Cómo hacer una trampa antimosquitos casera

Si estáis hartos de que os piquen los mosquitos, aquí tenéis un simple truco casero que os salvará de muchas de esas picaduras. Es muy sencillo de hacer y los materiales seguro que los tienes en casa.

En estas épocas veraniegas, nos levantamos por las mañanas muchos días y de repente nos damos cuenta de que nos pica alguna parte del cuerpo. Al mirar, vemos una picadura de mosquito, sí, ese mosquito que hemos estado escuchando cerca de nuestra oreja hasta que hemos conseguido dormirnos. Pero por la mañana, ahí está el granito que empieza a picar.

trampa antimosquito

Mosquito.

Estos bichos nos sacan de nuestras casillas cuando los vemos pasar por delante nuestro o los oímos volar a nuestro lado, por eso siempre estamos comprando sprays, pastillas, líquidos para el cuerpo con los que se supone que no se nos acercarán,… pero hoy queremos contaros la manera de hacer una trampa antimosquitos muy eficaz, que durará unos 15 días aproximadamente y en este tiempo notaremos cómo no se nos acercan y no nos pican.

Materiales:

  • Una botella de 2 litros de refresco.
  • 200 mililitros de agua caliente.
  • 50 gramos de azúcar.
  • Levadura de panadería (1 sobre).
  • 1 cartulina negra.
  • Celo.
  • Tijeras.

Preparación:

  1. Cortamos la botella de refresco en dos partes, más o menos a unos cuatro dedos por debajo del tapón podemos empezar a realizar el corte. Así se nos quedará por un lado el cuerpo de la botella y por el otro, el otro trozo con la boquilla y el tapón.
  2. Metemos en la botella el agua caliente, el azúcar y la levadura de panadería (no de pastelería) y removemos todo bien para conseguir que los productos se mezclen.
  3. Cogemos la otra parte de la botella que tenemos recortada (la del tapón) y la introducimos del revés en el cuerpo de la botella donde hemos hecho la mezcla. El tapón podemos tirarlo, porque así conseguimos que por el cuello de la botella sea por donde entrarán los mosquitos atraídos por el olor del líquido. Y además luego no podrán salir.
  4. Por último, la cartulina nos servirá para envolver la botella y crear la oscuridad en su interior, ya que los mosquitos acuden a lo oscuro. Con el celo pegamos la cartulina para que no se caiga.

Ahora ya podemos poner el recipiente en la habitación donde queramos y os aseguramos que estaréis libres de mosquitos. Lo que hace esta mezcla es producir dióxido de carbono, con lo que se sienten muy atraídos estos insectos. Al olerlo entrarán en la botella y morirán por el olor.

Por tanto, sea como sea tu sangre, ya que hay gente que atrae más a los mosquitos que otra, podrás estar tranquilo sin preocuparte de picaduras. Es un método muy fácil de hacer y muy barato y además, no daña el medio ambiente como los sprays que venden en los supermercados.

Foto| James Gathany

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...