¿Cómo evitar la pérdida de células del cerebro?

Las células cerebrales se pueden proteger aplicando una serie de recomendaciones que harán que estemos más sanos.

Células

Sentir que pasan los años y que no pensamos ni reaccionamos de una manera tan eficiente como antes puede llegar a ser un grave dolor de cabeza para nosotros. En parte se puede deber a la pérdida de células del cerebro, algo a lo que podemos poner freno aplicando una serie de consejos y recomendaciones. Siempre es bueno que intentemos aplicarlas en la medida de lo posible para que no nos encontremos ante situaciones complicadas con el paso de los años.

El alcohol siempre bajo control

Deciros que dejéis de beber cualquier tipo de alcohol de la noche a la mañana es una petición irrealista. Cuando los médicos dicen que dejemos la bebida (salvo que sea por un problema grave de salud, por supuesto), normalmente no se plantean lo amplia que es esta petición. Porque lo cierto es que abandonar todo alcohol, incluso el consumo de cerveza que está tan arraigado en nuestra sociedad, no es sencillo. Por ello lo que sí debemos intentar hacer es controlar el alcohol que consumimos. Hay que intentar beber con moderación y no abusar del alcohol porque los problemas a largo plazo que derivarán de la pérdida de células cerebrales nos llevarán a tener obstáculos con la memoria, el razonamiento y la forma y rapidez con la que pensamos.

Intentemos no beber todos los días y hacerlo solo en situaciones sociales donde estemos habituados a hacerlo. En otras ocasiones, como cuando estamos solos, es mejor intentar cambiar la rutina del consumo de alcohol por otras bebidas que no sean nocivas.

Dejar de fumar o fumar menos

Algo similar a lo que hemos hablado del alcohol ocurre con el tabaco, pero en este caso se trata de una sustancia que sí tenemos que intentar eliminar de nuestro día a día en su totalidad. A diferencia del alcohol, que dentro de unos límites y unas bebidas concretas tiene beneficios, el tabaco no hace gala de ninguno. Lo que estaremos haciendo con el tabaco es atacar a las células del cerebro que ya tengamos y al mismo tiempo impedir que nuevas células puedan crecer. El ataque que hace el tabaco a nuestro cerebro es doble y por eso tenemos que tratar de ser cuidadosos y esforzarnos para abandonarlo lo antes posible.

Cerebro

Controla un buen nivel de colesterol

Ir al médico no nos tiene porqué preocupar y deberíamos hacernos análisis de vez en cuando para ver cómo nos encontramos. El colesterol malo tiene que estar bajo control y al mismo tiempo, aprovechando que nos estamos haciendo análisis también deberíamos controlar la presión sanguínea. Este tipo de problemas, en una situación de exceso, pueden llevar a que suframos problemas en el cerebro y que se reduzca nuestra capacidad e inteligencia a todos los niveles.

Socializa todo lo posible

Cuando salimos con los amigos, tenemos conversaciones con la familia o personas cercanas, no solo nos estamos divirtiendo. Lo que también estamos haciendo es darle a nuestro cerebro un poco de movimiento, tenerlo activo. Estos momentos de socialización son como sesiones de ejercicio para el cerebro, al que le gusta estar en activo de forma constante para que no llegue a anquilosarse. Por mucho que tengamos grandes cantidades de trabajo o que no tengamos una vida social especialmente grande, es importante que intentemos relacionarnos con otras personas al menos una o dos veces a la semana. Si no tenemos amigos con los que salir por cualquier motivo, también podemos optar por las llamadas telefónicas. Y en menor medida también es útil que nos comuniquemos a través de las redes sociales o del correo electrónico. La idea definitiva es estimular el cerebro lo suficiente como para que se mantenga activo.

Duerme en condiciones

Nos lo dicen muchas veces y nosotros nos olvidamos de la importancia que tiene. Dormir es esencial y dormir en condiciones lo recomendable. Tenemos que tratar de dormir unas 8 horas al día para que el cerebro tenga la oportunidad de desconectar, descansar y recuperarse de todo lo que ha ocurrido a lo largo de las horas anteriores. En nuestro cuerpo ocurren multitud de cosas mientras nosotros dormimos y en realidad no solemos ser conscientes de ellas. El cerebro se ocupa de eliminar toxinas y sustancias que están producidas por el estrés y otros factores nada positivos para nosotros, ayudando con ello a que nuestra memoria funcione de una manera más correcta y que tengamos las células cerebrales protegidas.

Si no sabemos cómo dormir bien tendremos un problema y hay que recordar que no solo influye la cantidad de horas, sino la calidad de las mismas. Eso significa darle al cerebro una rutina de descanso, relajarnos antes de ir a la cama, no tener luces alrededor mientras dormimos e intentar que la habitación no tenga estímulos de ningún tipo que puedan afectar a nuestro sueño. Así conseguiremos que las células estén mejor cuidadas.

Foto: geraltgeralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...