Aprende a hacer un portallaves rústico

Los que habitualmente perdemos las llaves dentro de casa por dejarlas en cualquier sitio, sabemos de la utilidad de un portallaves. Y nosotros mismos podemos hacer uno de estilo rústico de forma muy sencilla. Aquí explicamos los pasos a seguir.

Todos los que perdemos con frecuencia las llaves dentro de casa por dejarlas en distintos sitios, sabemos lo útil que puede resultar un portallaves de pared con varios ganchos donde colgarlas, además de ser un bonito objeto decorativo.

Cada vez que entramos, las dejamos en el primer lugar que podemos y, después, a la hora de volver a salir, nos pasamos varios minutos buscando las dichosas llaves, con la consiguiente preocupación por si las habremos perdido en la calle y nos veremos obligados a cambiar la costosa cerradura.

Foto de unas llaves

Dejar las llaves en cualquier parte nos obliga a tener que buscarlas para salir

Como decíamos, para evitar este problema, lo mejor es tener colgado a la entrada de casa un portallaves que nos permitirá saber, en todo momento, donde están. Puede comprarse en cualquier sitio pero, si nos gustan las manualidades, también podemos hacerlo nosotros mismos de manera muy sencilla. Y, si además nos gusta la decoración de tipo rústico, más aún.

Tan sólo necesitamos una tabla de cocina de las que se utilizan para cortar sobre ellas, una herradura que podemos encontrar en cualquier herrería, unos clavos que pueden ser los mismos que traía ésta y un poco de pegamento.

El primer paso es lijar bien la tabla para alisarla y que quede más bonita. A continuación, haremos un orificio en su parte superior para poder colgarla –si es que no lo trae, ya que muchas vienen con él- y le aplicamos una o dos capas de barniz con objeto de que brille.

Igualmente, para adornarla, pegaremos en su parte inferior de forma horizontal una cinta de tela de arpillera, que refuerza su aspecto rústico. La tabla ya está preparada, tan sólo nos resta trabajar con la herradura.

Por tanto, cogemos ésta y la limpiamos bien. Seguidamente, podemos pintarla pero queda mejor dejándola con su color natural aunque, eso sí, barnizada también. Por último, la fijamos en el centro de la tabla y la sujetamos a ésta con los clavos, dejándolos un poco sacados para poder colgar en ellos las llaves. Lógicamente, cuantos más pongamos, más llaves podremos colgar.

Nuestro trabajo ha terminado. Hemos hecho un portallaves que quedará muy bonito si tenemos una casa en el campo o para regalar a algún amigo que la tenga. Y, si no es así, siempre podemos utilizarla en nuestra casa porque tampoco desentonará y siempre nos permitirá evitar sustos y ahorrar tiempo a la hora de salir de casa, al no tener que preocuparnos de buscar nuestras llaves.

Fuente: Imanualidades.

Foto: Llaves: Hdaniel en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...