Test para encontrar tu anticonceptivo ideal

Os presentamos un recurso para encontrar el anticonceptivo que más se adapta a vosotras y a vuestras necesidades. Se trata de un test sencillo, de preguntas simples y a cuyo resultado se adjunta una descripción del método. Las dudas pueden resulverse en la misma página web, un portal especializado y avalado por la Sociedad Española de ginecología (SEGO).

La mejor manera para disfrutar con tu pareja sin preocupaciones

Vivimos en la era de la información, lo cual hace que recibamos una cantidad de impactos al día tan grande que nos llegue a desconcertar. Nos ocurre con las noticias, cuando buscamos información para un viaje y también cuando tenemos curiosidad por algún tema banal. Inevitablemente acabamos accediendo siempre a los mismos recursos, convirtiéndose la Wikipedia en la respuesta a todas nuestras preguntas. No debería ser así, y menos cuando se trata de temas delicados. Y es que el sexo tampoco escapa de esta dinámica, lo cual complica hallar información fiable.

Aún así, lo bueno del caos de la red es que, si buscamos mucho, también podemos encontrar recursos útiles. Así, por ejemplo, hoy os presentamos un test para encontrar el anticonceptivo ideal que nos permite determinar cuál es el método que más se adapta a nuestras necesidades. Y es que, aunque visitar a un especialista y ponernos en sus manos siempre acaba siendo lo más adecuado, también es recomendable acudir a él con una idea más o menos clara de lo que queremos. De métodos anticonceptivos hoy en día hay tantos que una selección previa resulta esencial para que luego el médico pueda recomendarnos lo mejor para nosotras.

El test que os presentamos es sencillo y consta de preguntas que todas podemos responder. Nada de temas comprometidos ni difíciles de calcular. Cuestiones como si seríamos capaces de tomar una pastilla cada día a la misma hora o si nos gustaría tener una regla más regular son las que se nos plantean. Se responden en dos minutos y nos permiten hacer una selección inicial. Luego podremos informarnos de más detalles en esa misma página web, pues por suerte este cuestionario se encuentra dentro de un portal especializado en la materia y avalado por la Sociedad Española de Ginecología (SEGO).

Y es que en esta web, Anticonceptivos Hoy, cada método tiene su apartado específico en el que se resuelven las principales dudas. Todo aquello que siempre se nos pasa por la cabeza antes de optar por uno u otro, todo aquello que comentamos en conversaciones de bar en las que compartimos experiencias. Todo junto pero no revuelto para que escoger un anticonceptivo gracias a la información online sea un proceso fácil y seguro.

Destacamos esta iniciativa porque a día de hoy sigue siendo necesaria. Cuando parece que jóvenes y adultos lo sabemos todo, resulta que no sabemos nada. Como decíamos al principio, el exceso de información es desinformación, y eso complica las cosas. Por eso en esta página encontramos, además, un apartado dedicado a romper mitos. Así, por ejemplo, descubrimos los riesgos del coito ininterrumpido o la marcha atrás, uno de los más extendidos, o del de mantener relaciones durante la menstruación. Se dice que de ambas formas se evita un embarazo no deseado, cosa que es totalmente falsa.  Tampoco es cierto que la píldora anticonceptiva engorde o produzca esterilidad, pues hoy en día se ha perfeccionado hasta el punto que lo primero es difícil y lo segundo, imposible.

Lo bueno de esta página, además, es que lleva detrás un gran trabajo gráfico. Consta de múltiples animaciones que permiten, por ejemplo, ver en qué parte del cuerpo se aplica cada método o una versión animada del ciclo menstrual, algo que nos permite conocer mejor lo que ocurre en nuestro organismo. De este modo es como descubrimos, por ejemplo, cómo funcionan los anticonceptivos hormonales, una de las cuestiones más planteadas y que a menudo nos hacen dudar sobre la conveniencia de utilizarlos.

Cada ciclo menstrual consta, siendo escuetos, de tres fases. En la primera, el cerebro ordena al ovario que produzca un óvulo y lo madure. En la segunda, el óvulo se produce y es expulsado y emprende su viaje a través de la trompa de Falopio. Si no es fecundado, se reabsorve y posteriormente dará lugar a una regla. Si lo es, la regla no aparece y el óvulo se implanta en el útero, iniciándose un embarazo. Pues bien, lo que hacen los anticonceptivos hormonales es evitar que el cerebro mande la señal al ovario para que produzca el óvulo. Y si no hay óvulo, no hay embarazo. Además, el cuello del útero se convierte en una barrera para los espermatozoides, porque la mucosidad que segrega se vuelve más espesa. Por si eso fuera poco, la mucosa del endometrio evitaría la implantación de una hipotética fecundación.

Visto de este modo, los anticonceptivos hormonales no parecen tan perversos ni mucho menos que vayan a alterar todo nuestro organismo. Sólo hay que tener en cuenta un par de cosillas. La primera es la interacción con los antibióticos, puesto que los anticonceptivos hormonales podrían disminuir su eficacia. La segunda son los problemas gastrointestinales, como los vómitos o la diarrea, que pueden también interaccionar con el anticonceptivo y evitar que funcione como es debido. Esto sólo sucede, pero, con los administrados por vía oral. Así, por ejemplo, el anillo, que no tiene que pasar por el sistema digestivo ni por el hígado, no se ve afectado por este factor.

Accede al test y descubre el tuyo

A pesar de las ventajas que puede tener para algunas mujeres, sigue habiendo muchas reacias a utilizarlos y que optan por métodos de carga hormonal menor. El más conocido, popular e incluso fomentado es el preservativo. De altísimo nivel de eficacia, también es un freno para las enfermedades de transmisión sexual. Su carga hormonal es muy baja y se reduce sólo al momento de su uso. También existe el preservativo femenino, menos conocido pero de idéntica eficacia. El único problema de estos métodos es una reducción de la sensibilidad que los expertos no paran de intentar solventar en los modelos más modernos. Por otra parte, también supone una interrupción del acto que puede ser molesta y romper un tanto la dinámica. Por eso puede ser bueno ampliar fronteras y darle una oportunidad a métodos alternativos.

Si antes teníamos dudas, ahora tenemos recursos para darles respuesta. Mediante el test, la información facilitada y la posterior consulta a un especialista encontraremos la forma más eficaz de disfrutar del sexo de forma segura y libre, sin sustos y sin contar las horas y minutos que faltan para la próxima menstruación. Hoy en día lo tenemos todo de nuestra parte. En nuestras manos está sacarle provecho.

Foto: Lovers embracing on the beach por mikebaird en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...