¿Qué síntomas tiene el cáncer de estómago?

El cáncer de estómago tiene unos síntomas que pueden ayudar a detectar la enfermedad a tiempo para combatirla con más facilidad.

Cáncer de estómago

Hace unos días hablamos de los síntomas del cáncer de próstata y os comentamos lo importante que resulta estar informados de ello para cazar a tiempo la enfermedad con el objetivo de bloquearla lo antes posible. También mencionamos que en los próximos días iríamos hablando de otras versiones del cáncer y de sus síntomas, porque si con nuestras palabras podemos ayudaros a alguno de vosotros a detectar la enfermedad nos sentiremos muy satisfechos. Así que volvemos a la carga con una nueva publicación en la cual hablamos de los síntomas del cáncer de estómago.

Tengamos en cuenta que como suele ocurrir, algunos de los síntomas del cáncer no tienen que ser indicativos absolutos de sufrir esta enfermedad, aunque la unión de muchos de ellos puede llevar a que tengamos una pista sobre ello. En este sentido hay que fijarse, como primer síntoma, en la posibilidad de que suframos de forma frecuente altos niveles de acidez en el estómago, así como indigestiones constantes.

A esto también debemos vincular el malestar en el estómago, además de dolores frecuentes que hagan que nos retorzamos después de las comidas, especialmente cuando estamos haciendo la digestión. En relación a ello lo mismo podemos decir de la presencia de vómitos y nauseas. Podemos vomitar por muchas razones, pero de hacerlo de forma habitual habrá que tenerlo en cuenta. En especial, los vómitos más relacionados con el cáncer de estómago son aquellos que se producen después de comer y en los que la comida se expulsa en su forma más sólida.

Es posible que no tengamos vómitos, pero que algo que nos ocurra con frecuencia sea sufrir diarreas frecuentes sin tener una explicación significativa. En el caso de que seamos personas que sufren este tipo de problema al evacuar desde hace tiempo y por un motivo contrastado (como que tengamos una condición determinada en el estómago) no habrá que darle tanta relevancia. Sí es más preocupante cuando las diarreas se producen de forma repentina y se mantienen a lo largo del tiempo sin que le encontremos explicación.

También tenemos que fijarnos en si al acabar de comer sufrimos una hinchazón en la zona del estómago. La justificación posible de ello es que hayamos comido demasiado, pero si nos ocurre siempre quizá sea por algo más preocupante. Además, fijémonos en si tenemos dificultades para tragar o si de repente hemos comenzado a tener menos hambre de la habitual.

A estos síntomas se les unen otros más avanzados que denotan que estamos en un estado más preocupante de la enfermedad, como que perdamos mucho peso sin explicación, que vomitemos con sangre o que nos sintamos siempre agotados.

Foto: MabelAmber

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...