Conserje halla monedas antiguas en una biblioteca alemana

Tanja Höls estaba haciendo sus labores de conserje en el cuarto piso del archivo de la librería del Estado de Passau en Bavaria, cuando su propia curiosidad la llevó a mirar qué había dentro de una caja de cartón, y al abrirla encontró un impactante tesoro de monedas antiguas.

Tanja Höls estaba haciendo sus labores de conserje en el cuarto piso del archivo de la librería del Estado de Passau en Bavaria, cuando su propia curiosidad la llevó a mirar qué había dentro de una caja de cartón, la cual la había visto muchas veces pero nunca se había decidido a abrirla.

Tanja Höls muestra las monedas

Dentro encontró montones y montones de monedas. En total había 172 monedas, la mayoría de plata y otras de bronce o cobre, de la época romana hasta la napoleónica. Nadie en la librería sabía de la existencia de esas monedas.

Según Markus Wennerhold, director de la librería, la colección probablemente pasó a formar parte del patrimonio de la librería en 1803 con la secularización alemana. Las tropas victoriosas de Napoleón asentaron una base gubernamental constitucional sobre los principios humanistas de la época romana.

Los emperadores romanos otorgaron muchos títulos religiosos a autoridades de la Iglesia durante siglos. A pesar de que la reforma protestante quitara poder eclesiástico, no fue hasta el siglo XIX cuando los gobernadores de Alemania secularizaron sistemáticamente las propiedades religiosas.

Una de esas propiedades era la Librería de Passau. Se fundó en 1612 como la librería de la universidad jesuita. Cuando el Papa Clemente XIV eliminó a la orden Jesuita en 1771, la librería pasó a manos de la Iglesia de Passau, hasta que el 1803 se secularizó y pasó a ser propiedad del estado.

Las monedas se valoran en millones de euros, según Wennerhold: “miramos monedas similares online y encontramos que algunas que eran iguales pero en peores condiciones y se vendían por sumas muy considerables. Hay otras monedas de las que no hemos encontrado ningún récord”.

En 1803 estaban escondidas durante la secularización en Alemania, cuando todos los libros y monedas fueron recolectados de monasterios e iglesias. Las posesiones más valiosas se supone que fueron a parar a Múnich, pero alguien en Passau decidió guardar un tesoro oculto”.

Puede que fueran escondidas por su dueño y que nunca fueran confiscadas. Un noble evasor de impuestos a lo mejor. En la web de la librería se publicarán fotos mostrando los detalles de las monedas.

Fuente: History Blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...