¿Cómo iniciar la convivencia con un nuevo perro?

Cuando adoptamos un perro nuevo tenemos que contar con algunos factores en cuenta que nos permitirán que empieza a vivir en el hogar con más felicidad.

Perro durmiendo

Por mucha experiencia que tengamos en relacionarnos con animales, siempre que damos la bienvenida en nuestro hogar a una nueva mascota debemos contar con algunos factores en cuenta para que la relación sea buena desde el primer momento. Sobre todo si el perro no es joven, hay que ser muy cuidadosos, dado que podría tener un mal recuerdo de su anterior contacto con las personas.

Para comenzar nuestra nueva vida con el perro lo que hay que hacer es permitir que lo huela todo. Eso es lo que le permitirá conocer y explorar el entorno del hogar, apreciando hasta el último rincón y reconociendo el sitio para que poco a poco lo haga suyo. Tampoco debemos obligarle a que se acerque a nosotros. Nos podemos agachar y llamarle para tener esos primeros contactos que le ayudarán a reconocernos y a que estrechemos lazos. Pero en general es bueno que seamos respetuosos con el animal y que le demos espacio para que se habitúe por cuenta propia a estar con nosotros.

Inicialmente, al menos los primeros días, no le des un baño a la mascota por mucho que no esté precisamente limpio. El baño es un momento muy íntimo y personal entre el dueño y la mascota, por lo que debes intentar que este momento se produzca cuando ya tengáis confianza. Puedes usar toallitas para limpiarle mientras tanto.

Como decíamos antes, es fundamental que le des espacio al perro y que le prepares una zona personal en la casa. Ahí es donde puedes colocar su camita, para que esté a gusto cuando busque un lugar caliente, y también puedes ponerle cerca el comedero con la comida y el agua. Se tiene que sentir como en casa desde el primer día y aunque los perros son animales que lo logran con rapidez, es mejor darles espacio para que lo consigan a su ritmo. Si tienes plantas en casa seguro que el animal siente curiosidad por ellas, porque suele ser habitual. Deja que se acerque y que huela, e intenta darle margen para que haga lo que quiera.

En los días y semanas posteriores a la llegada del animal a la casa tendrás tiempo suficiente para ir enseñándole lo que puede y lo que no puede hacer. También le instruirás sobre cómo comportarse y cuándo es momento de jugar o cuándo de portarse bien. Pero inicialmente se flexible con la mascota, sobre todo si se trata de un cachorro.

Foto: reetdachfan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...