Aprender a conducir: cómo cambiar de carril

Cambiar de carril es una de las maniobras de conducción en las que al final, por la práctica, acabas controlando a la perfección. Sin embargo, cuando te acabas de sacar el carnet de conducir los pasos involucrados en la maniobra pueden llegar a ser un poco complejos. Nunca hay que tomarse a la ligera un cambio de carril porque puedes poner tu vida en peligro. Hay algunas reglas de seguridad que debes seguir. De lo contrario, puedes llevarte un buen susto en el mejor de los casos. Por ejemplo, si se te olvida indicar con los intermitentes del coche que estás pensando en cambiar de carril, otros conductores pueden no reaccionar a tiempo de manera correcta.

Los accidentes de tráfico pueden ocurrir en un instante. He aquí algunas precauciones específicas a tener en cuenta antes de cambiar de carril:

  • No cambie de carril sin necesidad. Cambiar de carril por capricho interrumpe el flujo del tráfico y pone en riesgo innecesario al resto de conductores. Los expertos en conducción han identificado las situaciones de conducción por carretera donde hay gran riesgo porque es inevitable cambiar de carril. Cuando su carril maniobra va a cerrar, cuando hay una intersección por la que otros coches se incorporan a nuestro carril. También cuando vamos a cambiar de carril porque hay un obstáculo en la carretera. Cuando delante de nosotros hay otro vehículo que circula muy por debajo de los límites de velocidad establecidos. En definitiva y en pocas palabras, te recomendamos que solo cambies de carril si existe esa necesidad y aún así es conveniente que te asegures de que puedes hacerlo en condiciones de seguridad.
  • Seguir las medidas de seguridad. No cambie de carril cuando haya peatones, coches, obstáculos o posibilidades de alcances. Confíe en sus espejos para el control de lo que ocurre en la carretera. Nunca gire la cabeza para ver qué ocurre en la parte trasera.
  • Aprenda a ejecutar la maniobra de cambio de carril. Antes del cambio de carril alerta a los demás conductores con los intermitentes. Ten muy en cuenta las líneas de la carretera y comprueba que puedes realmente hacer el cambio. Es importante mantener el intermitente hasta que hayas completado el cambio de carril. Un solo movimiento del intermitente no ayudará a nadie a saber tus intenciones al volante.
  • Calcule que hay el espacio necesario para hacer la maniobra. ¿Tienes margen de maniobra suficiente para cambiarte de carril? La estimación debes realizarla mirando por el espejo retrovisor y los espejos laterales. No cambie de carril cuando el espacio no es suficiente o cuando el flujo de tráfico no lo permite. No puede contar con que el resto de vehículos vayan a acelerar, frenar, cambiar de carril o maniobrar simplemente porque usted quiera cambiar de carril. Confíe en su instinto y procure no ser demasiado impulsivo.

Cuando encuentre que hay el espacio, gire la dirección de su coche para cambiar de carril. Nunca gire el volante de manera brusca o abrupta. Debido a que de otra manera puede provocar un accidente. Compruebe su velocidad. ¿Usted puede seguir el flujo de tráfico? ¿Tiene usted que acelerar? Tenga en cuenta que nunca se puede reducir la velocidad. De lo contrario, podría terminar chocando con los coches que vienen detrás de nosotros (o delante si estamos haciendo un adelantamiento en una carretera de doble sentido).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...