Árboles artificiales, lo último en ecología

Definitivamente, la ciencia se está esforzando por corregir los problemas de nuestro planeta y lograr un medio ambiente más limpio. Lo último que hemos leído es la creación de árboles artificiales para purificar el aire y farolas solares.

Los árboles absorben el CO2 que contamina nuestras ciudades y emiten oxígeno, además de embellecerlas. Su beneficio es enorme pero, como no podemos hacer un bosque de nuestras calles, la ciencia está buscando sustitutos artificiales más potentes, que ocupen menos espacio y oxigenen más. Y los denomina ‘árboles’.

PAU-20

PAU-20

Así, por ejemplo, una empresa peruana llamada Tierra Nuestra propone llenar las ciudades de una máquina patentada por ella, a la que denomina ‘Purificador de aire urbano’ (PAU-20). Este ‘árbol’ puede absorber CO2 y emitir oxígeno de forma similar a como lo harían 1200 árboles naturales y filtrar partículas nocivas de 200000 metros cúbicos de aire diariamente, es decir, la cantidad que respiran 20000 personas.

Funciona absorbiendo el aire y depurando los elementos contaminantes, que quedan disueltos en agua, de tal forma que devuelve al exterior el aire purificado. El líquido resultante es depositado en un desagüe.

Por ahora, el invento sólo está presente –en forma de prototipo- en los jardines del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de Lima, a la espera de financiación. Además, aún requiere perfeccionamiento, pues, aunque sólo cuesta dos euros diarios, presenta algunos inconvenientes: consume doce litros de agua a la hora y 2,5 Kilowatios de electricidad, a lo que se deben añadir los residuos que genera.

En el mismo sentido trabaja una empresa castellonense, ‘Movigi Spain Air Filter’, en colaboración con la Universidad Jaume I de Castellón, cuyo ‘árbol’ tiene un funcionamiento inspirado en la propia fotosíntesis.

Por otra parte, no son éstos los únicos ‘árboles’ que se están ensayando. En el exterior del Museo de Artes Aplicadas de Viena se han instalado unos ‘arboles solares’, que son, en realidad, unas farolas experimentales en forma de ramas con paneles que, aprovechando la luz del Sol, almacenan electricidad para tres días.

Bosque de secuoyas

Bosque de secuoyas

En esta misma línea trabajan en el Parque Natural de Doñana, en la provincia de Huelva, donde se ha instalado un ‘bosque solar’ constituido por quince módulos con paneles solares que imitan la forma de un árbol. El proyecto –según estima la Agencia Andaluza de la Energía– permitiría poner en funcionamiento 1600 bombillas y 400 televisores.

Más prácticos son los americanos. En Nueva York tienen el proyecto de plantar, a lo largo de los próximos diez años, un millón de árboles naturales y, entre ellos, algunos clonados de árboles históricos, como el olmo de la iglesia de San Nicolás, el más viejo de la ciudad. Quizá debiéramos dejarnos de artificialidades y seguir, en este caso, el ejemplo americano.

Fotos: PAU-20: tomada de la web de la empresa | Bosque de secuoyas: Urban en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...