¿Quién fue Zei Uwadia?

Por mucho que no pudiera respirar por sí misma, la joven Zei Uwadia demostró una gran fuerza y carácter.

Hospital

Recientemente se viralizaba en la red la historia de Zei Uwadia, la joven que causó un impacto en el mundo entero cuando demostró a quienes pensaban que no era posible, que alguien podía caminar mientras estaba conectada a un sistema de soporte vital. Ahora la chica, que acababa de cumplir 17 años, ha fallecido, noticia que tristemente ha comunicado su madre a través de Facebook.

Pero la historia de Zei sirve como inspiración para el mundo y para quienes creen que nunca se puede luchar con lo imposible. Falleció de forma tranquilizante en brazos de su madre, rodeada por sus seres queridos, en su casa y en su cama. Antes de eso se había encontrado ante una situación de vida y muerte que la llevó a permanecer 467 días en el hospital con una previsión negativa hacia lo que se podía esperar del futuro.

Para la adolescente la pesadilla comenzó en octubre del año 2017, cuando de una manera imprevista comenzó a tener problemas para respirar. Sus pulmones estaban fallando por algún motivo desconocido, dado que las autoridades sanitarias no llegaban a ver dónde estaba el detonante. Como solución a un fallecimiento inminente se le puso el soporte vital que ayudaría a que siguiera con vida.

El enorme valor que tenía Zei le impidió quedarse postrada en la cama. No podía simplemente quedarse tumbada viendo cómo la vida pasaba a su lado y cómo aparentemente sus posibilidades de supervivencia se reducían cada vez más. En poco tiempo sorprendió a los especialistas del hospital por ser la primera paciente que lograba sentarse mientras tenía la máquina de oxigenación conectada. Pero eso no fue todo, dado que también sorprendió cuando fue capaz de levantarse e incluso de caminar. Estos esfuerzos no tenían una reacción directa con su enfermedad, pero eso no impidió que Zei siguiera esforzándose para demostrar que en ella había todavía mucha vida.

cama

La máquina ECMO que la ayudaba a vivir se ocupaba de bombear la sangre a través de un pulmón artificial, proporcionando oxígeno y al mismo tiempo ocupándose de que el dióxido de carbono se eliminara. Se trata de una de las máquinas de soporte vital más eficientes y al mismo tiempo más avanzadas que se pueden encontrar en el sector de la salud. No estuvo conectada a ella durante el más de un año en el cual tuvo soporte vital, sino que mantuvo la conexión con ECMO durante 189 días, pero las estadísticas indican que es poco frecuente que este tipo de máquina se utilice durante más de 100 días.

Recientemente la joven había comenzado a hacer más ejercicio, a presionarse más, a moverse más. Era capaz de realizar tareas domésticas e incluso de hacerlas con más eficacia que miembros de su familia, con los que mantenía una relación divertida y siempre llena de vida. Con el tiempo se llegó a la conclusión de cuál podía ser el problema de lo ocurrido con Zei, llegando a la conclusión de que podría haberse debido a una reacción alérgica muy grave a un antibiótico conocido como Bactrim. Una vez concluida la investigación se permitió a Zei que abandonara el hospital, pero manteniendo el soporte vital en todo momento y atención las 24 horas.

Los médicos sabían que la situación de Zei era particular y compleja. Eran conscientes de que “no ha abandonado el hospital porque se haya curado”, pero sí porque el equipo médico que se ocupó de ella quiso responder a sus deseos de ir a casa y poder estar en su familia. Todo el mundo era plenamente consciente de que nadaban en aguas pantanosas y que no sabían qué podía ocurrir en un momento u otro. La madre y el equipo médico que se ocupaba de tratar a Zei confiaron en que el entorno familiar de la chica fuera lo que necesitaba su espíritu para sobrevivir.

Pero desgraciadamente en los últimos días Zei comenzó a retener fluidos, a tener problemas para respirar y a no poder dormir. Esos últimos días fueron duros y en sus últimos momentos de vida la chica tuvo que avisar a la enfermera que la cuidaba para que llamara a su familia y les pidiera que vinieran, porque estaba sintiendo que ya no le quedaba mucho tiempo. Su madre y el resto de la familia llegó, se acurrucaron en la cama con ella a su lado y en su compañía se quedaron con ella hasta que falleció.

Dentro de unos días, el 24 de febrero, se llevará a cabo una ceremonia de celebración de la vida en honor a Zei y a todo lo que ha representado. No se puede decir que su historia no impacte y no conmueva, y realmente muchas personas podrían aprender de ella y de las decisiones y acciones que tomó incluso cuando sabía que tenía pocas esperanzas de sobrevivir. Ella nunca se rindió, siempre siguió adelante y se superó hasta en los momentos más duros.

Foto: corgaasbeekParentingupstream

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...