¿Cómo ayudar después de un desastre natural?

Si se ha producido una catástrofe natural en nuestra zona podemos ayudar de todo tipo de maneras para salir adelante.

manos

Los desastres naturales están a la orden del día y las previsiones indican que van a seguir produciéndose incluso en una mayor frecuencia. Por eso es recomendable que sepamos cómo actuar en todo momento si uno de ellos se produce, tanto un terremoto como un incendio o un tsunami en el peor de los casos. Y aunque vamos a repasar muchas distintas situaciones en próximas publicaciones, lo que vamos a hacer hoy es hablar de aquello que podemos hacer después del desastre. Porque lo que hay que tener en cuenta siempre es que todos somos valiosos y todos podemos aportar algo que ayude a que la situación de los más desfavorecidos en estos momentos mejore un poco, aunque sea ligeramente.

1. Donar sangre

Depende de la edad que tengas o de los requisitos que hay que cumplir para hacerlo, pero una de las cosas más importantes que podemos hacer en este tipo de situación es donar sangre. Siempre se necesitan donaciones a la vista de todos los problemas y emergencias que hay que llevar a cabo para salvar vidas. Si ya de por sí en el día a día de las personas tenemos que intentar ayudar donando sangre a los hospitales por la clara falta que tienen de ello, en los casos de desastres naturales la urgencia por recibir donaciones aumenta. Por eso tenemos que, dentro de los límites, hacer todo lo posible para echar una mano. Y siempre hay que pensar que se trata de una donación que no solo es gratuita, sino que además nos ayuda a salvar vidas de una manera muy directa.

2. Echar una mano en todo tipo de tareas básicas

Que nadie piense que no puede ayudar o que no puede aportar nada a las tareas que se están haciendo de recuperación y restauración de la normalidad en las áreas afectadas. Todos somos valiosos y todos podemos encontrar una u otra manera de ayudar. Los centros de rescate de las ciudades siempre necesitan ayudas de personas generosas que quieran esforzarse por ayudar a los demás. Por ejemplo, podemos ayudar con tareas tan sencillas como servir la comida que se prepara en las cocinas del barrio o ayudar ordenando los distintos objetos que hayan donado los vecinos y las organizaciones. También podemos ayudar como repartidores llevando alimentos o agua entre distintas zonas. E incluso se nos podría dar el trabajo de responder las líneas de teléfono de apoyo para ayudar a las personas que necesiten apoyo en ese momento. Hay tantas opciones y posibilidades que nunca tenemos que decir no a ceder nuestro tiempo ayudando a los demás.

3. Rescatar animales

¿Tenemos un poco de espacio en nuestra casa? ¿por qué no lo compartimos con esos animales desfavorecidos que se han encontrado sin hogar después del incidente? Algunos de estos perros y gatos posiblemente pertenezcan a familias que los están buscando y otros es posible que sean callejeros que se han encontrado en una mala situación después de lo ocurrido. En todos los casos podemos darles cariño, alimentaros, cuidarlos y darles cariño mientras encuentran a sus dueños o vuelven a la normalidad. Si somos jóvenes lo mejor es que preguntemos a nuestros padres si podemos llevar un animal a casa durante este periodo para ayudar. Quién sabe, quizá se acabe convirtiendo en el mejor amigo de la familia a partir de ese momento. Siempre hay que pensar que hasta de las peores situaciones pueden generarse excelentes oportunidades para ser felices.

ayuda perro

4. Utiliza tus habilidades

Pongámonos en una situación similar a la que hemos comentado en el punto 2, pero teniendo en mente que en realidad somos habilidosos en alguna tarea que puede ser provechosa en este momento. Hablamos de trabajos de carpintería, pintura, limpieza, restauración e incluso si somos doctorados en medicina o enfermería y queremos ayudar a las personas usando nuestros conocimientos y habilidades. En ese tipo de caso solo tenemos que hablar con las organizaciones que estén ocupándose de los procesos de reconstrucción y apoyo para comentarles lo que podemos hacer y el tiempo que tenemos disponible para ello. Os podemos decir que cualquier tipo de buena acción que hagáis usando vuestras habilidades y que ayude a los demás os hará sentir realmente bien y le dará a vuestro espíritu una paz y tranquilidad con la cual os sentiréis fenomenales. Hay muchas tareas que se pueden hacer y muchas habilidades necesarias en momentos tan difíciles como este.

5. Da alojamiento a familias en apuros

Durante situaciones en las que el desastre natural ha derribado hogares lo más importante es asegurarse de que todas las familias tienen un lugar donde dormir. Si tenéis un apartamento o casa que soléis alquilar en Airbnb o similares servicios, ¿por qué no lo ofrecéis gratis durante unos días a las personas que lo necesiten? Es una buena acción y un detalle para quienes no tienen posibilidades de invertir dinero en estos momentos en buscar un lugar donde dormir. Como de costumbre, nos podemos apoyar en las organizaciones pertinentes para que ellas se ocupen de gestionar la presencia de una u otra familia en nuestra casa que tengamos disponible. La idea es proporcionarle este apoyo a quienes verdaderamente lo necesitan.

ayudando

6. Haz donaciones económicas

Realmente no es lo que más valoramos en el momento en el que queremos mover nuestro cuerpo y hacer algo por el mundo, pero somos conscientes de que el dinero es necesario en estos casos. Por eso nunca debemos olvidarnos de intentar hacer una donación económica en la medida de nuestras posibilidades. Solo hay que informarse de qué organización y qué cuenta es la encargada de ello para darle nuestro dinero a quienes lo necesitan y saber que lo van a aplicar en las tareas más urgentes. Y si no tenemos dinero para donar, nos podemos ocupar de echar una mano dando a conocer estas iniciativas de recaudación, tanto de una manera física y presencial como a través de Internet y en especial de las redes sociales.

7. Dona ropa y enseres personales

Seguro que hace tiempo que no hacemos limpieza en casa y tenemos todo lleno de ropa que hace años que no usamos. Lo habitual es que estas prendas estén en tan buen estado que sea casi difícil saber si las hemos usado o no anteriormente. No tenemos que cometer el error de tirarlas a la basura, eso nunca. En lugar de ello lo más recomendable es que donemos todas las prendas que podamos a las entidades que se estén ocupando de la recolección de ropa en este momento tan delicado. También podemos donar enseres personales que se encuentren en buen estado y que ya no necesitemos, dado que hay muchas necesidades en estos momentos y cualquier cosa puede llegar a ser de utilidad. En ocasiones no importa si estos objetos no son útiles para las personas en apuros, dado que lo que hacen algunas organizaciones es vender lo que no necesitan y usar ese dinero recaudado para ayudar a las familias que tienen problemas.

Como podéis ver, hay todo tipo de formas de ayudar después de una catástrofe o un desastre natural. Con todas ellas nos vamos a sentir realmente bien, dado que estaremos dándole al mundo energía positiva que antes o después el mundo nos devolverá a nosotros.

Foto: ashleyamosMatanVizelskeeze

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...