figuras oceánidas aparecen en el mosaico. Se puede observar a los Ictiocentauros, o “centauros-peces”, retozando alrededor de las Nereidas montados en la grupa de unos delfines.

Estos seres marinos, con cuerpo de hombre y cola de pez, que con frecuencia están dotados de patas similares a las de los caballos o leones, no parecen haber sido muy mencionados en los relatos populares sin embargo, constituyen un tema bastante difundido en la plástica helenística y romana.

También encontramos sirenas, tritones, y si se mira con atención, se pueden contemplar justo a la izquierda de Plotina, dos tentáculos de un hermoso color verde.

El arqueólogo Matthaios Koutsoumanis, jefe de los trabajos de excavación desde 1996, ha comentado que: «la continuidad de la escena central, concretamente la zona donde se agrupan los monstruos marinos Ictiocentauros y Nereidas, han sido finalmente desvelados (…) Lo cierto es que por ahora la escena del río Evros y Plotinopolis no es lo único que hemos encontrado, sino que hay un segundo panel que está saliendo a la luz. Por el momento, no podemos decir lo que representa, ya que está cubierto por la muralla de la temprana edad Cristiana. Sin embargo una cosa es segura: la excavación del próximo año va a tener un montón de sorpresas para nosotros«, agregó el arqueólogo.

El mosaico está en excelentes condiciones, a pesar de las subdivisiones posteriores del lugar, y hay muy pocos espacios donde se hayan perdido las teselas. Las murallas paleocristianas mencionada por Koutsoumanis, al parecer corta la habitación en cuartos, sin embargo los paneles del lado superior del muro han sobrevivido. Los expertos coligen que la obra entera puede medir más de 500 metros cuadrados de superficie.

También se encontraron restos parciales de unos frescos en ese mismo lugar, pero estaban tan fragmentados que era imposible reconocer el motivo representado. Las monedas halladas ayudarán a concretar con mayor precisión, cuándo se construyó la estructura.

La ciudad de Didymoteicho, llamado Dyme en la época helenística, fue conquistada por los romanos en el año 204 a.C. Tres siglos después, el emperador Trajano fundó la ciudad de Plotinopolis a las orillas del río Evros, dándole ese nombre en honor a su esposa con la que se había casado antes de ser emperador, y conocida en la historia como una mujer de reputación virtuosa y de fuerte moral. La ciudad se convirtió en un importante centro comercial entre Trajanópolis (ahora incorporado a la moderna ciudad de Alexandropolis) en la costa del mar Egeo y Hadrianopolis (hoy Edirne en Turquía) en el norte.

Plotinopolis fue una ciudad próspera económica y políticamente, y dejó tras de sí una inmensa riqueza arqueológica, incluso después de su caída. De hecho, uno de los mayores hallazgos de la antigua cultura romana, se hizo en Plotinopolis. Fue en 1965, cuando unos soldados cavaron una zanja y fortuitamente descubrieron un busto de oro de Septimio Severo (siglo I y II d.C, fundador de la Dinastía de los Severos), que actualmente se exhibe en el museo arqueológico de Komotini.

El proyecto arqueológico que hemos estado tratando en este artículo, comenzó en 1996, bajo la dirección de Matthaios Koutsoumanis y por ahora se han hecho unos descubrimientos impresionantes, como unas inscripciones que indican que Plotinopolis estuvo habitado desde el II al siglo VI d.C.

Vía: Archaiologia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...