¿Cómo proteger los libros del paso del tiempo?

Os damos algunos consejos e ideas que os permitirán proteger vuestros libros para que se mantengan en condiciones durante más tiempo.

Libros antiguos

Los libros son uno de los bienes más preciados de la humanidad. Y no solo se leen, también se coleccionan. Han existido coleccionistas de libros durante siglos. Muchas de las colecciones han terminado expuestas en museos y algunos de los libros han llegado a revalorizarse de una manera que no podríamos llegar ni a imaginar. Es algo que posiblemente, si valoramos la cultura moderna de la misma manera, ocurrirá en el futuro también con otro tipo de artículos, desde películas a videojuegos. Pero hoy por hoy, coleccionamos libros.

Y para todos los coleccionistas o para quienes tienen en casa su propia pequeña colección de libros que quieren proteger cueste lo que cueste, tenemos algunos consejos. Es importante que tengamos en cuenta que hay factores adversos que pueden afectar al estado de un libro con el paso del tiempo. Eso que se ve en algunas películas cuando se sopla a un libro y se quitan 3 capas de polvo, no es algo bueno. Si tenemos que hacer eso con nuestra colección podemos irnos haciendo a la idea de que los libros perderán calidad, resistencia y valor a medida que pase el tiempo (y no precisamente mucho tiempo).

Por eso, ante todo, tenemos que luchar contra el polvo. Por ello hay varias formas de almacenar los libros para que estén seguros.

A todos nos gusta ver los libros en la estantería, porque lucen bien y podemos sacarlos y meterlos cuando queramos o cuando nos apetezca leerlos. Es también una buena manera de decorar y de saber qué libros tenemos, porque si tenemos muchos podemos acabar olvidándonos de ello. Pero aún así, uno de los métodos más eficientes de conservación es utilizar cajas preparadas para ello. Las cajas deben ser herméticas, de plástico resistente al paso del tiempo a ser posible y con posibilidad de reducir la humedad al máximo. No las debemos colocar tampoco en contacto con la luz del sol, sino dejarlas almacenadas en un sitio poco húmedo.

Si queremos dejar los libros en la estantería, asegurémonos de que tiene puerta de cristal, a modo de vitrina o que pasamos el plumero de forma habitual. Además, no hay que pegar los libros mucho unos a otros, porque no estaríamos dejando que el aire circulara de forma adecuada. Por otra parte, no olvidemos que el humo del tabaco es muy malo para los libros y uno de los motivos por los que las páginas acaban amarillas con el paso del tiempo. ¿Lo mejor que podéis hacer? Declarar vuestro hogar como libre de humos.

Foto: jarmoluk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...