¿Qué efectos negativos puede tener dormir poco?

Los problemas que podemos tener si no dormimos el tiempo suficiente son realmente elevados y preocupantes.

loneliness-3516085_1280

En ocasiones hemos hablado de los beneficios que tiene dormir las horas adecuadas y darle así a nuestro cuerpo el descanso que necesita. Pero lo que no es tan habitual es hablar de aquello que nos puede ocurrir si no dormimos lo suficiente. Y a la hora de entender las razones por las que deberíamos dormir más, es algo fundamental. Incluso es muy posible que ya estemos sufriendo alguno de estos efectos secundarios debidos a que quizá estamos durmiendo seis horas o hasta una cantidad menor. Recordemos que la media recomendable son 8 horas, aunque también somos conscientes de que hay excepciones en las que con una o incluso dos horas menos es posible disfrutar de una vida sin ningún tipo de efecto negativo.

1. Ser menos sociables

Se han realizado distintos estudios y análisis en los que se llega a la conclusión de que quienes duermen poco son personas menos sociables. Lo interesante es que esto no solo se aprecia como un efecto del comportamiento de estas personas respecto a las demás, sino que también se detecta como algo visible a simple vista. Por ejemplo, un estudio que se realizó con un gran grupo de personas determinó que aquellas que no habían dormido suficiente parecían menos abiertas a la colaboración o a la relación con los demás.

2. Nos alejamos de los demás

Relacionado con el punto anterior está esta consecuencia directa: las personas que dormimos poco tendemos a encerrarnos en nosotros mismos y a buscar menos apoyo por parte de los demás. Si no dormimos estamos menos abiertos emocionalmente y buscamos tener un mayor espacio entre nosotros y las personas que nos rodean. Eso nos acabará pasando facturas en muchos aspectos de la vida, en el trabajo, en las relaciones con amigos y familia o en momentos esporádicos como cuando interactuamos con los dependientes de una tienda.

3. Somos más solitarios

Quienes no duermen suficientes horas tienen tendencia a recluirse en sí mismas y a vivir una vida más solitaria. Son parte de los rasgos que se atribuyen a su personalidad como efecto directo de no dormir demasiado. Nos aislamos, sentimos que no necesitamos nada del exterior y que nos encontramos perfectamente con esta forma de vivir al margen de la sociedad salvo para las cuestiones laborales o el contacto esporádico con la familia. De forma relacionada, aislarnos y sentirnos solitarios también puede llevar a que se produzcan problemas en los patrones de sueño y que durmamos menos, por lo que al final termina siendo un problema en ambas direcciones.

4. Problemas de aprendizaje

Durante el proceso de sueño nuestra memoria está trabajando y de lo que se ocupa es de recordar mejor aquello que hemos hecho o aprendido en las horas previas. Si no dormimos bien lo que estamos haciendo es ponerle piedras en el camino a este proceso de consolidación. Por otro lado, al dormir menos, cuando nos despertamos no tenemos un nivel de concentración adecuado, ni de estado de alerta o razonamiento. Solemos necesitar más tiempo del habitual para despertar nuestra mente aunque nuestro cuerpo ya esté en movimiento.

woman-1814968_1280

5. Se reduce la testosterona

Si hemos notado que últimamente tenemos menos interés por tener relaciones íntimas con nuestra pareja el problema es posible que se encuentre en la falta de sueño que sufrimos. Los niveles de testosterona se reducen y esto nos hace tener una libido inferior.

6. Nos exponemos a enfermedades

Aunque no se trata del único motivo que nos podría llevar a ello, sí es cierto que hay distintas enfermedades a las que oles estamos abriendo la puerta si no tenemos una costumbre adecuada sobre las horas a dormir. Entre otros problemas podemos llegar a sufrir ataques al corazón, alta presión sanguínea, infartos o diabetes. Todo ello afecta directamente a la resistencia de nuestro sistema inmune y esperanza de vida, por lo que tenemos que asegurarnos de arriesgarnos lo menos posible a sufrir alguna de estas enfermedades.

7. Dormir poco deprime

La depresión es un problema que se atribuye de una manera frecuente con quienes duermen poco. Nos sentimos deprimidos y decaídos cuando dormimos menos horas de lo habitual. Uno de los muchos estudios realizados sobre el tema indicaba que las personas que dormían poco tenían cinco veces más posibilidades de acabar desarrollando problemas relacionados con la depresión. Y los expertos indican que para detectar si se está produciendo un estado de depresión en una persona uno de los factores que hay que comprobar es cuántas horas está durmiendo de manera habitual. Por lo tanto, podemos entender que la depresión y el dormir poco siempre van de la mano y que uno de los problemas depende del otro en ambas direcciones.

8. Engordamos

Algunos de los principales expertos en dietas y programas de adelgazamiento indican que es posible que las horas de sueño sean uno de los factores que más ayuden a poder perder peso. El motivo de ello es tanto científico como práctico. Según la medicina, cuando dormimos generamos leptina, mientras que cuando no lo hacemos lo que creamos en mayor cantidad es grelina. El problema de ello es que la grelina despierta el apetito, mientras que la leptina lo suprime. La explicación práctica se explica de una manera tan sencilla como que las horas que pasamos despiertos llevan a que nuestro cuerpo requiera alimento, por lo que comemos más. Además, está demostrado que durante esos momentos de la noche en los que el cuerpo debería estar durmiendo, lo que hace es solicitarnos ingesta de comida que tenga una alta cantidad de carbohidratos o mucha grasa.

woman-1759758_1280

9. Tomamos malas decisiones

No solo vamos a tomar malas decisiones si dormimos pocos, sino que además vamos a ver cómo nuestra condición o práctica relacionada con las horas del sueño de una manera errónea. Esto se debe a que el efecto de dormir poco afecta a nuestro criterio. Seguramente defendamos a capa y espada que dormir poco es lo mejor que hay y que no nos está provocando ningún efecto secundario, pero solo tendríamos que recuperar un nivel de sueño normal para comprobar lo equivocados que estábamos en ese punto de vista.

10. Podemos sufrir problemas graves

En realidad, muchos de los puntos anteriores son indudablemente graves, pero hay otras circunstancias que se pueden producir si dejamos de dormir las horas suficientes. Por ejemplo, hay personas que desarrollan altos niveles de paranoia, de estado persecutorio, grandes cargas de ansiedad o incluso instintos suicidas. Hay que tener mucho cuidado con lo que nos ocurre cuando no dormimos el tiempo suficiente, dado que nos puede ayudar más de lo que imaginamos a nuestra vida diaria.

Otra de las consecuencias negativas es que suframos episodios de micro-siestas, algo que no es tan frecuente, pero que puede llegar a pasarnos. Nos referimos a la circunstancia por la cual podemos quedarnos dormidos durante breves periodos de tiempo a lo largo del día sin explicación alguna y en cualquier tipo de momento. Solo con imaginar que nos pueda ocurrir algo así ya podemos ver que se trata de algo realmente complicado y problemático. Por ello siempre tenemos que intentar dormir el tiempo suficiente y aunque un día nos acostemos más tarde de lo habitual, no convertirlo en una costumbre. Las posibles consecuencias negativas son demasiado graves y numerosas como para darles la espalda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...