¿Cómo organizar una fiesta de Halloween para niños?

En Halloween podemos disfrutar de estupendas fiestas que no necesitan demasiada complicación ni presupuesto.

Halloween

Se acerca uno de los momentos del año más importantes para muchas personas: Halloween. Se trata de una celebración que en nuestras tierras ha ganado terreno en los últimos años, pero que sabemos que en Estados Unidos tiene una importancia extrema. Hoy día la buena noticia es que Halloween se disfruta en todas partes y eso nos lleva a realizar fiestas, salir a pedir caramelos y participar en todo tipo de reuniones y noches divertidas. El humor y el miedo se dan de la mano para que todos entendamos que Halloween no es una celebración del miedo, sino una celebración de cómo debemos perder el tener temor al miedo. Y dentro de esa filosofía es una buena idea compartir la celebración con los niños.

Para ello nada mejor que celebrar una fiesta de Halloween en casa, siendo posible hacerlo de distintas maneras, incluso si no contamos con mucho presupuesto o si nuestro hogar no es precisamente grande. Hoy os vamos a dar algunas ideas y consejos que os ayudarán a abrir el camino a que la organización de la fiesta de Halloween haga que todos los invitados se lo pasen en grande.

1. La decoración

Lo primero de todo es ocuparnos de la decoración y hacerlo de una manera con la cual consigamos que toda la casa quede terrorífica, pero que al mismo tiempo no tengamos que invertir una semana de tiempo en su preparación. En esta época del año las tiendas de disfraces y decoración se llenan de objetos y complementos que podemos utilizar para sorprender a nuestra familia.

Nosotros os recomendamos que os hagáis con una selección de lo fundamental, que no es otra cosa que mucha tela de araña para decorar muebles y paredes, algunas arañas de plástico que tengan un tamaño respetable, un murciélago, una calabaza, a ser posible que se ilumine, y si tenéis acceso a algún esqueleto con sonido, mejor que mejor. La decoración también necesitará unas guirnaldas, a ser posibles en colores negro, violeta o naranja. Las formas de la guirnalda pueden ir desde el clásico murciélago hasta la calabaza o los huesos y las tumbas. Por lo general estas guirnaldas suelen tener diseños humorísticos e infantiles, por lo que no van a dar ningún tipo de miedo a los más pequeños. Además, con la combinación de los colores oscuros con el naranja chillón lo que estaremos haciendo es ponernos en la línea de la festividad y restarle importancia al miedo y el terror.

Otros buenos ejemplos de decoración incluyen las huellas sangrientas, que se suelen vender en forma de pegatinas de quitar y poner para las puertas, ventanas o muebles. Las papeles para forrar puertas también tienen cierta popularidad, en especial cuando incluyen imágenes grandes de zombis o ataúdes y vampiros. Con una pequeña selección de estos elementos haréis que la decoración quede perfecta.

Sustos

2. El ambiente

Os habéis currado el trabajo de decoración y lo que tenéis que hacer es combinarlo con el entorno de la casa para que todo sea más terrorífico y apropiado para Halloween. Lo que recomendamos son dos cosas. La primera es bajar las luces. No queremos tener habitaciones iluminadas al máximo. Si tenemos la oportunidad de cambiar las bombillas para ponerlas más suaves o incluso poner luces de color rojo, que dan mucho miedo, será una buena idea. Pero no nos compliquemos. Podemos apagar las luces y utilizar velas que hayamos colocado en sitios seguros. No las pongamos en zonas peligrosas porque sabemos que habrá niños y eso siempre es un peligro. Si creemos que las velas son peligrosas de todas las formas, siempre podemos recurrir a velas artificiales que funcionen con pilas. La idea es que tengamos algo de luz, pero sin encender la luz como si fuera cualquier otro día.

Ahora pasemos al sonido. Hay muchas listas de reproducción en YouTube con sonidos y canciones de Halloween. La recomendación principal es que hagamos uso de sonidos terroríficos y de melodías que resulten inquietantes. Es decir, no estamos pensando en reproducir el Thriller de Michael Jackson una y otra vez. Puede haber momento para eso durante la fiesta, pero ahora mismo lo que queremos es crear ambiente. Y el crear ambiente es música terrorífica, gritos de pesadilla de vez en cuando… ese tipo de cosas que nos hagan sentirnos un poco incómodos y nerviosos al principio.

3. Los disfraces

No contemos con que todas las personas que asistan a la fiesta vendrán disfrazados. Lo podemos hablar previamente para estar al tanto, pero hay muchas personas que prefieren no complicarse en este tipo de eventos. Por eso es recomendable que tengamos algunos accesorios en casa para hacer que todo el mundo participe y que se sienta un poco “monstruo” por dentro en esta celebración. Una buena recomendación es que tengamos capas de Drácula de sobras, sombreros de bruja o ese tipo de diademas con un cuchillo en la cabeza que nos hacen parecer que somos un monstruo o que nos acaban de atacar. Hay más opciones, pero este tipo de complementos son los que más rápidos podemos compartir con los invitados para que todo el mundo se lo pase bien.

4. La comida

Lo primero de todo si hablamos de comida son los dulces. Las chucherías, los bombones, los cupcakes y todo ese tipo de cosas tan atractiva, siempre tiene un espacio especial en nuestras casas en Halloween. El motivo de ello es que las propias tiendas, supermercados y pastelerías, ya preparan estos dulces de forma propia para venderlo en este momento del año. Así que va a ser lo más fácil que vamos a conseguir y al mismo tiempo también será lo más demandado por los pequeños de la casa (y los no tan pequeños, que ya sabemos que el dulce es algo que nos gusta a cualquier edad). Para complementar podemos optar por recetas de platos al estilo Halloween, dando forma a la comida con un estilo terrorífico, dedos, cerebros, gusanos e ideas similares. En Internet podéis encontrar incontables recetas de este tipo. Lo que recomendamos es que si lo vais a hacer sea porque penséis que el resultado final puede ser bueno. Y lo que significa que un resultado final en una comida de Halloween sea bueno es que el aspecto realmente parezca de Halloween, pero que al mismo tiempo no resulte grotesco ni repulsivo. Porque a veces se nos va la mano en la cocina y los platos acaban teniendo un aspecto que nos echa para atrás y que lleva a que nadie los disfrute. Hay que bordear la línea entre lo real y lo que queremos transmitir a los invitados de la fiesta. Si tenemos dudas sobre si nos saldrá bien o mal la comida, lo mejor será optar por comida normal, comida de fiesta que guste a los niños, como pizzas.

Fantasmas

5. La diversión

¿Qué hacer durante la fiesta? Esto depende un poco más de vuestros gustos y costumbres familiares. Si hablamos de Halloween hay un tipo de actividades que siempre funcionan. Una de ellas es contar historias de terror. Nos vamos pasando el turno entre distintas personas para contar historias que hagan que todos tiemblen de miedo. Al estar con poca luz en la habitación el efecto que hará entre quienes las escuchen será superior. Otra buena opción que nunca falla tampoco es ver películas de miedo. Podemos hacer una selección de algunas de las películas de siempre que más miedo dan o que más terroríficas resultan y disfrutar en modo de maratón. En realidad no hay que prestar atención a las películas, sino que pueden estar reproduciéndose y que cada invitado tenga libertad para levantarse a comer algo, beber o hacer lo que quiera. Hay que buscar la diversión. También podemos optar por juegos de mesa y cualquier tipo de juego que se nos ocurra, sobre todo si tiene alguna relación con Halloween. Y por último, en estos tiempos que corren os recomendaríamos que valoréis disfrutar de videojuegos de terror, dado que la oferta disponible es muy amplia y en grupo pueden ser muy buenos para disfrutar de risas y diversión.

6. Pero que todo el mundo se divierta

El objetivo de una fiesta de Halloween, como decíamos antes, es que todo el mundo se divierta perdiéndole el miedo a la esencia de lo terrorífico. Algo así solo ocurre una noche del año y es un momento que se disfruta de una manera especial. Estas ideas que os hemos proporcionado se aplican para los casos en los que tengáis la intención de organizar una fiesta en vuestra propia casa. Pero si queréis salir de casa también tenéis la oportunidad de informaros en qué zonas de la ciudad se va a poner en práctica el truco o trato. Por ahora no es una tradición que esté totalmente instaurada, pero sí que suele ser frecuente que haya zonas específicas en las que los niños pueden ir en busca de la clásica recogida de caramelos.

Para los adultos hay otros planes y fiestas más alocadas de un estilo diferente de las que hablaremos en otra ocasión. Sobre todo ocupémonos de disfrutar, de entablar un contacto espiritual con los muertos en una noche en la que todo es posible, pero de la que no tenemos que tener nada que temer. Halloween siempre ha sido, al menos en tiempos recientes, una celebración distinta y como tal es conveniente que la aprovechemos y que usemos esta noche para tener un momento de calidad con nuestra familia, dándoles a los niños una experiencia que les divierta y que en cierta manera esperen año tras año. Seguro que a medida que organicéis más y más fiestas de Halloween estas cada vez son mejores.

Foto: darf_nicht_mehr_hochladenAngela_Yuriko_SmithLernestorod

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...