¿Cómo gestionar AirDrop para enviar o bloquear la recepción de archivos?

Con AirDrop los usuarios del iPhone pueden enviarse archivos de una manera simplificada de forma muy divertida, pero también peligrosa.

Uso de AirDrop

AirDrop es una de las funciones con las que Apple ha obtenido unos resultados más interesantes en los últimos tiempos a la vista de lo que dinamiza el compartir archivos con otros usuarios. Pero como siempre pasa en estos casos con la nueva tecnología, hay personas que han encontrado la forma de estropear lo que es una gran idea, práctica e incluso divertida en algunos casos. Porque ya se sabe que pagan justos por pecadores y que al final las fiestas siempre se estropean cuando alguien se sale de contexto y se comporta de una manera indebida. Por ahora AirDrop sigue funcionando tal y como el primer día, pero no habría que extrañarse si en fechas próximas se produce algún cambio en el servicio.

Pero lo primero hablemos de AirDrop por si no conocéis el uso de esta función que posiblemente tenéis desconectada (o “casi” desconectada). Con AirDrop lo que podemos hacer es transmitir archivos “por el aire” a otros dispositivos de Apple. Lo hacemos con suma facilidad y rapidez, dado que la otra persona (o personas) a la que lo enviamos tan solo tiene que tener abierta la vía de transmisión. Esta se puede tener desconectada, abierta para todo el mundo o abierta solo para los amigos. Si tenemos costumbre de usar AirDrop es mejor que lo hagamos solo con nuestros contactos, dado que esto nos evitará muchos incidentes como luego comentaremos.

Con AirDrop podemos, por ejemplo, enviar una fotografía a todos los móviles de un radio de pocos metros (el vagón de un tren, el salón de una cafetería, por ejemplo) que tengan la recepción de archivos activada. Las posibilidades de esto son enormes, dado que lo único que veremos de nuestro receptor será su nombre de usuario.

De manera predefinida el iPhone incorpora esta función como activada solo para los contactos que tengamos en el móvil, lo cual como decíamos es más seguro. También la podemos desconectar, pero si estamos habituados a usarla seguro que nos gusta por la rapidez que permite en la transmisión de archivos. Si la tenemos abierta para todo el mundo lo que puede ocurrir es que recibamos archivos que no deseamos ver por ninguno de los motivos. La buena noticia es que estos archivos no tienen que aceptarse, sino que cuando se reciben nos llega una notificación en la que se nos avisa de ello y en la pantalla ya podemos ver el tipo de foto del que se trata. Si es una foto desagradable para nosotros, lo único que tenemos que hacer es declinar el envío de la misma y así no tendremos ningún problema.

Transmitir archivos

Lo único problemático es que la previsualización de la foto ya muestra un buen tamaño de la misma, así que si se trata de algo que no queremos ver por ninguno de los motivos, no será una situación agradable. Con esto en cuenta podemos decidir qué preferimos hacer, si bloquear la comunicación o dejarla abierta. En el lado positivo de la balanza hay muchos aspectos de AirDrop que se pueden mencionar, como situaciones que se han dado y que resultan graciosas. Por ejemplo, personas que envían recomendaciones musicales a los demás usuarios, mensajes de apoyo y de felicidad o incluso imágenes de animales. Hay quien ha experimentado a cambiar su nombre de usuario por ciertas peticiones y ha visto cómo personas desconocidas respondían de forma positiva. Por ejemplo, hay una historia de una persona que pidió recibir fotos de gatos y alguien le mandó más de 10 distintas. Después resultó que ambas personas se conocían y que se seguían en Twitter. Casualidades de la vida.

En otro caso alguien usó AirDrop para ligar anónimamente con otro usuario y comenzó lo que puede haber sido una relación muy especial fruto de la casualidad. Este tipo de incidentes son bonitos y divertidos. En el otro lado de la balanza se encuentran los abusos que están haciendo pervertidos, que aprovechan la facilidad en el uso de esta función para enviar fotos desagradables de sus cuerpos desnudos. Por supuesto, recomendamos no aceptar ninguna foto y a ser posible bloquear la recepción de archivos en el momento en el que recibamos una, para que hasta que lleguemos a casa tengamos la seguridad de que no nos volverá a ocurrir.

Apple siempre está buscando nuevas maneras de sorprender a los usuarios y de hacer su vida más fácil. Se nos ocurren mil maneras de compartir archivos, pero con AirDrop la facilidad es enorme y se abren muchas posibilidades para simplificar la experiencia. Por otro lado, no podemos obviar la diversión implícita que hay en el uso de la función, que utilizada de forma correcta puede ser protagonista de momentos inolvidables en los que lo pasemos bien interactuando con desconocidos. Se nos ocurre, por ejemplo, que podríamos hacer una batalla de gifs animados con anónimos y sería muy divertido.

Foto: JESHOOTS-comstevepb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...