¿Cómo se apaga un incendio?

Apagar incendios es posible a través de distintos sistemas que utilizados dependiendo del momento pueden ser muy efectivos.

Proceso de apagado de incendio

Las imágenes que llegan desde Galicia y zonas de España cercanas son terribles. Los incendios están acabando con algunos lugares preciosos que han llegado a protagonizar imágenes de todo tipo y en cuyos espacios viven cientos de especies de animales. Los bomberos ya se están ocupando de trabajar apagando los incendios y luchando contra el fuego, pero de momento todavía hay mucho trabajo que hacer y nosotros nos preguntamos si no se podría hacer más.

En lo que hemos pensado es en que sería interesante conocer las formas que existen de apagar los fuegos e incendios que se pueden producir. En este aspecto podemos hablar de tres métodos principales. El primero de ellos es el que todos podéis imaginar: el uso de agua para producir el apagado de las llamas a través de un proceso de enfriamiento. En realidad sería más específico decir que el método consiste en que enfriemos las llamas para que estas no se repliquen ni se sigan extendiendo. Mencionábamos el agua porque es el elemento que más se suele usar en este proceso, aunque no el único. Para que este método sea exitoso hay que reducir la temperatura del fuego y luego extinguirlo.

La segunda opción es acabar con el oxígeno que está presente en el incendio. ¿Cómo hacerlo? Se pueden usar distintos métodos que son bastante variados entre sí, por lo que es bueno que los conozcamos por si en alguna ocasión solo podemos recurrir a uno de ellos.

También se trata de un sistema que hemos visto mucho en cine y televisión, porque uno de los elementos que podemos usar para acabar con la presencia de oxígeno es un objeto como una manta. Si la presionamos contra el fuego y lo “aplastamos” es porque le intentamos eliminar el oxígeno, que es lo que hace que se prenda. Otra forma de hacerlo es mediante la espuma que podemos sacar de un extintor. Esta espuma hace el mismo trabajo al colocarse encima del fuego y presionarlo para ir quitando el oxígeno con eficacia. Además de la espuma otro elemento que se puede usar y que también se guarda en extintores es el polvo seco, que tiene una eficacia similar.

El último de los métodos implica que el incendio pueda estar relacionado con un soporte que esté provocando que este continúe sin parar. Por ejemplo, puede deberse a una red de combustible que sigue emitiendo lo que ha provocado el incendio. El método en este aspecto consiste en romper el vínculo entre incendio y soporte y luego pasar a terminar con el fuego con uno de los métodos anteriores.

Foto: jackal211

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...