Cómo limpiar tu ordenador portátil

Para limpiar tu ordenador portátil no hace falta tener muchos conocimientos, pero sí seguir una serie de indicaciones sencillas.

Pasos para limpiar tu ordenador

No nos engañemos: por mucho que nuestro ordenador portátil parezca aparentemente limpio, de vez en cuando deberíamos realizar una operación de limpieza para que no sufra ningún tipo de altercado. A veces el exceso de polvo, pelusa o de restos de comida y otros elementos puede ser muy nocivo para nuestro ordenador. Así que vamos a prepararnos para limpiar un poco el equipo y que así nos aseguremos de que sigue funcionando al mejor nivel.

Lo primero que hay que hacer, y esto es importante que lo tengamos en cuenta para todo tipo de dispositivos, es desconectar el ordenador del enchufe. Si tienes algún conector USB o algún tipo de dispositivo conectado al equipo, quítalo también para que no haya sorpresas. Hay especialistas que cuando van a limpiar un equipo portátil también tienen la costumbre de quitar la batería del ordenador. Esto no se suele seguir a rajatabla en todos los casos, pero no vamos a negar que también puede venir bien, dado que cualquier tipo de precaución siempre es bienvenida.

Aunque hace tiempo ya hablamos de cómo limpiar un teclado, no vamos a dejarnos de lado este paso, porque es muy importante. Lo mejor que podrías usar es algún tipo de lata de aire comprimido. Sabemos que no es algo fácil de conseguir en primera instancia, pero si preguntas en alguna tienda del tema seguro que la puedes comprar, y no es algo que sea especialmente caro. Con este aire lo que vas a hacer es eliminar todo el polvo que pueda haber en el teclado. Te sorprendería descubrir todo lo que se puede quedar metido en el teclado del portátil. Luego usa un cepillo muy suave y acaba de limpiar lo que no se haya llevado el aire.

La limpieza del exterior, entre las teclas, del teclado y de todo en general, lo podemos hacer con algodones bañados en un poco de alcohol. Tampoco te pases, que no estén goteando, solo que se encuentren un poco húmedos. Limpia bien, con suavidad, sin hacerlo a lo loco, hasta que el ordenador recupere un color normal. Para la pantalla usa el componente que tengas habitual para limpiarla, hay muy buenos limpiadores de pantallas que no las estropean ni afectan. Eso sí, no lo dispares directamente a la pantalla, sino que ponlo en un trapito y luego frótalo con suavidad.

El siguiente paso es delicado, porque hay quien prefiere no hacerlo y dejárselo a un profesional. Dejaremos en tu mano que tomes la decisión de lo que quieres o de lo que te crees con capacidad para hacer. Hablamos del ventilador y de la limpieza del mismo. Si quitas los tornillos correspondientes llegarás a él y lo podrás limpiar. Vuelve a usar aire comprimido. Ten mucho cuidado, pero haz una buena limpieza, porque el ventilador se suele ensuciar mucho y es muy importante. Por último limpia los puertos con un algodón, pero esta vez que no esté húmedo ni mojado. Después asegúrate de que todo está seco, conecta y a disfrutar de tu portátil.

Vía: Mashable

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...