¿Qué hábitos pueden reducir la aparición del alzheimer?

Con estos consejos que compartimos con vosotros seréis capaces de prevenir la aparición del alzheimer.

Medidas contra el alzheimer

La demencia es uno de los principales problemas que afecta a un gran número de personas en el mundo, y una de las enfermedades más comunes en este sentido es el alzheimer, que cada vez con más frecuencia afecta a una mayor cantidad de personas. Aunque se trata de una afección que no tiene cura, muchos expertos aseguran que nuestros hábitos diarios pueden afectar mucho al desarrollo del alzheimer. Por este motivo algunos especialistas aconsejan modificar ciertos hábitos como método de prevención y así evitar que esta enfermedad se desarrolle de una forma más rápida.

Los factores de riesgo que pueden favorecer a la aparición del alzheimer son 7 principalmente, como es el consumo de tabaco, problemas de hipertensión, diabetes, depresión, sedentarismo, una baja educación y padecer obesidad en la edad adulta. Todas estas cosas se pueden prevenir adquiriendo hábitos de vida saludable, por lo que vamos a explicarte algunos de los que son recomendables adoptar para prevenir la aparición del alzheimer.

1. Dormir las horas adecuadas

En la época en la que vivimos parece que todo el mundo andamos con prisa, tanto es así que apenas dejamos que nuestro cuerpo descanse y duerma lo necesario. Los especialistas aconsejan que las horas de sueño deben oscilar entre 7 y 8, pero no todo el mundo cumple este requisito. Es fundamental que le demos a nuestro cuerpo el descanso que necesita, puesto que la falta de sueño se ha demostrado que puede ser un factor muy influyente a la hora de la aparición del alzheimer. Por tanto, es esencial como método preventivo que durmamos las horas aconsejadas por los expertos.

2. Evitar situaciones de estrés

En relación con el punto anterior también tenemos que decir que el estrés, para muchas personas, se ha vuelto una constante en nuestras vidas. Son muchas las actividades que queremos llevar a cabo a lo largo del día y en algunas ocasiones la falta de tiempo o la presión que conllevan pueden desencadenar en un cuadro de estrés que se convierte en crónico en muchos casos. Hay que evitar vivir estresados constantemente, ya que al igual que ocurre con la falta de horas de sueño, varios estudios médicos han demostrado que el vernos expuestos a situaciones de estrés asiduamente afecta a partes del cerebro. Principalmente se ven afectadas aquellas que están relacionadas con la memoria, lo que favorecería a que se desarrollara el alzheimer con más rapidez.

3. Realizar ejercicio diario

A medida que nos hacemos mayores solemos dejar de lado la actividad física y nos volvemos más sedentarios. Como hemos comentado anteriormente, el sedentarismo es uno de los factores de riesgo que favorece la aparición de esta enfermedad. Por ello nunca debemos abandonar la práctica deportiva. Ya sea acudir a un gimnasio, jugar a algún deporte o simplemente correr un poco, es más que suficiente para prevenir el alzheimer. En cualquier caso, los expertos siempre aconsejan que como mínimo debemos caminar todos los días unos 30 minutos aproximadamente, aunque hay muchos más ejercicios que podemos realizar como sustitución si no podemos salir a caminar.

4. Relacionarnos socialmente

El estar en contacto con otras personas ayuda mucho a prevenir el desarrollo del alzheimer. Quedar con amigos, participar en actividades colectivas, apuntarnos a grupos como pueden ser de teatro, lectura… todo favorece a que nuestro cerebro se mantenga activo y podamos seguir desempeñando nuestras tareas diarias de manera autónoma durante un largo periodo de tiempo. Es fundamental que nuestra vida social sea plena, ya que “encerrarnos” en nosotros mismos puede traernos consecuencias graves respecto a esta enfermedad.

Enfermedad del alzheimer

5. Hacer una dieta equilibrada

Como ocurre con la mayoría de enfermedades, la alimentación es otro aspecto fundamental para prevenirlas. En el caso del alzheimer ocurre exactamente lo mismo, por eso es recomendable que adoptemos una dieta equilibrada. La más aconsejable es la mediterránea, puesto que los expertos aseguran que es la que aporta un mayor número de beneficios a nuestro organismo. Nos referimos, por ejemplo, a consumir fruta, verduras, cereales y sobre todo mucha agua. En definitiva, una alimentación variada, dejando a un lado las grasas saturadas o los productos que puedan aumentar nuestro colesterol.

6. Estimular nuestras capacidades cognitivas

Un último punto que queremos comentarte es que también es importante para prevenir la aparición del alzheimer el poder llevar a cabo la estimulación cognitiva. Con esto nos referimos a realizar actividades que “despierten” nuestro cerebro y que lo hagamos trabajar. Por ejemplo, una buena idea es estudiar un nuevo idioma o apuntarnos a clase de pintura. También es frecuente intentar aprender a tocar un instrumento… Es decir, lo que se pretende con esto es seguir manteniendo ocupado el cerebro, buscando nuevas metas donde la memoria, la atención y la percepción sean principales protagonistas y sigan en funcionamiento.

Con estos hábitos podremos prevenir la aparición y el desarrollo del alzheimer. No hay que olvidar que esta enfermedad es más frecuente en personas que superan los 65 años y por ello no podemos abandonar este tipo de prácticas a medida que nos hacemos mayores.

Foto: geraltgeralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...