¿Qué tres posibles desenlaces tiene el coronavirus?

Los expertos hablan de tres posibles desenlaces para la crisis que se está viviendo en el mundo entero con el coronavirus.

mouth-guard-4787018_1280

Coronavirus. Ahora mismo es uno de los temas que más nos preocupan de forma internacional. Se habla mucho acerca de lo que supone la expansión de la infección y de lo que podría ocurrir si esto no se detiene cuanto antes. A diario aumenta la cantidad de infectados y, lamentablemente, la de fallecidos. Y mientras algunos científicos trabajan en la posible cura, otros hacen estudios y aportan información que nos ayude a ver la situación de una manera más realista. Porque aún con la preocupación que despierta el virus, todavía hay personas que no solo es que se lo tomen a broma, sino que se despreocupan de forma absoluta.

Hacemos esta cobertura desde Japón, que como sabéis es el segundo país con más infectados. Venir a hacer una cobertura de viajes sobre el país y de los Juegos Olímpicos y encontrarte de cara con el virus es algo que te hace replantearte las cosas de una manera inmensa. A diario se nos bombardea con información del virus y a diario vemos en las calles y en el transporte público que incluso los japoneses, con lo cautos que son, no están totalmente mentalizados acerca de lo que está ocurriendo.

Y en el proceso nos encontramos un artículo informativo sobre los tres posibles desenlaces del coronavirus que ha aparecido publicado en Business Insider y que nos ha gustado por cómo refleja la realidad y los posibles acontecimientos futuros.

No hay nada escrito y quién sabe si hay una posible cuarta o quinta opción para lo que vaya a ocurrir en el futuro, pero de base vamos a tomar estos tres argumentos de los que os hablamos.

1. El virus desaparece

Nos decantamos por esta opción como la más posible, así como por la más optimista. La similitud de este coronavirus con el SARS de 2003 es enorme. Los dos virus se generaron en un mercado chino donde se comercia con animales salvajes. Y los dos comenzaron en el murciélago por mucho que después saltaran a otras especies de animales hasta llegar a las personas (y nadie se sorprende después de haber visto el vídeo de la sopa de murciélago que circula por las redes sociales). Estas similitudes también se podrían materializar en lo que ocurre después de la infección, y eso supondría que el virus terminaría desapareciendo como efecto de lo bien que se está luchando contra el mismo por parte de hospitales y entidades de la salud.

Aquí el problema lo vemos en que las cifras del coronavirus están siendo terribles en comparación a las del SARS. En un breve periodo de tiempo se ha superado la cantidad de personas que fallecieron por el virus de 2003 y el rango de contagiados está en crecimiento constante. La gran diferencia que se produce entre los dos virus radica en su forma de contagio. Si bien el SARS solo se contagiaba a partir del momento en el cual los enfermos comenzaban a mostrar síntomas de la enfermedad, con el coronavirus el contagio se produce incluso antes, lo que lleva a que sea muy complicado aislar los contagios tal y como se hizo con el anterior virus.

Si bien se están llevando a cabo cuarentenas y multitud de medidas de prevención para evitar contagios, como cierre de fronteras y limitación de vuelos, por ahora la situación sigue siendo complicada y delicada. Hay que tomarse con mucha precaución el riesgo de contagio, sobre todo en los países en los que la cantidad de infectados se está comprobando que es elevada.

2. El virus nunca desaparece

El peor desenlace de los tres. El efecto pandémico puede llevar a que el virus abarque el planeta entero y que se convierta en un problema que llegue a todas las personas. Las cifras de infección asustan, dado que la estadística indica que cada persona puede llegar a transmitir el virus a una media de entre 1,4 y 2,5 personas. Un informe aporta una previsión muy negativa bajo la cual se cree que para el día 24 de febrero podría haber más de 300 mil infectados repartidos a lo largo y ancho del mundo. Esta estadística implicaría que antes o después el virus se podría asentar en la sociedad y convertirse en un coronavirus que, como los otros existentes, persiste entre la sociedad, contagiando personas anualmente y produciendo fallecimientos.

Hay otros cuatro coronavirus actualmente en el mundo que tienen un nivel de contagio y fatalidad muy inferior, pero que no han desaparecido, sino que persisten. Este nuevo coronavirus podría pasar a engrosar ese mismo grupo, desconociéndose si lo haría en mayor o menor intensidad.

stop-sign-4807211_1280

Dicen los expertos que si el virus no desaparece, lo que puede ocurrir es que se relaje y se active en el periodo en el que está activo el virus de la gripe. Por lo tanto, el coronavirus desaparecería durante el verano y volvería a hacer acto de presencia en invierno con el regreso de la gripe. Lo que haría este coronavirus conocido como 2019-nCoV, sería unirse a los otros cuatro coronavirus y aparecer de nuevo cada año, creando nuevos infectados y posibles nuevos fallecimientos. Otra posibilidad es que no reaparezca con la misma intensidad u fuerza de contagio, sino que lo haga de una manera más moderada y se ponga al mismo nivel que los otros coronavirus que ya sufrimos en la actualidad. Lo que sabemos de estos coronavirus previos es que no son capaces de mutar, por lo que enfrentarse a ellos no sería año tras año un proceso de locura, sino que habría más regularidad. A diferencia del virus de la gripe, que muta cada año, este coronavirus se mantendría estable.

3. Se desarrolla una vacuna

Ahora mismo en cierto modo lo que están haciendo las autoridades médicas del mundo entero es intentar controlar el virus y enfrentarse con él en un modo de prevención, para que se dé tiempo a las farmacéuticas que están trabajando en el desarrollo de una vacuna. Esto permitiría que la vacuna estuviera lista antes de que la situación se volviera incontrolable. Pero el problema es que el desarrollo de vacunas no es precisamente rápido. La del ébola requirió el trabajo de 20 años.

La buena noticia es que hay un total de cinco grandes laboratorios que están trabajando en el desarrollo de una vacuna, incluyéndose entre ellos algunos de los más conocidos. Estas empresas que están trabajando en ello son Moderna, Johnson & Johnson, Gilead Sciences, GlaxoSmithKline y Regeneron Pharmaceuticals. Todas buscan conseguir una solución lo antes posible y están afrontando el desarrollo de la vacuna de distintas maneras. Algunas prueban con medicinas ya existentes, mientras que otras están creando soluciones que tienen en cuenta las características y el código genético del coronavirus. No se sabe qué es lo que acabará ocurriendo y lo que tiene más posibilidades de dar buenos resultados, pero hay esperanzas en que alguno de los laboratorios, tanto estos como los que trabajan en el mundo entero, consigan una solución.

Pase lo que pase lo que tenemos que tener claro es que el coronavirus, como decíamos antes, no va a desaparecer en los próximos días. De momento hay que pensar en protegerse más y aunque en España la situación no sea peligrosa, siempre nos viene bien estar preparados ante lo que pueda ocurrir. Crucemos los dedos para que el coronavirus desaparezca antes o después.

Vía: Business Insider

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...