Vacuna terapéutica experimental contra el Sida es probada con éxito

Un equipo de investigadores españoles han probado una nueva vacuna terapéutica experimental contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) con buenos resultados durante los primeros tres meses, ya que ha logrado una reducción de la carga viral significativa en poco más de 30 pacientes infectados.

tubos

Una nueva vacuna experimental contra el Sida ha dado buenos resultados

Un equipo de investigadores españoles está probando una nueva vacuna terapéutica experimental contra el virus de la inmunodeficiencia humana adquirida (VIH) con buenos resultados: en concreto se trata de un equipo de investigadores del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico de Barcelona que han presentado recientemente las pruebas hasta la fecha «más alentadoras«.

El análisis se hizo sobre una muestra de 36 pacientes que seguían la terapia antiretroviral (TAR), en los que se observó una reducción de más de tres veces de la carga viral en un 95 por ciento de los casos. Por el contrario, en el grupo de control, a los que se les suministró un placebo, esta mejora no se registró.

Sin embargo, y en lo que aún los expertos tienen que profundizar, tras la semana número doce esta mejora comenzaba a disminuir y después de un año de la aplicación, ya no se percibía.

La vacuna no cura del todo a los pacientes. El virus se hace resistente a los antirretrovirales al cabo de un tiempo, y lo que nosotros queremos es conseguir la curación funcional”, precisó al respecto Felipe García, coautor del trabajo de investigación cuyos resultados han sido publicados en la revista ‘Science Translational Medicine’.

Por ello, y para lograr el objetivo de dar con una vacuna eficaz capaz de controlar indefinidamente la replicación del virus del Sida, los investigadores tienen que continuar indagando y profundizando sus hallazgos.

De este modo, se conseguiría una alternativa viable de los cócteles antivirales, cuya duración de por vida supone un elevado coste, además de tener que ser tomados de por vida, con molestias para los pacientes.

Por el momento, “la vacuna no es un producto comercializable. Aunque es científicamente importante, ha de ser complementado y optimizado antes de salir a la venta”, añadió por su parte Josep Maria Gatell, que dirige el equipo de investigadores del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico.

Según se informó, para crear esta vacuna, los médicos utilizaron células dendríticas del propio afectado, para luego contaminarlas con parte del virus del propio enfermo inactivado por calor en el laboratorio. Estas células, reincorporadas al cuerpo del paciente, consiguen llegar a los ganglios linfáticos y alertar al sistema inmunitario de la existencia del VIH, con lo que desencadenan la respuesta inmunitaria.

Finalmente, vale destacar que esta vacuna ha sido descubierta en el marco del programa HIVACAT para la investigación y desarrollo de vacunas terapéuticas y preventivas contra el Sida,  y abre una nueva puerta hacia otros estudios complementarios, con el objetivo de lograr una curación funcional de los afectados.

Esta curación no supondría la erradicación total del virus, pero sí un control efectivo de su replicación durante largos períodos o de por vida, sin necesidad de tratamiento retroviral, como se acostumbra prescribir hoy en día.

Fuente Elpais.com

Foto PunchingJudy en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...