¿Cómo buscar agua si estamos perdidos en un bosque?

Si estamos en un lugar que no conocemos, especialmente otro país, y nos perdemos en un bosque, tendremos que aplicar una serie de consejos para conseguir agua.

Cómo buscar agua si estamos perdidos en un bosque

Asumimos que no vais a ser capaces de memorizar punto por punto lo que os vamos a contar. Sería imposible. Pero lo que queremos es que en vuestra cabeza se terminen quedando algunos conocimientos y recomendaciones por si en algún momento os llegaseis a ver solos en un bosque y totalmente perdidos. Hablamos de una situación complicada. No nos referimos a que os perdáis en el bosque de vuestro pueblo que seguramente conoceréis de cabo a rabo. Nos referimos a situaciones más delicadas, en lugares desconocidos y donde además por un motivo u otro no tengamos acceso a un teléfono móvil. En ese tipo de casos, en los que quizá el pánico amenace con apoderarse de nosotros, es cuando tenemos que recordar algunas de estas ideas para conseguir agua.

Porque tenemos que tener agua. Eso es lo básico. Necesitamos agua sea cual sea la situación en la que nos encontremos. La buena noticia es que el bosque es un lugar donde encontrar agua no es tan complicado. Tenemos que intentar seguir el rastro, fijarnos en que haya zonas verdes que se note que reciben agua frecuentemente o fijarnos en la cantidad de mosquitos que pueda haber en el ambiente. Intentemos, si tenemos la oportunidad someter el agua a un proceso de limpieza para purificarla, dado que sabemos que siempre existe riesgo cuando la bebemos sin haber pasado por controles previos.

En algunos casos es más obvio que en otros que el agua está limpia y es adecuada, como cuando la bebemos de una cascada o de un lugar que esté en constante movimiento. Otras veces hay más dudas y siempre existe, como decimos, un pequeño riesgo. Por eso hay que tenerlo en cuenta antes de beber y, si tenemos la posibilidad, limpiar el agua antes.

¿Y si no encontramos ninguna fuente de agua? En esa situación estaremos en un entorno aún más complejo. Las opciones a las que podemos echar mano incluyen desde recoger el agua de lluvia hasta recolectar el rocío de la mañana o cavar para encontrar agua en la tierra. Puede parecer que estas opciones no entran dentro de lo que podríamos tolerar, pero si nos encontramos en una situación complicada como esta al final haremos cualquier cosa para poder volver a beber agua.

Como decíamos antes, tenemos que intentar purificar el agua. Si no disponemos de una de las herramientas creadas para ello, la cual siempre deberíamos llevar en la mochila si salimos de excursión o de viaje de aventura, tendremos que recurrir al modelo clásico. Para ello lo que tendremos que hacer será hervir el agua durante un periodo de diez minutos, lo que ayudará a que se eliminen las partículas nocivas para el organismo. ¿Qué ocurre si no tenemos fuego para hervir el agua? En ese caso otra opción es que pongamos el agua en un recipiente y que la dejemos en contacto con el sol durante seis horas. Es recomendable que el recipiente sea una botella de agua y que esté posicionada de lado, pero con la luz del sol impactando de manera directa.

En situaciones extremas una posibilidad es hacer un agujero, esperar a que se llene de agua y esperar hasta el momento en el cual las bacterias se han depositado en el fondo y la parte superior del agua queda transparente. No obstante, se trata de una idea con riesgos, así que no se debe apostar por ella salvo que nos encontremos en una situación de extrema necesidad.

Foto: qimono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...