¿Qué consejos de seguridad podemos aplicar para los niños en la piscina?

Como padres tenemos que intentar hacer todo lo posible para que los más jóvenes no tengan problemas en la piscina.

Piscina

Es verano y eso significa una cosa: playa o piscina. Por supuesto, los niños están de vacaciones, así que se lo quieren pasar en grande. Y la piscina suele ser el sitio elegido a la vista de que podemos ir a diario si tenemos tiempo y si la tenemos cerca de casa. Los abonos para todo el mes o para la semana se pueden convertir en una de las mejores inversiones del verano por lo bien que se lo pasa toda la familia en la piscina. Pero ir a la piscina también significa tener cuidado y aplicar unos consejos de seguridad para que tenemos la seguridad completa de que los niños no sufren ningún tipo de altercado.

1. Control

No os decimos que os estéis bañando con el niño todo el rato, pero es recomendable que tengamos la situación controlada y que sepamos en todo momento dónde está nuestro pequeño. Aquí influirá mucho la edad que tenga y si saber nadar o no, pero en esto último no tenemos que confiar de una manera absoluta, dado que nunca se sabe lo que puede llegar a pasar a ciertas edades. Si desde la toalla o la hamaca podemos ver el lugar en el que se encuentra el niño y de vez en cuando darle un vistazo para quedarnos tranquilos de que todo está bien, será lo más conveniente que podamos hacer. Además, no deleguemos esta responsabilidad en otra persona y mucho menos en otro niño. Que los niños cuiden unos de otros está bien, pero nosotros siempre tenemos que estar por encima de ellos con nuestro propio control y nunca distraernos en exceso.

2. Educa

La educación que les damos a nuestros hijos les podría salvar no solo la vida, sino también de numerosos problemas, lesiones, dolores y caídas. Por ello tenemos que tener clara la importancia de educar a los pequeños, porque somos nosotros quienes vamos a introducir en su cabeza consejos de seguridad y de cómo afrontar ciertas situaciones. Hay que alertarles sobre cómo es importante que no se juegue en los bordillos, dado que siempre han sido testigo de muchas caídas y accidentes menores que evitarán que el niño pueda disfrutar de la piscina durante unos días. Lo mismo se puede decir de los riesgos que hay cerca de toboganes o de las escalerillas que utilizamos para meternos dentro del agua. Para evitar ciertos riesgos es positivo que hagamos ver a los niños lo importante de usar las chanclas cuando estamos cerca del bordillo para que evitemos los resbalones.

3. Saltos con precaución

Los socorristas suelen estar alerta de los movimientos inesperados que a veces llevan a cabo los niños, impidiéndoles que actúen de estas formas imprevisibles y evitando muchos problemas. Pero hay ocasiones en las que todo queda en manos de los propios niños, que son los que tienen que tener cuidado cuando están lanzándose a la piscina de todo tipo de formas. Para alertarles es conveniente educarles y hacerles saber cómo tienen que saltar cuando se quieran zambullir en la piscina. Por ejemplo, es muy importante que les enseñemos a saber que no hay que saltar con altura en profundidades reducidas o que los trampolines siempre hay que tomárselos muy en serio cuando vamos a saltar desde ellos. Muchos de los accidentes que se producen por saltos se pueden evitar si educamos a nuestro hijo sobre las medidas de seguridad fundamentales.

vacaciones

4. Usa protecciones para los más pequeños

Quienes estén en edad de necesitarlo porque todavía no sepan nadar o por cuestiones de altura y profundidad, deben utilizar protecciones que eviten sustos. Los manguitos y los flotadores, e incluso chalecos salvavidas que ya se permite que los niños lleven puestos en las piscinas, son fundamentales para que nos ahorremos serios dolores de cabeza. Este tipo de complementos evitarán que le pueda ocurrir algo al niño y al pequeño le ayudarán a perderle el miedo al agua, dado que suele imponer hasta que comencemos a sentirnos de forma natural dentro de ella.

5. No nos olvidemos del peligro del sol

En estos tiempos que corren lo hemos repetido tantas veces y lo hemos leído tan a menudo que no debería ser necesario decirlo de nuevo: pero cuidado con el sol. Tenemos que ser quienes pensemos en el bienestar de nuestros hijos y ponerles crema solar para que no tengan problemas en el agua, dado que mientras están en la piscina es cuando los rayos del sol actúan con más fuerza en su piel. También es conveniente recordar la importancia de que los niños se mantengan hidratados, así que entre chapuzón y chapuzón es necesario que nos aseguremos de que los niños beben agua de forma conveniente.

Aunque no hay garantía absoluta de que no vaya a pasar nada en la piscina, no hay duda de que aplicando estos consejos podréis estar un poco más tranquilos.

Foto: Pexelstianya1223

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...