¿Cómo identificar productos falsos de Disney?

Cada vez hay más productos falsos de Disney, lo que hace necesario que seamos capaces de distinguirlos para que no nos den gato por liebre.

Figuras de Disney

Disney es una de las mega-empresas más grandes y conocidas del mundo, presente en todo tipo de sectores y famosa por la influencia que tiene entre todo tipo de personas. Esta popularidad ha llevado a que haya imitadores que intenten aprovecharse de su fama para engañar a fans incautos y otros clientes que quizá no son capaces de notar las diferencias con una falsificación. Y el problema es que cada vez es más frecuente que nos encontremos con falsificaciones de los artículos fabricados por Disney.

¿Cómo identificarlos? Hay varias pistas que resultan fundamentales. Una de ellas radica en el aspecto del producto. Los personajes de Disney tienen unos diseños muy específicos, con unos colores y formas claras que se repiten, aunque con algunas variaciones, en los diferentes productos. Si nos encontramos a un Mickey Mouse con la piel de un color distinto al suyo o con el pantalón de color azul en vez de rojo, es posible que se trate de una falsificación. A veces se introducen estas pequeñas modificaciones para intentar evitar demandas legales por temas de copyright.

Otra manera clara de identificar una falsificación es buscando la etiqueta o el símbolo del copyright. Todos los productos de Disney llevan la marca de la compañía y aunque también es algo copiable, no suele quedar de la misma manera.

El envase del producto, como el cartón que lo recubre, suele ser muy identificativo. En algunas versiones falsas hay símbolos chinos que pueden intuir que el producto es una falsificación procedente de Asia. Los envases de las falsificaciones tampoco suelen ser muy detallados y es habitual que hagan gala de un diseño pobre, como si se hubiera reutilizado un material creado anteriormente para otro producto. Si nos fijamos bien es posible que encontremos diferencias drásticas en el envase con el que sería normal en un artículo original.

Además de esto, y aunque podemos encontrarnos con ofertas que nos despisten, la norma es pensar que si encontramos un producto de Disney demasiado barato, muy por debajo de su coste habitual, es posible que se trate de una falsificación. Lo barato puede acabar siendo caro si no tenemos cuidado. La consistencia del producto y su durabilidad son otros aspectos en los que se nota si un artículo es falso o no. Los piratas se suelen romper mucho más rápido de lo habitual, así que no nos sorprendamos si esto nos ocurre al cabo de unos días de uso.

Foto: JD Hancock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...