¿Cómo aplicar el slow parenting en la educación de los hijos?

El slow parenting puede ser una gran forma de ayudar a que la educación de nuestros hijos resulte más eficaz.

Claves del Slow parenting

Todos los años decimos lo mismo: queremos mejorar la forma de criar a nuestros hijos y la manera de relacionarnos con ellos. Aunque a menudo vamos conociendo nuevas técnicas y métodos para poder lograr nuestro objetivo, para este 2019 te proponemos realizar una serie de actividades que te aseguramos que van a mejorar notablemente tu día a día. Estamos refiriéndonos a lo que se engloba dentro del nuevo concepto que se ha puesto de moda: el slow parenting, que viene a traducirse como algo así como “criar a los hijos con calma, despacito, paso a paso”. En efecto, se trata de una nueva forma de hacer que criar a nuestros hijos sea mucho más llevadero y beneficioso y es por ello que te animamos a que leas este artículo y te apuntes todo lo que puedes hacer con los más pequeños de la casa para beneficiarte de una de las tendencias de moda entre los padres de hoy.

La importancia de la solidaridad

Un concepto importante que tenemos que enseñar a nuestros hijos es el de la solidaridad. Debemos enseñarles a ser buenos con los demás y el bien de ayudar en todo momento y esto es algo que solo aprenderán si predicamos con el ejemplo. No podemos olvidar comentar que los pequeños suelen llevar a cabo acciones por imitación, por tanto harán todas estas cosas siempre que vean que nosotros también la hacemos y las convertimos en algo cotidiano. Es fundamental enseñar a nuestros hijos valores como el respeto y conceptos como la solidaridad, la ayuda o la paz.

Más tiempo para la relación

Hoy en día con el trabajo solemos decir que no tenemos tiempo para nada, pero pensar en ello con convicción es un error. Este año hay que dedicar más tiempo a los nuestros y en especial a nuestros hijos. Debemos prestarles mucha más atención, darles más cariño, entenderlos, escucharlos… con todo ello crearemos un vínculo más fuerte con nuestros hijos. Lo podemos hacer de una forma muy sencilla, porque cualquier actividad de nuestra vida cotidiana nos puede servir para alcanzar nuestros objetivos de manera inmediata en compañía de los niños. Pensemos en todas las posibilidades que hay de hacer cosas no en solitario, sino con ellos. Si bien habrá actividades que a los niños no les gustarán, otras seguro que les encanta hacerlas con nosotros.

El cuidado del cuerpo y la mente

Por supuesto, la actividad física es otra de las grandes premisas que no podemos dejar olvidada. En este sentido tenemos que hacer hincapié en la importancia que tiene el ejercicio para nuestras vidas y la de nuestros hijos. El deporte no solo nos va a permitir sentirnos mejor físicamente, también ayuda a desarrollar nuestra mente y cerebro, además de hacer que seamos más sociales. Gracias a la actividad física podemos pasar un buen rato en familia o divertirnos con los amigos y esto es algo muy necesario para nosotros y los más pequeños. Parafraseando a la Organización Mundial de la Salud, el término salud es un concepto muy amplio donde se engloba un completo bienestar tanto en la mente como en nuestro cuerpo, así como también de manera social.

Aplicar el Slow parenting

Profundizando en el inglés

Como bien sabemos, el inglés es el idioma universal y es más que evidente que se ha convertido en un pilar básico en nuestras vidas. Por este motivo necesitamos realizar actividades que se relacionen con este lenguaje, no solo para refrescar lo que nosotros ya sabemos sobre el idioma, sino también para que nuestros hijos aprendan y comprendan mejor este lenguaje. ¿Qué podemos hacer?, hay de todo para poder enseñar inglés a los pequeños. Puedes poner una serie de televisión en este idioma o ir al cine a ver una película en versión original. También tienes la posibilidad de buscar en Internet miles de actividades y ejercicios sencillos o incluso planear alguna actividad de entretenimiento u ocio donde poder fomentar la enseñanza del idioma. La idea es que nosotros seamos uno de los pilares que fomenten que los niños se entiendan mejor con el inglés.

Estar ligado a lo natural

El ser humano fue creado para poder estar en permanente contacto con la naturaleza y hoy en día parece que esta premisa ha quedado olvidada debido a que estamos inmersos en la vida urbana. Pero esto es algo que ha surgido de forma reciente, y es bueno recordar que lo natural siempre hace bien tanto a adultos como a niños. ¿Cómo conseguimos que nuestros hijos se relacionen con la naturaleza diariamente? Es algo sencillo, entre otras cosas porque existen múltiples actividades que podemos llevar a cabo al aire libre y que no ayudarán a conseguir nuestra meta. Por ejemplo, puedes llevar a tus hijos a pasear por el campo o hacer deporte. De esta forma no solo les enseñarás a disfrutar de la naturaleza, también podrás hacer que respeten el medio ambiente y que cuiden el entorno natural. Y si nos permites un consejo, es mucho mejor que todo esto lo hagáis sin móviles u otros dispositivos tecnológicos que puedan distraer.

Fomentar la lectura

Leer es uno de los placeres de la vida y poco a poco con la llegada de las nuevas tecnologías se está dejando de lado. Es bueno fomentar la lectura en nuestros hijos, puesto que los libros hacen que se pueda desarrollar la imaginación y hace que los niños puedan asumir nuevos conceptos como la empatía o la resolución de conflictos, entre otras muchas cosas. Eso sí, siempre debemos dar ejemplo, por lo que es recomendable que nuestros hijos nos vean leer a menudo para que ellos también adquieran este hábito.

Ser padres

Conocer mundo

Otra de las cosas importantes que debemos hacer es viajar, debido a que conocer otros territorios hará que los niños vivan nuevas experiencias, algo que es fundamental para salir de la rutina diaria. Lo que tenemos que hacer es regalarles una experiencia única, de esas que no se olvidan tan fácilmente. Algo que les cause impacto en la mente y que siempre recuerden. Todo esto ayuda a que el vínculo familiar sea más estrecho y comunicativo.

Los juegos

Los niños siempre serán niños y es por ello que pasen los años que pasen hay algo que no les puede faltar nunca: jugar. Gracias a los juegos, teniendo en cuenta que hay muchos que podemos hacer, nuestros hijos tendrán la oportunidad de desarrollar en mayor medida la imaginación, además de socializar o tener un espacio para aprender o desconectar. Los juegos han sido los grandes aliados de los pequeños en todos estos años y ahora a pesar de que existen nuevas tecnologías no podemos dejarlos en un segundo plano. Sin embargo, no solo tenemos que atender a los juegos tradicionales, también podemos ayudarnos de esas nuevas tecnologías que han surgido para fomentar otro tipo de juegos. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que debemos hacer un uso adecuado de esta tecnología para que verdaderamente podamos alcanzar el objetivo que nos hemos propuesto.

Todo ello forma parte de lo que entendemos como slow parenting y de lo que se está hablando en cientos de páginas web alrededor del mundo en los últimos meses. Se trata de intentar que los más pequeños crezcan mejor y que nuestro trabajo como padres sea, al mismo tiempo, más llevadero.

Foto: thedanwsasintddimitrova

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...