¿Cómo construir un puzle casero?

Os damos los pasos necesarios que os permitirán construir un puzle propio en vuestra propia casa de manera muy sencilla.

pieces-of-the-puzzle-1925425_1280

Sabemos que seguís buscando nuevas cosas que hacer y los juegos de mesa son perfectos para compartir en familia. Si anteriormente os hablamos del parchís y del dominó y de cómo construirlos, ahora os vamos a explicar cómo hacer un puzle casero. El proceso es muy sencillo y realmente no necesita ningún tipo de esfuerzo, pero al mismo tiempo nos puede dar horas y horas de diversión, por lo que os animamos a que lo probéis.

Materiales

¿Qué necesitamos para ponernos a trabajar en este juego de mesa? No hay tantos requisitos como en otras guías previas, así que lo más probable es que no tengáis ningún problema en encontrar por casa lo que necesitaréis. Aquí va la lista:

  • Papel
  • Cartulina o cartón
  • Tijeras
  • Cúter
  • Pegamento
  • Lápiz, ceras u otro tipo de pinturas

Como ya mencionamos en otros casos, estos materiales no son necesarios en su totalidad. Si no tenéis alguno de ellos lo mejor que podéis hacer es buscar una alternativa, una idea que os sirva como plan B. Por ejemplo, hablamos del lápiz o las pinturas como forma de que dibujemos nuestra propia imagen para el puzle. Si tenemos niños en casa se lo pasarán muy bien haciendo el dibujo y luego se sorprenderán cuando vea que se ha acabado convirtiendo en un juego que pueden compartir con otras personas. Pero si no queremos dibujar o no tenemos pinturas, podremos imprimir la imagen con el ordenador. O si no tenemos impresora o tinta, podremos dibujarlo. Como podéis ver, la idea es ajustarse a lo que tenemos en casa o nuestros medios. Y si no tenemos ni impresora, ni tinta, ni ceras, ni lápiz o bolígrafo, lo que podríamos hacer es elegir la imagen de una revista como foto para hacer el puzle. ¡Las posibilidades son casi infinitas!

La construcción del puzle paso a paso

Nos ponemos en la situación de que ya hemos elegido la foto o imagen que vamos a usar para el puzle. Con ella en la mano lo que tenemos que hacer es recortar una superficie de cartón o cartulina que tenga la parte trasera plana (del mismo color o patrón en cualquier caso) y pegar la imagen en cuestión sobre su parte delantera. Eso nos dejará un objeto que por delante nos mostrará la imagen-foto que hayamos elegido o dibujado y que por la parte de atrás tendrá una superficie lisa. El motivo por el cual la parte trasera es tan importante es porque se trata del mapa que vamos a usar para el puzle.

pieces-of-the-puzzle-592798_1280

Lo que tenemos que hacer ahora es, con un lapicero, trazar los límites de las distintas piezas del puzle. Lo bueno en este caso es que tenemos la posibilidad de definir la dificultad del puzle, lo que se verá reflejado en la cantidad de piezas que tendrá, algo en lo que afecta directamente el tamaño que tienen las mismas. Lo primero que hacemos con la parte trasera de la imagen es dividirla en cuadrados del tamaño que queramos que sean las piezas. Para ello necesitamos medir y usar la regla, dado que no queremos tener un puzle totalmente loco en el que haya piezas de distintos tamaños.

Cuando ya tengáis los cuadrados hechos será el turno de darles la forma de las bocas, los enlaces que tienen las piezas para conectar unas con otras. Esta es la parte que parece más complicada y que quizá nos dé algún quebradero de cabeza. Pero en realidad no hay que complicarse tanto como podamos imaginar. Si queremos simplificar hagamos en cada cuadrícula (o lo que es lo mismo, en cada casilla) dos aberturas. Estas aberturas harán que las piezas tengan extremidades y que al mismo tiempo provoquen agujeros en las piezas contiguas. Al hacer solo dos aberturas estaremos limitando la complejidad de la construcción, pero quizá estemos dificultando demasiado la resolución del puzle. Es frecuente que en algunas de las piezas hagamos más de dos aberturas, incluso cuatro de ellas, dado que esto hará que después podamos ordenar las piezas de manera más coherente y que el montaje del puzle aporte un poco más de dinamismo.

En el momento en el que tengamos dibujadas todas las aberturas será hora de comenzar a cortar. Podéis usar la tijera para los lados, pero en el caso de las aberturas lo mejor que podemos hacer es recurrir al cúter. Aquí necesitaréis un poco de maña y mucha paciencia, dado que sobre todo nos interesa que las aberturas sean finas y que no rompamos ninguna de las piezas. Esto será de mayor o menor dificultad dependiendo del material que hayamos elegido para el pegado de la foto. Normalmente con cartón es más complicado que rompamos nada, pero con cartulina siempre hay cierto riesgo. A medida que vayamos cortando las piezas las iremos colocando en la misma posición en la que se debe montar la fotografía, ya con la imagen hacia arriba para que podamos hacer una prueba de cómo quedará resuelto el puzle cuando alguien juegue a construirlo. Pensemos que si mientras cortamos amontonamos las piezas en un lado de la mesa luego tendremos que montarlo y eso requerirá un mayor esfuerzo, así que es mejor ir poniéndolas en el orden conveniente a medida que las cortamos.

pieces-of-the-puzzle-1925422_1280

Conclusiones

Y con eso habremos terminado la construcción del puzle. ¿A que ha sido más fácil de lo que podíais haber esperado? Por supuesto, esta sencillez de construcción permite que en poco tiempo podamos tener una gran colección de puzles que compartir con nuestra familia. Y si tenéis la posibilidad de imprimir fotos las opciones son ilimitadas. Podéis imprimir fotos de la familia, de los personajes favoritos de los niños, de películas… de cualquier cosa que se os ocurra.

Algo que se suele recomendar para que el puzle tenga un mejor acabado y que resulte más resistente es que usemos barniz de manualidades para pasarlo por encima de la foto en el momento en el cual lo hayamos pegado al cartón. En principio no lo hemos incluido en la guía porque somos conscientes de que no es un material que habitualmente tengamos en el hogar. También es frecuente recomendar que en vez de cartón o cartulina el material que se recomiende para el pegado de la imagen sea panel o madera. No obstante, nos encontramos con el mismo punto crítico: ni tenemos ese material ni contamos, de forma habitual, con las herramientas necesarias para el cortado. En este caso necesitaríamos sierra de pelo y lija para tratar la madera o el panel, por lo que aunque quizá alguno de nuestros hijos tenga la correspondiente al colegio, es poco posible que dispongamos de ello.

Nuestra intención es que podáis hacer vuestros propios juegos caseros para pasarlo bien con pocos materiales y esperamos que ya tengáis al menos un puzle en vuestra cabeza que queráis llevar a cabo. Los puzles son una forma perfecta de darle algo de trabajo a nuestra cabeza y de ejercitar distintas técnicas que nos permitirán desarrollar mejor el intelecto. Hay muchas estrategias, consejos y técnicas que se pueden aplicar más allá de ir probando para ver si encajan las piezas. Porque recordemos que los puzles no son probar, sino analizar y colocar de forma que visualicemos dónde encajan las piezas sin tener que probar a encajarlas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...