¿Cómo construir tu propio dominó?

Os acompañamos paso a paso en el proceso de construcción de un dominó casero para divertirnos en casa.

dominoes-1615704_1280

Hace unos días os contábamos cómo construir vuestro propio parchís, porque durante la cuarentena necesitamos incentivos que nos ayuden a pasar el rato, sobre todo en familia. Y os dijimos que seguiríamos con los tutoriales para construirnos otros juegos de mesa que nos puedan entretener. Hoy os hablamos de cómo fabricaros vuestro propio dominó, un juego de los de toda la vida en el que siempre podemos confiar. De nuevo su construcción doméstica es sencilla e incluso en este caso es más simple que la del parchís, dado que no necesitamos tanta cantidad de materias primas.

Materiales que necesitamos

Hemos intentado abrirnos a varias de las ideas principales que hay acerca de cómo construirnos un dominó en casa, dado que son muchas las propuestas que circulan por la red. Por ello nuestra lista de materiales es un poco amplia, pero tengamos en cuenta que tal y como explicaremos en las próximas líneas dependiendo del modelo de dominó que fabriquemos no necesitaremos todos los elementos.

  • Cartón (láminas que utilizaremos recortándolas en forma de fichas)
  • Regla
  • Lapicero
  • Rotuladores
  • Pegamento
  • Cartulina de colores
  • Tijeras
  • Rotulador negro

Además, el ingrediente que siempre recomendamos poner en este tipo de tareas es creatividad, paciencia e ilusión. Con esas tres cosas vamos a poder disfrutar de una experiencia de lo más satisfactoria mientras trabajamos en nuestro propio dominó.

Construcción del dominó

El dominó es un juego que se encuentra globalizado alrededor de sus fichas. No hay que construir un tablero, no hay que tener dados… la magia del dominó reside, en parte, en su sencillez. Por ello nos vamos a concentrar en las fichas, que tendrán que ser un total de 28 unidades. Necesitamos el cartón para usarlo de material base. Si no tenemos láminas de cartón, porque entendemos que no es frecuente tener en casa si no hacemos manualidades, podemos usar cualquier tipo de cartón. Por ejemplo, el cartón de una caja, o incluso si no tenemos otra opción, el cartón de las cajas de cereales. Tengamos en cuenta que necesitamos 28 fichas y que cada ficha tiene que tener unas medidas de 6 x 3 centímetros.

El reverso

Comenzaremos cortando las 28 piezas con las medidas indicadas. Usemos la regla y la tijera para asegurarnos de que las fichas quedan lo más rectas posibles, dado que esto sí es importante para cuando vayamos a jugar. Una vez tengamos el cartón recortado nos tocará «ponerlo bonito». No sabemos si tenéis cartulina de colores o si el cartón que habéis utilizado es de fondo blanco, lo que resultaría ideal si pudiéramos elegir. En cualquier caso, se trata de buscar la lógica para que las fichas queden bonitas. Uno de sus lados debería estar coloreado de la misma forma para todas las fichas. Será el reverso, lo que veremos cuando las fichas estén bocabajo. Es importante que se trate de una superficie lisa porque de esta forma no podremos memorizar la identidad de algunas fichas concretas. Si no tenemos cartulina lo que podríamos hacer sería colorear el reverso con las pinturas o rotuladores que tengamos. Eso sí, recordemos usar un mismo color para todas las fichas.

La parte frontal

Cuando ya tengamos el reverso tendremos que ponernos a trabajar en la parte frontal. Y en ella lo importante son los puntos que tendremos que trazar con rotulador negro esforzándonos para hacer los mejores puntos que hayamos hecho en nuestra vida. Deben ser claros y no está de más que sean bonitos. Si tuviéramos goma de eva o materiales de este tipo podríamos hacer los puntos de esta manera, dado que podrían tener un poco de relieve y se parecerían más a las fichas que se venden en tiendas. En cualquier caso, con un rotulador es más que suficiente. Lo que tenemos que intentar es que los números estén hechos en condiciones y que exista la separación necesaria entre ellos para que las cifras que representan los puntos sean claras con un solo vistazo.

En las fichas, además de los números, también tendremos que hacer una línea negra divisoria y poner un punto negro en el centro si así lo deseamos. Este último paso no es imprescindible a la vista de que se trata más de un recurso estético que de otra cosa tal y como vemos en muchos dominós oficiales donde se prescinde de ello. Quizá sea demasiada tinta y mucha marca de rotulador para el cartón, por lo que no tenéis que hacer el punto del centro, solo la línea.

Los números de las fichas

Puede parecer básico, pero sabemos que muchos de los tutoriales que se encuentran online se olvidan de lo más fundamental del dominó: los puntos. ¿Qué cantidades tenemos que escribir en las 28 fichas que van a formar parte del juego? La lista es la siguiente:

  • Doble (sin valor en sus dos lados), blanca con 1, blanca con 2, blanca con 3, blanca con 4, blanca con 5 y blanca con 6
  • 1 con 1, 1 con 2, 1 con 3, 1 con 4, 1 con 5 y 1 con 6
  • 2 con 2, 2 con 3, 2 con 4, 2 con 5 y 2 con 6.
  • 3 con 3, 3 con 4, 3 con 5 y 3 con 6
  • 4 con 4, 4 con 5 y 4 con 6
  • 5 con 5 y 5 con 6
  • 6 con 6

gambling-3184643_1280

Las reglas

Hay muchos tipos de reglas dependiendo del país en el que juguemos o de las incontables variantes existentes del dominó. Si nos remitimos a la forma tradicional de jugar en España hay que dar unas claves que nos ayudarán a desarrollar la partida. Comenzamos poniendo todas las fichas bocabajo en la mesa y mezclándolas con la intención de que no exista ningún tipo de memorización sobre la posición de las mismas. Luego los jugadores tienen que coger un total de siete fichas. Comenzará tirando ficha el jugador que haya obtenido el 6 doble y en el caso de estar todavía sobre la mesa comenzará quien tenga el número doble mayor. A partir de ese momento se irán haciendo turnos colocando las fichas siempre de forma adyacente con números idénticos.

Es decir, si en el tablero está el seis doble, el siguiente jugador tendrá que tirar un número que tenga un seis en uno de sus lados. Las fichas dobles se colocan de manera transversal para dejar constancia de su presencia. Si en un turno un jugador no puede colocar ninguna ficha tendrá que robar del montón sobrante en la mesa hasta poder lanzar ficha. El ganador será el jugador que se quede sin fichas, aunque es frecuente jugar con la regla de tener que seguir robando fichas del pozo hasta acabar con todas. En cualquier caso, si se produjera un cierre de partida por no haber más movimientos, se tendrían que sumar los puntos de las fichas y resultaría ganador quien tuviera una cantidad inferior.

Variantes

Las reglas son muy variadas dependiendo de la zona del mundo. Por ejemplo, es famoso el dominó según como se juega en México, Venezuela o Cuba, siendo muy interesante probar todas las disciplinas por los cambios que aportan. El otro aspecto importante de las variantes del dominó se encuentra en la forma en la que podemos alterar el status quo de las fichas incorporando otros elementos. Esto es lo que ha llevado a que exista el dominó de la naturaleza, con caras de animales para los más pequeños de la casa, o el dominó astronómico, que incorpora los signos del zodiaco y otros elementos similares. También hay dominós en los que los puntos están intercambiados por operaciones matemáticas, siendo recomendables para practicar las operaciones y la agilidad mental.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...