Cómo cambiar el aceite a nuestro coche

El aceite de nuestro coche se desgasta y debe ser cambiado cada cierto tiempo. Se trata de una labor sencilla que podemos hacer nosotros mismos sin necesidad de llevarlo a un taller y así ahorrar algo de dinero. En este artículo explicamos cómo.

El aceite es imprescindible para el buen funcionamiento del motor de nuestro coche. Él le proporciona la grasa necesaria para que realice su trabajo y, por ello, se gasta y, cada cierto tiempo, debe ser cambiado.

Para hacerlo, podemos llevar nuestro vehículo a un taller pero también podemos cambiarlo nosotros mismos. Tan sólo necesitamos, además de aceite de repuesto, un gato hidráulico, una llave destornilladora, un bidón de plástico para recoger el aceite gastado, un embudo y unos trapos para limpiar. Si también corresponde, necesitaremos un filtro para reemplazar el gastado.

Foto de un motor de coche

Motor de un coche

Tras dejar nuestro vehículo en una zona llana –nunca debe cambiarse el aceite en una cuesta-, elevaremos el coche con el gato, asegurándonos de que quede bien sujeto. Seguidamente, retiraremos las carcasas inferiores que protegen los bajos (si ello es necesario, pues en algunos puede hacerse si quitarlas).

Después, colocaremos el bidón debajo del orificio por donde sale el aceite y desenroscamos el tapón y el filtro. Éstos suelen estar en la parte de atrás del motor o del cárter. Extraeremos el aceite dejándolo caer en el bidón. Cuando el motor está caliente, sale mejor, pues está más diluido. Pero, si lo hacemos así, debemos tener mucho cuidado de no quemarnos. También es recomendable, para facilitar su salida, desenroscar a la vez el tapón superior, por donde echaremos el nuevo. El aceite viejo debe llevarse a un punto limpio de recogida de residuos.

Tras esta operación, procederemos a volver a colocar el filtro, que también debe renovarse cada, aproximadamente, diez mil kilómetros, y el tapón, asegurándonos de que queda bien cerrado.

A continuación, echaremos el aceite nuevo por el orificio de la parte superior del motor. Para no derramarlo, podemos ayudarnos con el embudo. Debe hacerse despacio para no pasarnos del nivel adecuado, el cual nos señalará la varilla. Cerramos el tapón y, si la hubiera, colocamos la carcasa inferior que habíamos retirado.

Nuestra operación ha concluido. Tan sólo nos resta apuntar en un papel los kilómetros que marca el coche en ese momento y lo que hemos cambiado –aceite y filtro- para saber cuándo debemos volver a hacerlo.

Asímismo, no debemos olvidarnos de llevar el bidón con el aceite viejo a un punto limpio de recogida de residuos para su retirada, pues es altamente contaminante. Como vemos, se trata de una labor sencilla que no precisa visitar al taller. Podemos hacerlo nosotros mismos y, así, ahorrarnos un dinero.

Fuente: Comohacer.org.

Foto: Motor de un coche: R0bz en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...