¿Qué nueva vacuna aporta esperanza contra la tuberculosis?

La tuberculosis recibe un nuevo golpe por el desarrollo de una nueva enfermedad que está aportando muy buenos resultados.

Vacuna

A pesar de que sea frecuente pensar que la tuberculosis es una enfermedad antigua con una tasa de mortalidad reducida, la realidad es bien distinta. Hay muchos países, sobre todo aquellos que no están desarrollados, en los cuales una gran parte de la población se expone a esta afección, sufriéndola en altos porcentajes. Al tratarse de una enfermedad muy peligrosa son muchos los casos de personas que fallecen debido a ella, lo que nos hace soñar con el día en el que exista una vacuna absolutamente efectiva.

Tan solo en 2017 se detectaron alrededor de 10 millones de casos de tuberculosis en el mundo y más de 1,6 millones de esas personas terminaron falleciendo según los datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es evidente que el problema persiste y es por ello que expertos y científicos se han puesto manos a la obra para dar con el tratamiento adecuado, tanto de prevención como para aquellos que ya han desarrollado la enfermedad.

La esperanza actual, lo que algunos expertos han denominado como un “milagro”, está representado en la forma de la vacuna M72/ASO1E, que podría acabar definitivamente con el problema de la tuberculosis en el mundo.

La M72/ASO1E ha sido desarrollada por GlaxoSmithKline, compañía farmacéutica con presencia mundial a la que también conocemos con las siglas GSK y de la cual es posible que hayamos utilizado alguno de sus medicamentos en un momento u otro. Se trata de una vacuna que ha dado un porcentaje de éxito en pacientes de tuberculosis del 54%, algo que es realmente destacable, porque hasta ahora ningún tratamiento existente daba una probabilidad de cura o mejora que superara el umbral del 50%. Al menos hasta hoy.

La vacuna, que fue presentada en la 49 conferencia de la Union, que se realiza en la Haya de forma anual, ha creado una gran expectación después de haber informado de los procesos que se han llevado a cabo para conocer realmente cómo iban a ser los resultados. Eso sí, parece ser que de momento esta vacuna solo es efectiva para aquellas personas que ya han desarrollado tuberculosis, aunque los expertos aseguran que esto es un gran paso y que de ahí se podrían sacar otras vacunas y tratamientos de prevención.

Enfermedad

En el año 2014 se llevó a cabo el último ensayo de la fase 2b en relación a esta vacuna. Los lugares elegidos fueron Zambia, Sudáfrica y Kenia, puesto que en estas regiones hay una alta tasa de desarrollo de esta enfermedad. Para poder obtener los mejores y más exhaustivos resultados, se escogieron a más de 3.000 personas a las que se les inyectó dicha vacuna. Después de un largo periodo de seguimiento y tras dos años de trabajo, se detectó que la vacuna había hecho efecto y que el nivel de protección era del 54%. Un porcentaje que ha creado esperanza. A pesar de este éxito, los científicos aseguran que aún queda un largo camino por recorrer y que es conveniente seguir haciendo pruebas y pasar a una fase 3 para seguir comprobando la efectividad de la vacuna y mejorar sus componentes si fuera necesario.

La enfermedad de la tuberculosis lleva presente en el mundo desde hace muchos años y ha sido curable en muchos casos, aunque aún siguen falleciendo personas por ella. A medida que ha ido pasando el tiempo se han creado nuevos tratamientos para poder frenar los efectos de la enfermedad o intentar curarla. El tratamiento más común era la clásica vacuna de Bacillus Calmette-Guérin, conocida como BCG. Aunque se utiliza desde hace mucho, esta vacuna no es 100% efectiva, puesto que actúa mejor en niños que en adultos, pero con la desventaja de tener un breve periodo de efectividad. Por este motivo los adultos y adolescente no estaban exentos del peligro tan solo por haber recibido la vacuna en la infancia. La opción que ha surgido ahora aporta un mayor volumen de esperanza, dado que actúa de la misma forma sea cual sea la edad de quien la reciba.

La sociedad está muy mentalizada de los riesgos que acarrea una enfermedad como la tuberculosis y de cómo es importante prevenir y tratar todos los casos que se detecten a la mayor celeridad. También se están realizando estudios exhaustivos que permitan que los niños que habitan en hogares donde haya adultos con tuberculosis puedan aumentar sus defensas e intentar mantenerse al margen de la enfermedad. En estos casos se está recomendando inyectar dosis de las vacunas actuales durante largos periodos de tiempo de manera que ayuden a los cuerpos a protegerse ante el posible riesgo. Ante todo se busca reducir la cantidad de enfermos de tuberculosis y de limitar la presencia de la enfermedad en aquellas partes del mundo donde todavía es una causa de muerte demasiado común. Pero en general parece que los especialistas avanzan por buena dirección para que la batalla contra la tuberculosis acabe de una vez por todas.

Foto: jarmolukWikiImages

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...