¿Cómo hacer un picnic en la playa?

Si queremos disfrutar de un buen picnic en la playa deberíamos tener en cuenta consejos como los que os proporcionamos.

playa

Seguimos en tiempo de verano y el extremo calor que nos rodea nos lleva a pensar en formas de disfrutar de estas semanas por mucho que haya momentos en los que queramos desmayarnos y dormir hasta el invierno. Lo que se nos ha venido a la cabeza en esta ocasión es hacer un picnic en la playa. A todos nos gustan los picnics ¿verdad? La idea resulta de lo más romántica, y también la podemos disfrutar en compañía de los amigos o de la familia. La cuestión es pasarlo bien estemos con quien estemos, dejarnos encandilar por las olas de la playa, por la arena y por ese ambiente relajante que tiene este tipo de lugar.

1. Elegir el momento perfecto

No suele ser fácil aunque lo parezca a primera vista. Podemos disfrutar del picnic en la playa tanto al mediodía como por la tarde-noche y en ambos casos lo vamos a pasar bien. Contemos con dos factores. Al mediodía hace más calor y en algunos casos puede ser sofocante. Eso sí, hay soluciones, como las sombrillas. Y por su lado, la tarde-noche nos deja con pocas horas de luz y se convierte en una ocasión más recomendable para parejas que estén buscando un entorno complaciente para hacerse arrumacos después. Las dos opciones son buenas y tenemos que tomar una decisión principalmente por lo que estemos buscando y el tipo de experiencia en la cual queramos participar. Por ejemplo, si vamos con los amigos con la intención de jugar con la pelota en la arena después de comer, el mediodía será más recomendable.

2. ¿Dónde hacemos el picnic?

La playa es enorme, pero no todos los lugares de la misma son igual de buenos. Si conocemos el sitio ya sabremos que hay unas posiciones más recomendables que otras dependiendo de la calidad y limpieza de la arena. No queremos sentarnos y tumbarnos en una parte de la playa que esté un poco sucia o donde, por el contrario, haya demasiadas personas pasando todo el rato. En la elección del sitio también dependerá la cantidad de personas que seamos y el volumen de privacidad que estemos deseando tener. Eso influirá directamente en la elección que tomemos, pero la playa es playa y toda ella en general puede acabar siendo fabulosa.

3. La mejor comida

Hay quien se lleva una barbacoa pequeña a la playa y se pone tan tranquilamente a hacerse unos buenos choricitos. No vamos a ser nosotros quienes opinen al respecto, pero quizá no se trate, por distintos motivos, de la mejor opción. Posiblemente lo que ocurrirá en ese caso es que les daremos tanta hambre a las demás personas de la playa que vendrán hacia nosotros para ver si les vendemos uno de los chorizos. Por eso es preferible llevarse comida ya preparada de casa que se pueda consumir fría o templada y que nos aporte un poco de comodidad en el proceso. Los bocadillos forman parte de nuestra cultura y son vitales para este tipo de lugares. Un buen bocadillo de tortilla de patatas nunca pasa de moda y lo mismo os podemos decir del bocadillo de jamón, del de queso o del de lomo con queso, que aunque esté frío sigue siendo delicioso.

playa romántica

La ensalada de pasta, los sándwiches, la fruta o los dulces que ya están envasados (no nos llevemos una tarta porque será un poco difícil de comer), también nos vendrán perfectos. Y no olvidemos patatas fritos y todos los snacks que se nos ocurran, en especial si vamos a hacer el picnic con niños.

4. Intentemos reducir las herramientas

Hay quienes de verdad sienten pasión por irse a la playa con media casa a cuestas en mochilas y maletas. Pero intentemos reducir lo que nos llevamos a fin de que estemos más ligeros de equipaje y que nos podamos concentrar en pasarlo bien. Si hemos optado por los bocadillos y otra comida fácil de consumir, no vamos a necesitar ni tenedores, ni cuchillos ni nada similar. Eso es lo idóneo. Los pañuelos o las servilletas sí que los debemos llevar siempre, porque nos van a venir bien para limpiarnos y para enfrentarnos con la arena en algunos momentos en los que esta intentará colarse en nuestra comida (por experiencia os podemos decir que no resulta del todo agradable, sobre todo cuando tu sándwich empieza a crujir por los granos de arena).

5. Esterilla, toalla, mantel, llevemos algo

No importa el tipo de superficie que utilicemos para hacer el picnic, pero llevemos siempre algo donde poner la comida, los platos o aquello que estemos consumiendo. Nosotros tenemos nuestra propia toalla y eso nos permite estar sobre la arena, pero no pensemos que solo con nuestra toalla personal tenemos suficiente. Es mejor que organicemos el picnic alrededor de otra superficie y que esta se convierta en “la mesa”. De esa forma todos estaremos más cómodos y nos sentiremos más a gusto con la organización del banquete.

6. Protección contra el sol ante todo

Antes mencionábamos las sombrillas. Y lo cierto es que son un recurso perfecto para evitar el contacto con el sol, las clavamos en la arena y nos proporcionan una proyección de sombra que viene realmente bien. Aunque la tentación de llevar un puñado de sombrillas es alta, tratemos de no hacerlo porque tampoco queremos evadirnos de una forma radical de la presencia que estamos teniendo en la playa. Una o dos esterillas a lo sumo nos vendrán bien. El bloqueo del sol se puede realizar por otros medios, aunque solo sea para asegurarnos de que luego no tenemos problemas en la piel. Por ejemplo, usemos crema solar y asegurémonos de que esta cumple con los niveles de protección convenientes para que no tengamos que lamentar quemaduras o problemas similares. Es importante que usemos protección solar en todos los casos y que no nos olvidemos, dado que los efectos del sol son cada vez más devastadores para la piel de las personas.

cóctel

7. La bebida siempre fría

No es un remedio infalible, porque antes o después se calentará, pero si nos llevamos una nevera portátil con las bebidas dentro nos aseguraremos de que estas se encuentran más frescas. La potencia de los rayos del sol hará que las bebidas pasen a estar calientes en un breve espacio de tiempo, así que conviene que no nos cortemos en lo que se refiere a beber. La hidratación es vital cuando estamos en contacto con el sol, así que bebamos todo el agua que podamos para darle a nuestro organismo aquello que necesita. Además, llevemos extra de agua, porque incluso si se encuentra caliente nos puede proporcionar el efecto que requiere el cuerpo por mucho que para nosotros no sea del todo agradable su consumo.

8. Seamos respetuosos

Por mucho que estemos organizando un picnic en la playa con gran diversión y pasándolo bien, recordemos que estamos en un sitio público donde seguramente habrá cientos de personas a los alrededores. Nuestra diversión no tiene que generarse a costa de la diversión de los demás, así que intentemos no molestar a nadie y mantener el nivel del volumen de nuestras voces o música dentro de un rango comprensible. Lo pasaremos mucho mejor si no nos tenemos que preocupar de si hay alguien cerca que esté molestándose por nuestra presencia.

Foto: bngdesignsPublicDomainPictures12019

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...