¿Qué hacer con niños durante un domingo de lluvia?

Un día de lluvia puede hacerse muy largo si tenemos niños en casa y no sabemos cómo mantenerlos entretenidos.

Qué hacer con niños durante un domingo de lluvia

¿Temes esos días de lluvia en los que parece imposible hacer nada interesante en casa con tus hijos? Te ayudamos dándote ideas variadas que harán que deseéis que todos los días llueva, pero no solo vosotros… los pequeños de la casa también querrán.

A todos los padres y madres nos ha pasado en más de una ocasión y pensamos «¡oh no, dios mío, domingo de lluvia! ¡qué va a ser de nosotros! catástrofe». No podemos sacarlos a la calle para que se desfoguen y quemen energía, todo el día en casa encerrados, agobiados, aburridos… ¡menudo día nos espera! Y sí, menudo día nos espera, pero solo de nosotros los papis y mamis depende que ese “menudo día” sea bueno o malo y cómo no, vamos a por lo bueno. Qué mejor ocasión que un día de lluvia para que nos podamos quedar toda la familia tranquilamente en casa compartiendo juegos risas y diversión. Seguro que nuestros hijos están más que encantados, ya que no hay nada más gratificante para ellos que pasar tiempo de calidad con nosotros. Los ratos de lluvia en los que os veáis desesperados serán un antes y un después si pensáis en hacer cosas divertidas con los más pequeños de la casa y no en el agobio que eso supone. Podemos idear mil planes y hoy vamos a exponeros alguno de ellos ¿Listos?

Evidentemente, todo depende de la edad de nuestros hijos, por lo que vamos a intentar adaptarnos si no a todas, a la mayoría de la edades en las cuales nuestros hijos aún tienen en mayor o menor medida una dependencia de nosotros, sus progenitores, y todavía disfrutan, sobre todo, compartiendo juegos con nosotros. Si tenemos un hijo de una edad temprana en la que aún no tiene prácticamente ninguna independencia, en esta etapa es mucho más fácil inventar cualquier juego, porque los bebés son sumamente agradecidos a cualquier novedad y juego que les podamos proponer.

Podríamos inventar juegos que fortalezcan sus sentidos y su desarrollo. Solo el hecho de coger unas cuantas prendas y sombreros, sentarnos frente ellos e irnos los poniendo y quitando le cabeza dará para unos largos minutos de distracción en el que el niño disfrutará e intentará incluso imitarnos y las risas de vuestros hijos están más que aseguradas. Brindemos a los pequeños también la libertar de probar y experimentar por ejemplo llenando una caja con objetos de diferentes tamaños y texturas y conforme el niño vaya cogiéndolos acompañado con frases estilo “oh qué suave es eso” o “eso es muy rasposo”. Para ellos será todo un descubrimiento y hacerlo junto a sus papis no tiene precio. También podemos jugar a buscar objetos. Vamos a proponer a los peques que busquen determinados objetos por la casa basándonos en su color, tamaño, textura, de qué están hechos, etc, obviamente siempre adaptándolo a la edad del niño y sus conocimientos sin olvidar que también es una buena forma de que aprendan nuevas cosas.

Otra idea es hacer construcciones. Sobre esto hay que reseñar lo increíble que es ver cuánto se llegan a distraer los niños con las construcciones y los largos periodos de entretenimiento que les proporciona. Eso sí, si es con papá y mamá es la bomba. Haced torres muy altas y derrumbarlas, explotemos al máximo la imaginación de nuestros hijos a la hora de hacer un avión a su estilo, un camión, una nave espacial, una casa… son muchísimas las opciones que nos ofrecen las piezas de construcción.

¿Por que solo maquillarse en carnaval? Desempolvemos esas pinturas faciales que tenemos por casa y dejemos que nos maquillen a su libre albedrío. Se sentirán importantes, felices y libres para expresar su creatividad. Aunque a ti solo te parezcan manchurrones, para ellos es una auténtica ¡obra de arte! No olvidemos decirles lo maravillosamente bien que lo han hecho, las risas no van a faltar y seguro que alguna instantánea del momento guardaremos para la posteridad.

lights-2551274_1280

Cuando ya son algo más mayores tenemos también un sin fin de opciones. Nosotros mejor que nadie conocemos a nuestros hijos, así que un domingo de lluvia debemos hacer uso de ese conocimiento y ponernos manos a la obra compartiendo sus gustos y aficiones. ¿Ver una película de superhéroes? una buena tanda de palomitas en el microondas y a ver la película en familia. Que les gustan los videojuegos ¡lancémonos sin miedo! Seguro que alucinarán con la posibilidad de jugar con papá, mamá o con los dos al mismo tiempo. Son muchos los videojuegos que hoy en día fomentan el juego en familia y un domingo de lluvia es una buena excusa para sacarle partido.

¡Cocinemos juntos! Sería genial aprovechar para hacer un buen bizcocho, un pastel, galletas, magdalenas, lo que sea, lo interesante es hacerlo juntos. Por un día olvidarnos de que se manchan de harina, del estropicio en la cocina, dejemos que se muevan en libertad y observemos hasta dónde llegan sus capacidades seguro que quedamos gratamente sorprendidos. Después de cocinar, antes de deleitarnos y darnos un festín con lo que hemos cocinado, hagamos de la tarea de limpiar la cocina un juego, echemos imaginación o incluso podemos convertirlo en una competición donde el ganador ¡se llevará más parte en el banquete!

Otra muy buena opción con la que podemos garantizarnos horas y horas de diversión y entretenimiento para toda la familia es el incondicional Monopoly. Muchos habréis pensado “eso son muchas horas” y si ¿de eso se trata no? Está lloviendo a mares allí fuera! Y el tiempo se nos pasará a la velocidad de la luz. Además el Monopoly no solo les entretiene, tienen que contar, restar, sumar, leer, ponen en práctica todo lo que ya saben y también aprenden, ¿que más se puede pedir? Además, siempre podemos inventar nuevas reglas que hagan más dinámico el juego y acorte su duración.

Según la edad de los peques hay otros muchos otros juegos de mesa para elegir, parchís o cartas. Estas últimas nos proporcionan un amplio abanico de opciones. Son tantos los juegos y tan variados que nos ofrece una simple baraja de cartas que seguro encontraremos alguno perfecto para nuestros enanos y si no ¡nos lo inventamos!

¡La mímica al poder! Jugar a adivinar mediante la mímica y sin decir una palabra quién soy o algo más sencillo dependiendo de la edad de los niños como «¿qué estoy haciendo?», risas aseguradas para los niños y también para los padres. No podemos olvidar las manualidades ¿no se nos da muy bien? No pasa nada, nuestros hijos no van a juzgar nuestras “obras de arte”. Lo que sí que harán es disfrutar de lo lindo, recortando, pintando, pegando, etc, junto a nosotros. Hagamos uso de nuestra memoria porque seguro que recordamos cómo hacer alguna manualidad en concreto ¿Os acordáis del collar de macarrones? Pues ¡hala! Manos a la obra. Seguro que por algún armario en el trastero o donde sea tenemos un tesoro y no le hemos dado la utilidad que merece, las cajas de cartón, cojamos una o dos o las que queramos y animemos a nuestros hijos a construir un coche, una casa, una barca, una cabeza tipo “los cabezudos”, lo que les apetezca y saquemos los lapices de colores, los rotuladores, las pinturas, algodón, papeles de colores, el pegamento y decoremos las cajas.

music-818459_1280

¿Cuanto hace que no bailamos? Adelante, música y acción… O una acampada en casa. Toda una aventura que podemos crear fácilmente,tenemos todo lo necesario en casa, sabanas, mantas, linternas. Apagamos las luces montamos nuestra súper tienda de campaña y ¡a disfrutar! Son tantas las historias que podemos recrear en nuestra acampada, imaginar que estamos en un bosque y buscamos tesoros (utilizando por ejemplo diferentes juguetes que tengamos en la casa, los dejamos esparcidos por el comedor y a buscar se ha dicho), podemos estar en un lago y nos vamos de pesca o simplemente hacemos de nuestra tienda de campaña un refugio donde merendamos, leemos cuentos, o entre todos nos inventamos divertidas historias.

¡Seamos los más osados! Vamos a calzarnos nuestras botas de agua, a ponernos nuestros chubasqueros y al más puro estilo de Peppa Pig !saltemos charcos¡ Eso si que sorprenderá a nuestros hijos.

Conclusiones

Todo lo que os hemos contado es solo una pequeña parte de tantas y tantas cosas en las que podríamos invertir el tiempo durante ese tedioso y largo domingo de lluvia. Las opciones son ilimitadas si pensamos en nuestra infancia y durante un día nos convertimos en incondicionales compañeros de juegos para nuestros hijos. A la hora de la verdad lo más importante es que el tiempo que pasemos con nuestros hijos intentemos que sea siempre en su compañía, dado que ellos van a notar mucho que una ocasión como esa, un día en el cual nuestros planes iniciales se habrán visto trastocados, les prestamos nuestra atención a ellos.

¿Qué pensarían nuestros hijos si en vez de limpiar la casa, tender la ropa y otras acciones cotidianas que tuviéramos que hacer ese domingo, nos ponemos a leer un libro por nuestra cuenta? Podrían pensar que tenemos otras prioridades. Y aunque sabemos que os gustaría leer ese libro, tendréis que encontrar otro momento para hacerlo (acostaros un poco antes por la noche y leer en la cama, ese truco siempre funciona), dado que ahora lo que tendréis que hacer será disfrutar de la compañía y las risas de vuestros niños. A ellos les encantará y vosotros tenéis que pensar que estáis pasando por una fase de sus vidas que, antes o después, llegará a su final. En ese momento lo echaréis de menos, pero valoraréis los recuerdos que tenéis con ellos por encima de todas las cosas.

Foto: KokomoColearvndvisualthedanw

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...