Dejar de fumar

En esta entrada aprendemos un método efectivo, básico y sin costo que nos permite abandonar la adicción a la nicotina. Se necesita el apoyo de amigos y familiares pero el resultado final depende de uno mismo y de la convicción y seriedad para afrontar este proyecto.

Los fumadores que desean liberarse de la adicción a la nicotina no lo tienen nada fácil ya que ninguna adicción es puramente química. También deben considerar el aspecto ritual y social que envuelve la adicción para poder elaborar una estrategia que resulte exitosa. Será también de suma importancia la ayuda y apoyo de familiares y amigos pero nunca se debe perder de vista que el verdadero cambio viene desde el interior de uno.

Fijadas estas consideraciones generales debemos comenzar por lo primero y es identificar con claridad las razones por las que se quiere dejar la nicotina. Cada persona es una historia diferente y por tanto tiene motivaciones distintas como puede ser la salud de sus hijos o el establecimiento de una enfermedad derivada de la adicción a la nicotina. El fijar la razón y por tanto el objetivo aportará mucha fuerza y efectividad a la causa.

Lo segundo será establecer con igual claridad el día de inicio de la retirada de la adicción, de preferencia que no sea más lejano que una semana hacia adelante. Esto evitará la falta de convicción o disolución del proyecto. Y mientras se arriba al día debemos ir empezando a disminuir ya el consumo de nicotina para no acusar el golpe en seco. Para afirmar nuestra posición debemos compartir nuestros objetivos con los familiares y amigos, decirles cuál es la mejor manera en la que nos pueden brindar su ayuda.


Si en el camino se puede conseguir a otra persona que esté decidida a abandonar la nicotina enhorabuena, así obtendrán fuerza uno del otro. Otra medida importante es escribir las horas del día en las que uno se siente más vulnerable a recaer. Sabiendo y teniendo en claro esto, debemos encontrar alguna actividad específica para afrontar estas horas con inteligencia y solvencia. Como siguiente medida debemos establecer una nueva rutina a partir del día de inicio del plan.

Últimamente se trata de una nueva versión de uno mismo y qué mejor que entregarle la nueva rutina para cimentar su propia personalidad. Dentro de esta rutina hay que incluir actividades que nos mantengan relajados y sin estrés como el deporte, algún videojuego e incluso la asistencia a sitios donde esté prohibido fumar. Las primeras semanas del programa son las más difíciles y una excelente manera de canalizar la energía es escribiendo todo acerca del nuevo yo. Registrarlo en un diario, desde las emociones hasta las conversaciones que uno recuerda.

Fotos:

1 rompiendo el habito tomada de flickr por sergis blog

2 fumador tomada de flickr por orsorama

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...