¿Qué deben tener en cuenta los padres sobre el uso de TikTok?

¿Es TikTok una aplicación peligrosa? ¿qué riesgos existen en su uso por parte de jóvenes y qué deben saber los padres sobre ello?

En los últimos días se está hablando mucho sobre TikTok, una aplicación que seguro que conocéis si sois padres. Porque las estadísticas ni el boca a boca engañan: ahora mismo es una de las apps más de moda, sobre todo entre las niñas y adolescentes. Por desgracia, su popularidad va de la mano de sus riesgos, puesto que esta aplicación de origen chino tiene muchas implicaciones que conviene comentar. Y de momento os sacamos de dudas al deciros que no, que en España no está prohibida. Ya se ha prohibido en algunos países e incluso Donald Trump ha mencionado que quizá la prohíba en Estados Unidos, pero en nuestro país, como en la mayor parte de Europa, se puede usar sin ningún problema.

1. ¿Para qué edad está recomendada TikTok?

La edad oficial a partir de la cual se debería usar TikTok si nos atenemos a su clasificación oficial es a partir de los 13 años. Ahora bien, es una cuestión muy habitual que haya niños más jóvenes que también quieran usar la aplicación. Por ejemplo, estadísticas recientes han demostrado que se convierte en una app que genera interés a partir de los 10 años. Como decíamos, sobre todo en niñas. Estadísticamente a los niños de esos márgenes de edad les atraen más juegos de acción como Fortnite, mientras que a las niñas les gusta crear vídeos, bailar y hacer otro tipo de actividades grabándose para TikTok.

Según la entidad NetAware, con TikTok los niños acceden a tres funciones: juegan, crean y conectan con otras personas. Insisten en que lo que no hacen es aprender. Y bajo nuestro punto de vista están en lo cierto, puesto que lo poco que se puede aprender en los vídeos de la aplicación suelen ser temas debatibles y que por regla general resultan ser mentira. Como padres nos encontramos con multitud de ocasiones en las que tenemos que explicarle a nuestra hija que algo que ha visto en TikTok es, en realidad, un truco. Y eso genera unas sensaciones extrañas y negativas en el niño, puesto que son sus padres quienes están rompiendo la burbuja de ilusión que la aplicación les está creando. Pero como padres, tampoco podemos permitir que piensen que las barbaridades y sinsentidos que encuentran en TikTok son reales.

2. ¿Cuáles son los factores de riesgo dentro del contenido?

Siguiendo con lo que indica NetAware se marcan cinco factores y sus niveles de riesgo. Para los cuatro siguientes el volumen de riesgo es medio: contenido sexual, violencia y odio, acoso, contenido suicida y de autolesiones. En último lugar, el nivel de riesgo es alto para el contenido relacionado con el alcohol, las drogas y los delitos.

Nuestra opinión en este sentido no está desencaminada, aunque nosotros diríamos que hay más contenido adulto del que se representa en este estudio. Todo depende, en cualquier caso, del tipo de cuentas a las que los niños estén siguiendo. En cualquier caso, no nos concentremos en esta clasificación de los contenidos de riesgo, puesto que a nuestro parecer los riesgos de TikTok se encuentran en factores muy distintos.

3. ¿Qué características proporciona el emparejado familiar?

Esta es una de las cosas que como padres debemos estar preparados para controlar en la experiencia de la que hace uso nuestro hijo de TikTok. Nos dará el control y nos permitirá tener seguridad en todo momento de que el niño no se verá dentro de alguna situación problemática de la cual tengamos que lamentarnos. Con este modo de emparejado lo que estamos haciendo es vincular nuestra cuenta de usuario de TikTok (sí, es obligatorio que tengamos una, cuidado con no engancharnos) con la del niño.

¿A qué tenemos acceso? Una de las opciones determina el tiempo que nuestro hijo puede pasar en TikTok cada día. Es muy útil, puesto que podemos marcar que solo se conecte 1 hora al día y la aplicación bloqueará el uso de la misma en el momento en el que haya superado el periodo de tiempo. Esto es importante por algo que veremos después: la adicción que genera TikTok.

Otra de las opciones nos permite restringir cierto tipo de contenido para que nunca aparezca en la aplicación de nuestro hijo. Y por último, podemos bloquear totalmente el sistema de mensajería privada de la app o marcar las personas que le pueden escribir. A la vista de lo peligroso que se ha convertido TikTok en cuanto a la presencia de multitud de depredadores, siempre es importante que desconectemos esta opción. Así nos evitaremos momentos de peligro.

4. ¿Cuál es la mejor forma de que tus niños comiencen a usar TikTok?

Es recomendable que supervisemos y monitoricemos. No podemos dejar al niño solo a la ligera con TikTok por mucho que seguro que ya lo haya utilizado en el móvil de sus amigos. Es conveniente que compartamos la aplicación con el niño, que nos interesemos por lo que vea y que así podamos comprobar cuáles son sus intereses dentro de la app. Es frecuente que los niños gusten de ver bromas, tonterías y vídeos que les hagan reír. Por regla general son vídeos grabados por adultos o adolescentes, pero normalmente no por niños de su misma edad salvo que se trate de los vídeos de sus amigos. Por supuesto, también juega un papel fundamental el contenido de vídeo relacionado con el mundo de la música, con bailes, canciones, coreografías y todo tipo de secuencias similares. Otros vídeos que tienen mucho éxito son los de aprender a dibujar o los de sesiones de juego con slime, los típicos mocos de colores que siguen gustando tanto ahora como hace décadas.

Es recomendable que en el primer acercamiento de los niños con TikTok nos mantengamos positivos respecto a lo que están descubriendo y que seamos abiertos de mente. No hay que hacerles creer que nos parece bien todo lo que vean o hagan, sino que es importante que aprecien que existe cierta preocupación y que es necesario ser cuidadosos dentro de la app. Pero si nos enseñan vídeos para que nos riamos con ellos, intentemos apreciar qué es lo que están viendo en esas bromas y vídeos graciosos para que podamos compartirlo a su lado.

5. ¿Qué van a compartir ellos?

Aunque muchos de los niños que usan TikTok lo hacen solo para ver vídeos, es común que en un momento u otro ellos también quieran llegar a tener un papel dentro de la aplicación. Y esto ocurre porque ven personas a las que acaban admirando. De ahí que, como decíamos antes, su preferencia sean vídeos grabados por personas más adultas, normalmente adolescentes a los que quieren imitar porque se encuentran en su siguiente rango de edad y les gustaría ser como ellos cuando sean un poco más mayores.

Si nuestro hijo va a grabar un vídeo y compartirlo, es importante que tengamos una relación suficientemente abierta con él como para que veamos todos sus vídeos directamente de su mano. Es decir, vamos a poder ver todos los vídeos, porque al fin y al cabo están bajo nuestro control de cuenta, pero es positivo que sea él quien nos enseñe el vídeo y lo haga con alegría. Esto demostrará aún más esa buena relación y la transparencia en el uso de la app.

Entendamos que posiblemente no vamos a entender todo lo que graben y que habrá momentos en los que haya vídeos que nos extrañen o nos parezca que no tienen gracia. Lo que sí tenemos que hacer es recordarles aquellas cosas que no se deben compartir en ningún vídeo y, por otro lado, tener cuidado con el aspecto que los niños muestran en sus vídeos. Lo que ellos pueden ver con inocencia porque, al fin y al cabo, son niños, puede ser un reclamo para depredadores a los que no queremos ver cerca. Recordemos que compartir estos vídeos, salvo que tengamos la cuenta con acceso bloqueado, no es como si los publicásemos en un grupo de WhatsApp de la familia. No hay privacidad y nunca se sabe quién podría ver los vídeos.

Las cosas que tenemos que recordarles es que no desvelen información personal ni de ellos, ni de nosotros como padres, ni de sus hermanos o del lugar donde viven. Por supuesto, nada de teléfonos, nada de nombres de escuela y otros datos posibles. También tenemos que recordarles que no se debe compartir información personal de otras personas y que tampoco tienen que enviarle fotos a nadie. Especialmente hay que remarcar los límites en cuanto a vídeos para que entiendan, sin que chafemos su infancia, los riesgos que existen.

6. ¿Qué tenemos que enseñar a los niños?

Esto también es importante: enseñarles a lograr que su voz se oiga. Aunque vamos a monitorizar, no siempre tendremos control sobre lo que estarán viendo nuestros hijos. Pensemos que los vídeos de TikTok tienen una duración de 60 segundos y eso implica que en una hora pueden llegar a ver 60 vídeos, o incluso más (porque muchos niños no aguantan ni la mitad del vídeo antes de saltar hacia el siguiente, mientras que otros vídeos son más cortos de por sí).

Por ello es conveniente que les enseñemos a reportar un vídeo ofensivo o de mal contenido que encuentren. Hay que enseñarles, eso sí, que esto es algo que se hace por contenido ofensivo y no porque el vídeo que hayamos visto no nos haya gustado a título personal. Enseñemos a los niños a reportar un vídeo o a bloquear a un usuario para que ellos no vuelvan a ver ningún vídeo que esa persona publique. Y como de costumbre, compartamos con los niños la preocupación por nuestra parte y la forma en la que nos pueden contar todo lo que hagan en la app, como que hayan bloqueado a una persona porque les pareciese ofensiva y molesta.

7. ¿Genera TikTok problemas de adicción?

Para todas las personas que defienden a capa y espada la existencia de TikTok, tenemos que decir que no hay ninguna duda de que se trata de una app que genera un gran nivel de adicción. Los niños se pueden ver cautivados por ella y por la forma en la que cada un máximo de 60 segundos les lanza un nuevo estímulo que les llamará la atención.

El nivel de adicción bajo esta fórmula lo que provoca es que cada vez tengan menor nivel de atención y que les resulte más complicado concentrarse en una sola cosa. Con YouTube, en su momento, nos preocupó el nivel de adicción que podría producirles porque también les enviaba estímulos de una manera constante. Pero al menos en YouTube los vídeos tienen una duración distinta e incluso hay contenidos de larga duración. Por lo tanto, ahora podemos ver que incluso YouTube no era tan malo como parecía.

Una buena forma de ver hasta qué punto tienen adicción nuestros hijos a TikTok y en qué punto se encuentra su nivel de atención es fijándonos en cuánto tiempo pasan mirando la pantalla del móvil, si responden cuando les llamamos o les preguntamos algo o si tenemos que repetir la pregunta varias veces para recibir una respuesta. Además, podemos hacer un ejercicio muy sencillo que será pedirles que nos cuenten los últimos cinco vídeos que han visto. Lo normal suele ser que no se acuerden ni del último que han visto si les preguntamos de repente y les conseguimos sacar de ese «trance» en el que se encuentran. Eso confirma el problema de atención que están desarrollando y uno que les acompañará toda su vida, sobre todo en la fase de aprendizaje en la que se encuentran.

8. ¿Es conveniente regular el tiempo de uso de TikTok?

Cada niño es distinto a los demás y eso significa que nosotros mismos deberemos llegar a saber hasta qué punto tenemos que participar de forma activa en la interacción que nuestro hijo tenga con esta y con otras aplicaciones similares. Si nuestro hijo tiene control sobre el tiempo de uso y no se ve tan sumergido en la app como otros casos, no será necesario que hagamos nada ni que impongamos unos límites. Pero si vemos que TikTok se convierte en un problema de adicción sí que tendremos que hacer algo al respecto.

TikTok no es distinto de los problemas que otras generaciones han tenido con la televisión, los videojuegos o Internet, aunque tiene el inconveniente añadido de acortar la capacidad de concentración de los niños al acostumbrarles a que los estímulos sean tan cortos como un máximo de 60 segundos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...