¿Cómo utilizar un dron con seguridad?

Os enseñamos los pasos y cosas que debéis saber para volar vuestro dron de una manera totalmente segura.


Los drones son uno de los dispositivos tecnológicos de moda. Poco a poco los vamos viendo en manos de más personas que se lo pasan en grande con ellos. No obstante, como seguramente sabréis si habéis estado al tanto de las noticias, los drones son también equipos que pueden producir muchos problemas, especialmente en lo que se refiere a provocar accidentes. Por eso es muy necesario que tengamos conocimientos sobre cómo utilizar drones con seguridad.

En este tutorial os vamos a enseñar qué debéis hacer para volar un dron de manera segura y que siempre podáis hacer que aterrice sin que provoque ningún tipo de daño. Hay que recordar que los drones son divertidos, pero que también suponen una gran responsabilidad. Se deben tener en consideración una serie de pasos básicos que van más allá de leer el manual de instrucciones, algo que resulta en todos los casos insuficiente.

¿Cómo vuelo mi dron de manera segura?

Comenzamos por lo fundamental. Lo primero es deciros que antes de intentar volar el dron en un lugar que no se trate de un espacio descampado en el cual no exista ningún tipo de riesgo, debéis practicar y acostumbraros al control de la “nave”. Es imprescindible que os familiaricéis con el dron y que seáis capaces de controlarlo con soltura para no veros inmersos en situaciones complicadas. Esto evitará que si en un momento dado se produce una situación adversa os quedéis bloqueados. Cuanto más familiarizados estéis con el dron más fácil será que evitéis problemas. Así que tomaros todo el tiempo que necesitéis para practicar con la nave.

A continuación ya podremos pilotar el dron en espacios más específicos, pero siempre teniendo en mente una serie de pautas que no debemos olvidar. Una de ellas es que siempre, en todo momento, hay que tener visión del lugar donde se encuentra el dron. No tenemos poderes sobre-naturales y no podemos pilotar el dron incluso cuando no lo estamos viendo. Y si podemos hacerlo es una temeridad, porque no sabemos qué hay alrededor del dron. En el momento en el cual ya no veamos el dron tendremos que ponernos manos a la obra para que aparezca de nuevo en nuestro rango de visión. Lo más peligroso que puede ocurrir es que le perdamos la vista al dron.

Por otro lado, antes de que el dron eche a volar, tendrás que revisar que todo está en orden y que funciona de manera adecuada. Es una revisión tan importante como la que se realiza de los aviones antes de que estos despeguen de los aeropuertos. Hay que depositar un gran nivel de atención en el dron a fin de asegurarse que todo está en su sitio y que no se producirá un tipo de situación en la cual nos arrepintamos de no haber sido más minuciosos.

¿Dónde lo hago y qué más tener en cuenta?

Además, elige bien el lugar donde vas a volar el dron. Los grandes lugares donde hay mucho espacio libre que nos permite ver siempre la nave son recomendables. Pero tenemos que evitar por todos los medios posibles localizaciones que pueden dar lugar a problemas. Por ejemplo, zonas cercanas a los aeropuertos, parques en los que hay muchas personas y niños, centros comerciales o calles estrechas en medio de la ciudad. Las bases militares también son un problema, en especial aquellas que disponen de zona aérea.

Utilizar un dron

A la vista de este requisito es mejor informarse en la ciudad en la que residimos sobre los mejores lugares donde hacer volar los drones. En muchos sitios existen clubs de aficionados al pilotaje de drones que pueden compartir esta información y que no tendrán problemas en ayudar a quienes estén buscando un lugar donde usar su dron.

Ten en cuenta también que cuando estés utilizando el dron este no podrá ascender a una altura superior a los 120 metros de alto. Por otro lado, también tienes que asegurarte de que tu dron cumple la normativa en relación a su peso. Este no puede ser superior a 25 kilos. Por estos motivos es recomendable adquirir los drones en tiendas especializadas en este tipo de producto y no en otros comercios donde quizá no vendan modelos adecuados para su uso en espacios públicos.

Por último hagamos una mención a la importancia de tomarse el vuelo del dron como algo divertido, un pasatiempo en el que invertimos nuestro esfuerzo por la sensación agradable que nos transmite mantener en el aire una de estas naves. Es preferible no usar los drones con otros fines. No son algo con lo que hacer bromas ni un tipo de dispositivo a control que deba ponerse en manos de otras personas que no tengan conocimientos. Siempre es imprescindible que nosotros cuidemos de nuestro dron y que lo usemos para lo que nos gusta. Esto ayudará a evitar incidentes y nos lo podremos seguir pasando bien con el dron durante mucho, mucho tiempo.

Foto: moerschy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...