¿Qué tratamiento y esperanza de vida tiene el SIDA?

El virus del SIDA se ha encontrado con una fuerte lucha que ha impedido que la enfermedad siga siendo mortal.

virus del VIH

Desgraciadamente hay muchas enfermedades que incluso en la avanzada sociedad en la que vivimos aún no tienen cura ni tratamiento que ayude a combatirlas. Son las enfermedades raras y un pequeño porcentaje de la población las padece. Aún así, en contraposición con estas afecciones hay otras para las que sí se han encontrado fármacos y medicamentos que han frenado casi por completo la enfermedad.

¿Recuerdas el SIDA? Seguro que ya apenas te acordabas de esta enfermedad que azotó fuerte a la población en la década de los 90. En aquel tiempo el índice de mortalidad en las personas que habían contraído este virus era bastante elevada, sin embargo en la actualidad el VIH es una enfermedad poco común, que a pesar de ser crónica puede combatirse perfectamente gracias a los avances médicos.

El actual tratamiento que existe para el sida es bastante eficaz y ha hecho que los pacientes contagiados de esta enfermedad puedan llevar una vida prácticamente normal sin demasiadas alteraciones en su organismo. No hay que olvidar que los enfermos del VIH tienen dañado su sistema inmunológico, lo que favorece a que puedan contraer otro tipo de afecciones provocando un fallo orgánico generalizado del cuerpo.

Pero ahora todo esto ha cambiado debido a los fármacos que se han ido descubriendo para paliar los síntomas de la enfermedad. Además desde hace unos años existe una vacuna contra el SIDA que, aunque no puede eliminar el virus sí disminuye bastante los daños que ocasiona en el organismo. Nos referimos a los tratamientos antirretrovirales que están disponibles en el mercado y que la mayoría de enfermos de SIDA utilizan para hacer que esta enfermedad ya no sea mortal.

Debido al descubrimiento de estos tratamientos los pacientes con VIH han podido aumentar considerablemente su esperanza de vida. Como comentábamos anteriormente, en la década de los 90 las personas que tenían sida no era demasiado longevos. Algunos estudios revelaron que la diferencia entre un enfermo de VIH y una persona completamente sana podía llegar a ser hasta de 44 años, por lo que la esperanza de vida para estos pacientes era muy escasa. Sin embargo, ahora todo esto ha cambiado y los años de vida entre ambos tipos de personas se han reducido hasta 10 o 12 aproximadamente, por lo que podemos confirmar que realmente el tratamiento contra este virus funciona. Tanto es así que en la actualidad la tasa de mortalidad que se presenta en la población enferma de sida apenas roza el 1,5%.

El SIDA es una enfermedad crónica. En el momento que se produce el contagio el virus habitará en nuestro cuerpo para siempre, aunque no de la misma forma agresiva que lo hacia antaño, ya que existen muchos métodos que frenan los síntomas. Los más habituales suelen ser una pérdida de peso considerable y de forma muy rápida, fiebres altas, diarreas, fatigas y otros secundarios menos comunes como la aparición de herpes, úlceras o urticarias.

personas con SIDA

Aunque se ha demostrado que el tratamiento contra el SIDA es muy eficaz y ofrece unos resultados realmente positivos, no hay que olvidar que se trata de una enfermedad que ataca directamente a nuestro organismo, provocando daños graves en gran parte de nuestros órganos vitales y principalmente a nuestro sistema inmunológico. Por este motivo, en el caso de que seamos personas seropositivas siempre debemos llevar a cabo medidas preventivas por si en algún momento la enfermedad nos ataca de forma más acusada.

Y para evitar contagiarnos del virus lo que hay que tener en cuenta es que siempre debemos tener relaciones de una forma segura y controlada. En los últimos años debido a los progresos que se han realizado en el sector y en la lucha contra el VIH hemos visto cómo parte de la sociedad, sobre todo entre los jóvenes, tenía más tendencia a olvidarse de la protección en sus relaciones. No es ni mucho menos algo que debamos tolerar ni creer que es conveniente. En realidad nunca hay que perderle el miedo al SIDA, porque aunque ya está controlado nadie querrá vivir con sus efectos por voluntad propia. Siempre es recomendable que vivamos lo más sanos posibles y que evitemos cualquier tipo de afección que reduzca nuestro nivel de salud. Esta forma de pensar se tiene que aplicar tanto al VIH como a cualquier otro tipo de virus que podamos contraer por no tener cabeza cuando hacemos ciertas cosas.

La batalla contra el VIH está ganada en cierta manera, pero depende de todas las personas el seguir adelante para que esta victoria sea permanente y que así no tengamos que lamentarnos de nada. La humanidad trabajando en conjunto por un objetivo común es poderosa, así que nunca debemos olvidarnos de tener cuidado en nuestro día a día. De esta forma podremos alcanzar un futuro en el cual la lucha contra el SIDA no solo se gane en una parte, sino que la victoria sea absoluta y el virus desaparezca en un abrir y cerrar de ojos.

Foto: typographyimagesbigblockbobber

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...