¿Qué indican las pesadillas que tenemos sobre nuestra salud?

¿Nos quieren decir algo las pesadillas que tenemos con nuestro estado de salud? ¿qué relación tienen?

Bosque oscuro

Las pesadillas no son precisamente un plato de buen gusto para nadie, entre otras cosas porque sabemos que en el momento en el cual tenemos una de ellas el miedo se puede apoderar de nosotros. Así es, y es que siempre que nos referimos a las pesadillas las relacionamos inmediatamente con una sensación de angustia, pánico o miedo. Aunque no estamos muy lejos de la realidad, también es importante comentar que las pesadillas tienen una estrecha relación con nuestra salud. Dependiendo de la pesadilla que tengamos, los síntomas que presentemos o el momento en el que la hayamos tenido, puede que sea un indicador clave de problemas de salud que podemos estar padeciendo y que aún no conocemos.

Entonces… ¿qué es en realidad una pesadilla? La definición correcta de pesadilla es que se trata de un momento de nuestro sueño que aunque puede parecer real, en realidad no lo es, lo que provoca a menudo que nos despertemos sobresaltados. Por norma general, las pesadillas suelen provocar miedo, aunque también es habitual que las personas que las padecen presenten tristeza, ira, frustración o culpa, entre otras emociones similares.

Según los expertos en la materia y los diferentes estudios que se han realizado, los temas más frecuentes que se suelen repetir en las pesadillas de la mayoría de las personas pasan por situaciones como ser perseguidos, estar cerca de una presencia maligna o sufrir agresiones. Los mismos especialistas aseguran que la mayoría de las personas tienen una pesadilla a la semana de media, aunque lógicamente este número puede variar dependiendo de la situación de nuestra vida en la que nos encontremos.

Como te comentábamos, las pesadillas pueden llegar a ser un gran indicador de nuestra salud, pueden darnos pistas para conocer si padecemos alguna enfermedad o si estamos desarrollando una afección sin darnos cuenta.

Pesadilla

¿Qué nos pueden contar estas pesadillas?

Lo normal es que las personas que sufren pesadillas de forma frecuente sean aquellas que padecen enfermedades como la depresión o la ansiedad. Es habitual que este estado en el que nos encontramos cuando estamos despiertos se extrapole a las horas de sueño. Nuestro cerebro trabaja de manera inconsciente, nosotros en un principio no nos damos cuenta, pero cuando se produce la pesadilla sufrimos las consecuencias, las cuales a veces pueden llegar a ser graves. Para entender mejor todo lo que ocurre mientras tenemos una pesadilla es importante saber cuáles son las etapas del sueño de un ser humano. En concreto tenemos cuatro. Las tres primeras se suceden de forma consecutiva y están relacionadas con un movimiento ocular muy lento. Dicho movimiento es el que nos lleva hasta la cuarta y última fase: conocida como REM, que se caracteriza porque el movimiento ocular es mucho más rápido y es donde habitualmente se suceden los problemas de sueño o las pesadillas.

Tanto los sueños como las pesadillas se dan en esta fase REM y, dependiendo de las mismas, podemos saber si estamos desarrollando una u otra enfermedad. Por ejemplo, algunos expertos han analizado a personas que suelen tener con frecuencia pesadillas en esta fase y, tras un estudio exhaustivo, han determinado que, las acciones y situaciones que experimentaban en esos momentos, estaban estrechamente relacionadas con el desarrollo de enfermedades mentales como la demencia. De igual modo, todos los datos que se recopilaron en estos estudios establecieron que muchas de estas personas que sufrían pesadillas en la fase REM tenían o iban a padecer Parkinson e incluso se ha relacionado todo esto con atrofias musculares simples, entre otras afecciones. En cualquier caso, las pesadillas pueden darnos las bases para saber que padecemos enfermedades cerebrales o neuronales y es que están estrechamente ligadas con la degeneración de varias áreas de nuestro cerebro.

Las pesadillas y la salud emocional

Como ya te hemos adelantado en el apartado anterior, tanto el sueño como las pesadillas tienen una gran relación con nuestra salud emocional y es por ello que es habitual decir que si se tienen pesadillas, la persona en concreto está pasando por una depresión o una crisis de ansiedad en su vida. Esta no es una afirmación exagerada, tiene sus fundamentos, sobre todo si hablamos de personas que sufren depresión. Para un mejor entendimiento debes saber que el sueño habitual que tiene un ser humano suele tener una duración de unos 100 minutos aproximadamente. Este tiempo se divide en las cuatro fases del sueño, siendo la última la REM que se sucede entre los 90 y 100 minutos últimos del proceso.

noche

En el caso de que tengamos un sobresalto en este periodo de tiempo puede ser algo puntual y no tenemos de qué preocuparnos, sin embargo, si las pesadillas o las alteraciones del sueño se producen mucho antes de llegar a esta fase REM, es decir, a los 40, 50 o 60 minutos, debemos tener claro que se trata de un indicador que nos muestra que podemos estar depresivos. Cuando sufrimos pesadillas a menudo, uno de nuestros actos reflejos es acudir al médico para que nos ponga un tratamiento. Es algo normal y cuanto menos satisfactorio, sin embargo, antes de realizar un diagnóstico el doctor seguro que nos pregunta si hemos experimentado algún cambio en nuestras vidas de forma reciente. Por si no lo sabías, cualquier cambio en nuestra rutina por insignificante que sea puede suponer que tengamos un trastorno del sueño acusado y por consiguiente desarrollar afecciones que hasta ese momento no teníamos.

Al hablar de cambios nos estamos refiriendo a tener otra alimentación, realizar otro tipo de actividades, tener otro trabajo, haber tenido hijos… cambios habituales en la vida de una persona que pueden producirle un verdadero caos. Es por ello que debemos estar atentos a nuestro sueño a la vista de que este puede decirnos mucho de nosotros y de lo que nos puede estar pasando. Además, es importante hacer hincapié en la idea de que los sueños y las pesadillas también se relacionan estrechamente con otro tipo de enfermedades. El asma o la apnea del sueño suelen ser las más comunes en estos casos, pero los sueños y pesadillas también pueden darnos a conocer dolores crónicos. No queremos decir con esto que a través de nuestro sueño podamos determinar cualquier tipo de enfermedad que podemos estar padeciendo, pero sí es cierto que podemos descubrir afecciones que pueden que nos estén haciendo daño. Eso sí, lo normal es que las enfermedades de las que hablemos tengan relación con el cerebro, el sistema nervioso, depresiones… son las más habituales, pero no podemos descartar nada.

En cualquier caso, si vemos que nos encontramos en una situación similar, lo principal es analizar si hemos tenido algún cambio en nuestras vidas e intentar llevar una vida saludable. Por supuesto, es muy importante acudir al especialista en el caso de que necesitemos un tratamiento personalizado, y sobre todo jamás hay que ponerse nerviosos. Los trastornos del sueño suelen ser comunes en muchas personas, de hecho los expertos aseguran que la población sufre este tipo de trastornos al menos una vez en la vida. Todo tiene solución, lo único que hay que hacer es saber leer bien las pistas que nos da nuestro cuerpo y darle el tratamiento adecuado para que podamos volver a conciliar ese sueño rápidamente y olvidarnos de las pesadillas de una vez por todas.

Foto: Free-Photoscocoparisiennedarksouls1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...