Desarrollan una interfaz para que las personas paralizadas puedan comunicarse

Un equipo de científicos de la Universidad de Utah ha comenzado a desarrollar un interfaz cerebral que permitiría a las personas que padecen parálisis severas poder comunicarse de forma básica, al ir conectado a las zonas del cerebro responsables del habla mediante electrodos inalámbricos.

Desde hace tiempo se viene trabajando para intentar que las personas afectadas por parálisis severas que les impiden ejecutar movimientos puedan comunicarse de algún modo. Para facilitárselo, se han probado diversos sistemas. Uno de los más recientes es colocar electrodos en el interior de su cerebro y conectarlos a un ordenador pero esta técnica entraña riesgos de infecciones y otros efectos secundarios.

Sin embargo, un nuevo interfaz que se está desarrollando en la Universidad de Utah por el equipo del bioingeniero Bradley Greger es mucho más seguro, ya que los electrodos se sitúan en la parte externa del cerebro -sin penetrar en su masa- sobre las áreas del lenguaje.

Foto de la Universidad de Utah

Una vista de la Universidad de Utah, donde se está desarrollando el proyecto

El dispositivo, que aún necesita ser perfeccionado durante un tiempo para poder comenzar a ser utilizado en ensayos clínicos, fue probado en un voluntario con ataques graves de epilepsia.

Implantándole estos electrodos especiales en los centros cerebrales del habla, los científicos consiguieron grabar las señales del cerebro cuando el paciente leía de forma repetida las diez palabras que pueden resultar más útiles para comunicarse –‘si, no, caliente, frío, hambre, sed, hola, adiós, más, menos’-.


A continuación, intentaron descifrar qué señal cerebral correspondía a cada palabra y lo lograron en un buen número de casos, aunque la cantidad de errores aún fue elevada. Por ello, la técnica debe ser todavía perfeccionada.

No obstante, en el momento en que el dispositivo esté completamente desarrollado, su funcionamiento sería sencillo: se instalarían unos electrodos inofensivos en la parte externa de la cabeza -en la zona donde se sitúan las áreas del habla- y, en contacto inalámbrico con un ordenador, éste descifraría lo que el enfermo trata de comunicar.

Foto de unos electrodos

El dispositivo funciona con unos electrodos inalámbricos

No es necesario decir el beneficio en calidad de vida que ello supondría para cualquier persona que padezca parálisis severas como las producidas por ictus cerebrales, traumatismos u otras enfermedades como la de Lou Gehrig.

No obstante, como decíamos, se trata de un dispositivo que se encuentra dando sus primeros pasos. Aún deben perfeccionarse los electrodos para que puedan ir situados en la parte externa del cráneo en vez de en su interior y también debe mejorarse la interpretación de las señales cerebrales para eliminar el margen de error que aún existe.

Por todo ello, todavía tendrán que pasar cierto tiempo para que puedan comenzar los ensayos clínicos. Pero, indudablemente, se trata de una esperanza para que estas personas puedan mejorar su condiciones de vida.

Fuente: Amazings Ciencias.
Fotos: Universidad de Utah: Cryostasis en Flickr | Electrodos: Lisa Brewster en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...