¿Qué alternativas hay al collar isabelino para mascotas?

Os recomendamos algunas alternativas al collar isabelino de mascotas por si queréis evitar su uso.

collar para mascotas

¿Tienes mascotas en casa? Si es así seguro que una de tus preocupaciones es que estén sanas y fuertes y que no les ocurra nada malo. El cuidado de las mascotas es fundamental y además pueden necesitar atenciones especiales en algunos momentos. Por ejemplo, si las operan necesitarán el uso de un collar isabelino para que no se quiten los puntos que les hayan puesto. Esto es habitual en situaciones muy habituales, como cuando les han castrado. Pero si alguna vez le habéis puesto un collar isabelino a una mascota (como un gato), sabréis que no es muy cómodo. La buena noticia que os traemos es que hay alternativas.

Como solemos oír de nuestro veterinario, el collar isabelino es muy útil, pero suele ser muy incómodo para las mascotas, porque su tamaño hace que los perros o los gatos no puedan usar su visión periférica. También es contraproducente debido a que no pueden beber ni comer con comodidad mientras lo lleven puesto, con lo que tendremos que quitárselo y estar muy pendientes en esos momentos. Y además las dimensiones hace que no se orienten bien y vayan chocándose por todos lados. ¿Queremos esto para nuestras mascotas?

Una de las alternativas es el collar inflable. A primera vista te puede parecer similar al isabelino y la verdad es que tampoco tienen grandes diferencias. Lo que ocurre es que este collar no es de plástico duro. Es mucho más esponjoso, por lo que nuestra mascota se sentirá más cómoda, ya que no debemos olvidar que este objeto se coloca alrededor del cuello y afecta a los movimientos que hagan. Pero sus dimensiones no son tan grandes, de hecho solo cubre el cuello del animal, dejando así que este pueda disfrutar de su visión periférica completamente. Por tanto nuestra mascota se sentirá mucho más tranquila y evitará los choques innecesarios.

Con el collar inflable, los perros y los gatos comerán y beberán sin ningún tipo de problema y como un añadido más, la textura que tiene hace que muchos de ellos se recuesten sobre él, ya que tiene apariencia de almohada y por lo que se ve resulta hasta cómoda.

Tanto el collar isabelino como el inflable se utilizan para que los animales no entren en contacto con las heridas que puedan tener en el resto del cuerpo. Al tener rodeado el cuello no logran llegar a lamerse o a rascarse. Es una medida preventiva bastante eficaz. Pero hay más alternativas. Una opción muy buena son las camisetas protectoras. Si has visto por la calle, sobre todo en invierno, a perros o gatos con una especie de chaleco que los protege del frío estas camisetas son muy similares. La diferencia es que a través de ellas pasa el aire, por lo que las heridas pueden ventilarse y cicatrizar de forma segura.

No les impide el movimiento en absoluto, apenas notarán que la llevan puesta e igualmente evita que puedan lamerse o rascarse las heridas que tengan. Cada vez más este tipo de camisetas se están utilizando con mayor frecuencia dejando a un lado los collares que hemos mencionado anteriormente. Además, aunque se venden en tiendas y hay muchos tipos de modelos, también podemos diseñar una por nuestra cuenta. En este caso lo que os recomendamos que hagáis es que recicléis una camiseta 100% algodón que ya no vayáis a utilizar y que se encuentre tanto limpia como en un buen estado.

Tendréis que tomar las medidas de vuestra mascota y hacer una serie de agujeros para las patas. También deberéis cortar unas tiras en la parte superior que servirán para que podáis atar los dos lados del cuerpo para que la camiseta recubra a toda la mascota. Estas tiras las ataréis con unos buenos nudos que solo tendrán que desatarse cuando se la vayáis a cambiar por otra o en el momento en el cual le tengáis que hacer las curas, que suele ser una o dos veces al día dependiendo de la herida que esté cicatrizando. Es recomendable comprobar que la camiseta no se le mueve a la mascota o ajustar la fuerza de los nudos para que no pueda terminar llegando a chuparse la herida. Si se arrancase el punto la herida se abriría y el proceso de cura tendría que comenzar de nuevo.

Junto al collar isabelino estos son las dos opciones que existen en la actualidad para este tipo de situaciones. A veces, dependiendo del tipo de lesión u operación que tenga el animal, se podrán usar otras alternativas. Por ejemplo, pañales, que también sirven en el caso de que nuestro perro o gato sufra incontinencia o calcetines protectores si el animal tuviera dañada alguna pata. En general lo positivo es ver que hay grandes posibilidades para cuidar de nuestras mascotas cuando han pasado por algún tipo de intervención y se están curando.

Foto: allymime

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...