¿Por qué nos pican los mosquitos?

Todos los veranos, los mosquitos nos pican, causándonos una sensación desagradable de picor. Solo pica las hembras -y no de todas las especies- para asegurar su descendencia. Una substancia anticoagulante que utilizan con nosotros es la responsable del picor.

Este año no ha sido una excepción, y como todos los veranos los mosquitos no han faltado a su cita con nuestra sangre. Estos insectos, que tienen el cuerpo alargado, pequeño y oscuro son uno de los mayores inconvenientes del verano. Sus picaduras son todo un suplicio para sus víctimas, especialmente si somos alérgicos a ellas. Seguro que más de uno se ha despertado con el cuerpo lleno de unas ronchas que la noche anterior no tenía después de que algún mosquito se haya dado un festín con él. Pero, ¿sabemos la razón por la que nos pican?

Antes de nada, hay que saber que ni todos los mosquitos ni todas las especies pican: solo pican los mosquitos hembra, a los machos el néctar de las flores les basta para alimentarse. Para garantizar su descendencia, los mosquitos hembra buscan las proteínas que tenemos en la sangre. La piel tan fina que tenemos las personas les resulta más fácil de atravesar que las de otros animales como perros, vacas o aves, por lo que los seres humanos somos sus víctimas preferidas. Eso si, hay especies de mosquitos ‘especializadas’ en picar a un tipo de animales determinado, como pueden ser las aves. Cuando las hembras no tienen suficiente alimento con la sangre, recurren al néctar de las plantas.

Los mosquitos pican para garantizar su descendencia.

Cuando un mosquito encuentra su víctima, le perfora la piel con su trompa hasta llegar a alguna de las pequeñas venas que recorren el cuerpo humano. A la vez que nos extraen la sangre, dejan ir una substancia que evita la coagulación de la sangre, ya que si se coagulara no nos la podrían succionar. Precisamente este anticoagulante hace que nuestro sistema inmune reaccione con esa sensación tan desagradable de picor, ya que es un elemento externo al que el cuerpo no está acostumbrado. Para seleccionar a su víctima, se guían por el gas carbónico que desprendemos las personas, lo que explica que haya gente más propensa que otra a ser atacada por un mosquito.

En occidemte las picaduras de mosquito no deberían presentar ningún problema de salud serio, más allá del picor que nos producen o de alguna reacción alérgica, pero en algunos lugares del planeta transmiten enfermedades tan peligrosas como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla. Aunque la propia naturaleza presente mecanismos propios para controlar la población de mosquitos, como los murciélagos o anfibios que se alimentan con ellos, las personas también podemos combatirlos. Podemos recurrir a los recursos caseros de toda la vida, comprar esrpáis y fumigar toda la casa, poner mosquiteras en las puertas y ventanas o ponernos repelente.

Foto: edans

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...