Identificado el gen responsable de la formación de recuerdos

Científicos del MIT, han hecho un gran descubrimiento al identificar el gen que controla y desencadena el proceso de formación de los recuerdos.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), han identificado el gen que controla y desencadena el proceso de formación de los recuerdos. El descubrimiento podría ayudar a definir la ubicación de la memoria en el cerebro humano.

El MIT ha descubierto el gen de la memoria

Hasta la fecha, no se conocía un lugar exacto donde ubicar nuestra memoria, pues ésta parecía estar diseminada a lo largo y ancho de áreas especializadas de nuestra corteza cerebral.

Así, algunas regiones del córtex temporal almacenan nuestros primeros recuerdos, el significado de las palabras está guardado en la región central del hemisferio derecho y los datos de aprendizaje, en el córtex parieto-temporal. Por otra parte, muchos de nuestros automatismos están almacenados en la zona del cerebelo, donde se integran las vías sensitivas y motoras.

Los científicos del MIT, dirigidos por la investigadora Ying xi Lin, han centrado su estudio en un gen concreto, el” Npas4”, que parece activarse en el mismo momento que nuestro cerebro recoge nueva información y experiencias del entorno.

Además, el estudio ha desvelado que el gen Npas4 está más que presente en la zona del denominado hipocampo, que no por casualidad, es el responsable de la denominada “memoria a largo plazo”.

El proceso de creación de recuerdos parece ser que se debe a la alteración de las conexiones (o sinapsis) entre las células cerebrales o neuronas. Este proceso requiere de la activación de numerosos genes presentes en dichas células y la modificación de sus conexiones y es ahí precisamente donde interviene el recién descubierto gen.

Es decir, el Npas4 sería el gen coordinador y modificador de otros genes presentes en la sinapsis, cuya modificación de comportamiento parece ser la forma en que nuestro cerebro transforma la información recibida del exterior y la almacena en forma de recuerdos.

Aunque aún no se sabe cómo funciona exactamente ese proceso, el descubrimiento bien podría abrir las puertas en un futuro cercano, al tratamiento de muchas enfermedades como Síndrome de Korsakoff o la amnesia anterógrada (tratada en el film Memento), que impide a estos enfermos generar recuerdos nuevos tras un trauma.

Pero el equipo de científico va más allá, pues planean analizar el proceso completo de formación de la memoria para identificar si las mismas neuronas que se activan por mediación del Npas4 cuando son formados los recuerdos también se activan cuando se recupera la memoria.

Con ello, se podría definir con exactitud qué neuronas están presentes en el almacenamiento de recuerdos particulares y curar otras enfermedades de tipo amnésico. No aquellas en las que es imposible generar recuerdos nuevos sino aquellas en lo que lo imposible es recordarlos tras una fecha concreta, y quién sabe si quizás estas investigaciones tengan aplicación también en enfermedades como el Alzheimer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...