25º aniversario del accidente del Challenger

El 28 de enero de 1986 sucedió uno de los acontecimientos más estremecedores para la NASA, el Challenger explotaba sólo 73 segundos después de haber despegado, muriendo sus siete tripulantes entre ellos, la famosa profesora McAuliffe.

El 28 de enero, se cumplen 25 años del accidente del transbordador espacial Challenger, un accidente en el que murieron sus siete tripulantes apenas un minuto después de despegar y que conmocionó a Estados Unidos.

Explosión del Challenger

La misión 51 L del transbordador estadounidense tenía que haber sido rutinaria. Su tarea principal era poner en órbita un satélite de comunicaciones, algo que otros transbordadores ya habían hecho anteriormente por lo que no suponía nada de lo común. Además, en el año 1986 se habían realizado veinticuatro misiones de transbordadores y el Challenger había viajado al espacio nueve veces, por lo que no era su primer viaje.

Sin embargo, esta décima misión tenía otro objetivo: iba a ser el primer cohete espacial estadounidense en el que viajaría un ciudadano de a pie. Es por ello que entre su tripulación figuraba una profesora, Sharon Christa McAuliffe. Ésta fue elegida entre más de 10.000 candidatos para el Space Flight Participant Program. Según ella misma afirmó quería «desmitificar la NASA y los vuelos espaciales«.

Esto aumentó aún más la expectación del lanzamiento del transbordador pues, según palabras de Valerie Neal, conservadora del área dedicada al programa de los transbordadores del Museo Nacional del Espacio de Washington, «había mucho entusiasmo«. Esto despertó el interés de los estadounidenses y, especialmente de los niños, lo que hizo que no se perdieran el lanzamiento televisado.

Sin embargo, poco después del lanzamiento algo salió mal pues la estela se dividió en dos y diferentes olas de humo empezaron a salir por todas partes.

La causa técnica fue una serie de fallos en los anillos «O», unas juntas encargadas de sellar el cohete de propulsión que proyecta la nave. Sin embargo, se produjo un escape de gas que perforó el depósito principal de la nave envolviendo éste en llamas. Mientras el vehículo ascendía y, debido a la presión, empezó a agrietarse en algunos puntos lo que hizo que el transbordador se rompiera en dos partes. La tripulación no pudo escapar pues su compartimento no tenía escotilla de emergencia y no pudieron evitar que la nave cayera de una manera incontrolada al mar con ellos dentro.

La tragedia del transbordador Challenger se saldó con la muerte de sus siete tripulantes: los astronautas Michael Smith, Dick Scobee, Judith Resnik, Ronald McNair, Ellison Onizuka y Gregory Jarvin y la profesora Christa McAuliffe.

La misión espacial que se inició en el Centro Espacial Kennedy de Florida tendría que haber durado siete días, pero apenas duró 73 segundos.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...