¿Qué es el ‘hombro de ordenador portátil’?

El progreso, aparte de muchos avances, trae, inevitablemente, algunas enfermedades. La última de que hemos oído hablar es el ‘hombro de ordenador portátil’, un dolor intenso en hombros, cuello y espalda que se produce a consecuencia de llevar el ordenador colgado. La fisioterapéuta Diane Hunter ha diseñado unos breves ejercicios para evitar este padecimiento. Los presentamos aquí.

Habíamos oído hablar del ‘codo de tenista’, el ‘pié de atleta’ y algún otro padecimiento. Pero está visto que la modernidad –aparte de mucho progreso- trae consigo algunas enfermedades. Así, la última de que hemos tenido noticia es el ‘hombro de ordenador portátil’.

Un viajero con portátil

Un viajero con portátil

Según un estudio realizado por la fisioterapéuta inglesa Diane Hunter en colaboración con la cadena hotelera Crowne Plaza, el 57 % de los usuarios de este tipo de ordenadores lo padecen. Consiste en un dolor intenso y molesto en los hombros que se produce durante los viajes de negocios a consecuencia de acarrear colgado el portátil.

Pero la misma Diane Hunter ha elaborado una serie de recomendaciones para evitar el problema. Son una serie de sencillos ejercicios que pueden realizarse en cualquier habitación de hotel. Los reproducimos a continuación.

En primer lugar, cuando lleguemos a la habitación, es recomendable reposar diez minutos tumbado boca arriba en la cama, abriendo hacia los lados los brazos y relajándolos y respirando hondo varias veces.

A continuación, debemos sentarnos rectos en una silla, estirando los brazos por encima de la cabeza. En esa misma posición, estiraremos la parte superior de la espalda, apoyándonos en el respaldo de la silla, y respiraremos hondo tres veces, procurando que la cabeza no se vaya hacia atrás ni hacia delante.

Después, sentados en la misma posición, rotaremos la parte superior del cuerpo lo máximo posible, agarrándonos al respaldo, hacia la izquierda y hacia la derecha. Cinco veces a cada lado.

Ordenador portátil

Ordenador portátil

Siempre sentados rectos en la silla, empujaremos hacia dentro la barbilla y la cabeza hacia atrás durante cinco segundos. Haremos este ejercicio cinco veces. A continuación, en la misma postura, encogeremos los hombros hacia arriba y hacia atrás, dejándolos caer a continuación para conseguir que roten. Del mismo modo, lo haremos cinco veces.

Por último, miraremos hacia abajo frente a nuestro hombro derecho hasta que notemos un suave estiramiento de la parte superior izquierda del cuello. Seguidamente, haremos lo mismo hacia el otro lado.

Según Hunter, estos sencillos ejercicios nos evitarán el dolor en hombros, cuello y espalda y nos evitarán complicaciones posteriores –quizá- de mayor gravedad.

Ciertamente, son muy sencillos de realizar, sólo nos llevarán unos pocos minutos y, si con ellos aliviamos las molestias, deberemos darle las gracias por tan útil estudio.

Fotos: Viajero: Daquella manera en Flickr | Ordenador portátil: Mgpa en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...