Un primer ensayo clínico masivo prueba que la vacuna española contra la malaria es eficaz

La vacuna antimalaria impulsada por el español Pedro Alonso, con la que se había comenzado a experimentar en el año 2007, ha logrado una inmunización que reduce en un 56% el riesgo de padecerla en los bebés con una edad comprendida entre los 5 y 17 meses (que son, por cierto, los más vulnerables a esta enfermedad). Los resultados recientemente publicados en la revista The New England Journal of Medicine sobre el primer ensayo de fase III (lá ultima previa la comercialización del producto), han confirmado su efectividad. La vacuna, llamada RTS,S/AS01, ha sido estudiada en dos grupos de edad distintos y vulnerables: niños de entre 5 y 17 meses y bebés de entre 6 y 12 semanas. Han participado un total de 15.460 infantes, de los que solo se ha confirmado la efectividad en los seis mil pertenecientes al grupo de edad más avanzada. A principios de 2012 se podrá saber si también es beneficiosa para los bebés recién nacidos.

vacuna española contra la malaria

Una nueva vacuna hecha en casa.

La eficacia de es un año, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere saber si hay posibilidades de desarrollar una vacuna que con una duración mayor, un asunto muy complicado en una enfermedad como la malaria. Esta investigación estará lista para el año 2014, donde se realizará la evaluación final y se emitirá una “recomendación” por parte de la OMS, como también una opinión técnica de la Agencia Europea del Medicamento, necesaria para que todos los fármacos sean registrados en el continente. Esto haría que la vacuna estuviera lista para ser consumida para el año 2015. El ensayo en fase II, publicado en The Lancet en el año 2007, mostraba el entusiasmo por ser la primera vez que se estaba frente a una vacuna eficaz contra una enfermedad parasitaria en humanos, según explicaba en el editorial de la revista Nicholas White, investigador de la Universidad de Mahidol y uno de los grandes expertos en enfermedades.

Por su parte, uno de los investigadores más interesados en esta vacuna, Tsiri Agbenyega, del Hospital Komfo-Anokye de Ghana, dice que solo es una protección adicional frente a los métodos que ya se tenían con anterioridad. Así, el uso de mosquiteras con insecticida en las poblaciones vacunadas era del 75%. Además, los datos demostraron que se había incluído la vacuna dentro del Programa Extendido de Inmunización, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud que busca que los niños de países subdesarrollados reciban las principales vacunas.

La historia de la vacuna surge en 1970, y se comienza a producir en 1980, pero no se consigue una eficacia suficiente como para poder comercializarla. Recién en el 2001, la Iniciativa frente a la Vacuna para la Malaria PATH decidió dar un impulso, añadiendo el adyuvante -una sustancia que mejora el sistema inmunológico- AS01. El optimismo reina, pero la vacuna no tiene una gran efectividad: el 50,4% frente a las cepas más comunes, y el 45,1% contra la más grave. El otro problema es el coste, a pesar de que la asociación no busca sacar beneficios, no se puede decir un precio exacto de la vacuna, y se tendrá que busca a más actores, como Unicef, para que costeen los gastos.

Fuente: Público

Foto: Carlos Reusser Monsálver

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...