¿Cómo conservar mermelada?

Si ya sabemos hacer mermelada el siguiente paso será aprender a conservarla de una forma eficiente.

mermelada casera

Hay que ver lo golosos que somos… Nos encanta tomar un buen postre con algún complemento donde el azúcar sea el máximo protagonista. Todo está riquísimo aunque sabemos que al final acabaremos diabéticos perdidos. Una de los alimentos que más nos gusta es la mermelada. Su sabor, su textura, su olor… todo lo tiene bueno.

Lo normal es que la utilicemos para darle más consistencia a la tostada o para adornar platos exquisitos e incluso cuando tenemos antojo nos la comemos hasta a cucharadas. Además no hace mucho aprendimos a hacerla de forma casera, así que siempre tenemos mermelada en casa. Prepararla es muy sencilla, pero luego el truco está en saber conservarla bien, ya que es un producto delicado que puede echarse a perder. ¿No sabes cómo hacerlo? Nosotros te lo contamos en el siguiente tutorial.

Lo ideal para que nuestra mermelada se conserve de forma adecuada es utilizar un bote de cristal, porque los de plástico no son demasiado recomendables. Si a lo mejor tienes alguno antiguo por casa puedes volver a utilizarlo, pero tendrás que hacerle una limpieza a fondo.

Observa muy bien que el bote esté intacto, nada de roturas, ni tapas oxidadas… como si estuviera nuevo. Si ya has hecho la exploración de forma correcta te recomendamos que lleves a cabo un último truquillo, así te cerciorarás 100% de que te va a servir ese bote. Llénalo de agua, tápalo con fuerza y colócalo boca abajo sobre un periódico. Y lo dejas toda la noche así. A la mañana siguiente si el papel está húmedo el bote no va a servirte, en caso contrario ya puedes empezar a limpiarlo.

Si hemos tenido suerte y nos ha servido el bote podemos continuar. Ahora quítale la tapa y esteriliza tanto la parte de cristal como la propia tapadera. Debes hervir ambos elementos por separado utilizando agua limpia. No los dejes más de 15 minutos. Cuando haya transcurrido este tiempo deja que se enfríe un poco o podrías quemarte y seca muy bien las dos partes. Ahora ha llegado el momento de rellenarlo. Tiene que ser poco a poco. No eches la mermelada entera y no lo llenes demasiado, que roce el borde simplemente. Si ya lo tienes completo cierra muy bien el bote y vuelve a ponerlo boca abajo hasta que se enfríe totalmente.

Este proceso puede durar varios minutos, por lo que ten un poco de paciencia. Luego ya estarán fríos y podremos ir al último paso. Marca el bote con la fecha en la que lo has envasado y luego guárdalo en un lugar seco y fresco. Posteriormente evita que le dé demasiada luz y ya tendremos guardada nuestra deliciosa mermelada.

Foto: adamkontor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...