¿Cómo vivir de una manera más saludable con facilidad?

Los hábitos saludables harán que vivamos más y mejor y que no nos tengamos que preocupar de nuestra salud.

correr

Es obvio que cada vez las personas estamos más preocupadas por nuestra salud, es decir nos interesa llevar una vida más saludable, tener hábitos sanos para que así seamos mucho más longevos y podamos mantenernos en forma, además de que es fundamental para cuidar nuestro organismo. En la actualidad existen numerosos trucos para ser más saludable, desde una buena alimentación hasta hacer ejercicio y muchas cosas más.

Sin embargo, hay veces que por falta de tiempo o simplemente por pereza no siempre los llevamos a cabo. Hay que tener en cuenta que debemos intentar ser lo más saludables posible, es fundamental para llevar una vida plena y disfrutar de una buena salud y estado físico. ¿Cómo lo hacemos?, no te creas que es demasiado complicado, de hecho en la lista que te vamos a explicar algunos de los consejos son muy simples y si los realizas de forma correcta notarás enseguida todos los cambios. ¿Quieres llevar una vida más saludable?, entonces te animamos a que apuntes todos los consejos que te damos a lo largo de este artículo.

El ejercicio, una pieza fundamental

Como bien sabemos, para llevar una vida más saludable una de las piezas principales es realizar ejercicio. La actividad física siempre es una buena aliada, siendo por ello que te recomendamos que siempre que puedas lleves a cabo alguna actividad que te guste. Decimos esto porque la motivación también forma parte de todo ello. En muchas ocasiones, aunque estemos concienciados de que tenemos que realizar actividades de este tipo, las terminamos abandonando. No quiere decir que seas por ello un perezoso o que simplemente no te interese mejorar tus hábitos, quizás es que no has encontrado la actividad que te motive y te aseguramos que realizar ejercicio que te guste va a ser mucho más positivo que si haces algo que no te llama la atención.

El truco no es solo la motivación, debes ver cualquier actividad que elijas como una buena oportunidad de aprendizaje. Las personas nos movemos por instintos y, si hay algo que nos gusta, nos mostramos mucho más predispuestos a aprenderlo. ¿Cuál sería tu actividad perfecta? ¿yoga? ¿running? ¿boxeo?, sea la que sea hazla con gusto y mantén tu cuerpo en forma.

Aléjate del sedentarismo

Debido al trabajo muchos de nosotros nos pasamos largas horas sentados. Lógicamente tu trabajo lo tienes que realizar, pero debes saber que estar sentado durante mucho tiempo no es precisamente beneficioso. Para mejorar esta situación lo que podemos hacer es caminar rápido durante 5 minutos por cada hora que estemos sentados en la oficina o en cualquier otro lado. Si hacemos un cálculo matemático exprés, lo habitual es que trabajemos durante 8 horas al día. Si multiplicamos este tiempo por los minutos que nos habremos levantado para estirar un poco las piernas, en total estaremos caminando durante 40 minutos diarios. Es un tiempo bastante aceptable teniendo en cuenta que lo que recomiendan las autoridades son unos 150 minutos. Por tanto, no lo dudes y levántate de la silla siempre que puedas.

ensalada

¿Cómo deben ser las comidas?

En la dieta de la mayoría de las personas solemos encontrarnos una gran cantidad de carbohidratos acumulados, luego una buena porción de proteínas y finalmente, si queda hueco, habrá algo de verduras. Sin duda, esta es la secuencia que más se lleva a cabo, sin embargo según expertos, lo ideal es que realicemos la secuencia al revés. Esto quiere decir que cuando vayamos a llenar nuestro plato de alimentos, la mitad del mismo debe estar destinada a vegetales y la otra mitad restante, la dividiremos en dos partes para incluir alimentos proteicos y otros. De igual modo, los carbohidratos complejos son mejores que los refinados. Así un producto perfecto y más saludable sería el arroz integral, por ejemplo.

Si seguimos estas indicaciones nos aseguramos de que vamos a tomar las cantidades de verduras que son recomendadas, siendo lo habitual dos medias tazas al día. Tomar vegetales es muy beneficioso para la salud porque aumentaremos la ingesta de fibra y, sobre todo, las cantidades de agua que irán a parar a nuestro organismo, ya que la verduras son bastante ricas en este líquido.

Alimentos saludables o no saludables

En muchas ocasiones solemos caer en el error de llamar a los alimentos como malos o buenos. En realidad, si nos paramos a pensar un poco, ningún producto es malo o bueno en sí, más bien son algo más saludables o menos. En el caso de que denominemos a los alimentos de esta manera, ya estaremos haciendo un juicio sobre ellos y, si un día nos llenamos de alimentos malos, podremos sentirnos hasta mal. Para que no ocurra nada de esto intenta siempre llamarlos como saludables o no saludables y así seguro que mejoras tu punto de vista sobre ellos y podrás realizar una dieta mucho más equilibrada.

dormir

Dormir más de forma progresiva

Sin duda alguna, las horas de sueño deben ser sagradas para nosotros. Dormir bien y el tiempo necesario es un grado añadido para llevar una vida más saludable. Sin embargo, no siempre descansamos las horas que necesitamos, sobre todo a medida que vamos avanzando en edad. De esta manera, cuando nos sentimos verdaderamente cansados nos vamos a la cama mucho antes de lo que estamos acostumbrados y un día o dos de forma esporádica podemos llegar a dormir incluso hasta 3 horas más de lo habitual. Esto es un gran error. En realidad no estás haciendo que el cuerpo descanse bien, simplemente lo estás engañando. Para ser más saludables y llevar una vida plena en este sentido, debemos procurar ir durmiendo más poco a poco. Lo conseguiremos si, de forma diaria, aumentamos nuestro tiempo de sueño en 5 minutos. Pasado un tiempo seguro que consigues tener las horas de sueño adecuadas, siendo lo recomendable entre 7 y 9 horas al día para las personas que se encuentran en edad adulta.

Beber agua

Es evidente que el agua es una de las sustancias más fundamentales para la vida, sin ella poco podríamos hacer. Hay que tener en cuenta que los expertos recomiendan que bebamos entre 1,5 y 2 litros de agua al día, pero más allá de todo esto también es conveniente que nos tomemos un vaso de agua justo antes de las comidas. ¿Por qué hacer esto?, muy sencillo. Beber un vaso de agua antes de una comida va a evitar que comamos en exceso. Aunque el agua es una sustancia muy beneficiosa, no podemos olvidar que nos hincha un poco la barriga, por lo que en cuanto nos pongamos a comer ya notaremos una pequeña sensación de saciedad en nuestro estómago. Es por ello que para llevar una vida más saludable el agua no puede faltar en ningún momento.

Mastica bien la comida

A causa de las prisas o porque tengamos mucha hambre, en numerosas ocasiones más que comer engullimos. Esta práctica cada vez es más habitual entre las personas, pero es poco recomendable si queremos ser más saludables. ¿Por qué decimos esto?, pues porque comer a toda velocidad hará que nuestro estómago pueda dañarse, ya que los alimentos no se ingerirán bien. Además, vamos a tener una sensación de hinchazón desde el primer minuto en el que nos metamos el bocado. Para mejorar este hábito lo ideal es masticar tranquilamente. Da igual si eres de trozos pequeños o más grandes, la cuestión es triturar todo lo posible los alimentos, entre otras cosas porque así también conseguiremos que no nos entre una cantidad extra de aire en el estómago y podamos saborear mucho más la comida. No tengas prisa por comer, es algo necesario que debemos hacer tranquilamente.

brochetas

No te prives

Cuando te decimos que no te prives no nos estamos refiriendo a que te atiborres de comida y arrases con todo lo que te pase por delante. Es mucho más sencillo que todo eso. Normalmente cuando terminamos de servirnos en el plato, solemos guardar lo que nos ha sobrado. En ocasiones tener a la vista los alimentos puede hacer que nos entren ganas de comerlos. Esto puede ser simplemente gula y es una sensación que es bastante habitual.

Tampoco tienes que tirar la comida que sobra, te puede servir para otra ocasión. En este sentido, siempre que tengas hambre no dudes en llevarte un alimento a la boca, pero si es saludable mucho mejor claro. Es mejor saciarte en los momentos adecuados que no ingerir luego una cantidad de alimentos desorbitada simplemente porque te has privado en otras ocasiones en las que tu estómago rugía con fuerza. Come cuando lo necesites, saltarte comidas no es para nada beneficioso.

Desglosa tu gran objetivo

Finalmente tenemos que hablarte de los objetivos que nos hemos propuesto para ser más saludables. Normalmente nos ponemos metas y las intentamos ir consiguiendo poco a poco, pero una vez que llegamos a ellas pasamos a otra inmediatamente. ¡Fallo! Lo ideal para lograr de forma adecuada nuestro objetivo es alcanzarlo pero de forma progresiva. Es decir, si por ejemplo todas las noches cenas un sándwich y quieres reducir tu ingesta de pan blanco en horas nocturnas, lo mejor que puedes hacer es ir reduciendo el consumo poco a poco. Tómate primero el sándwich completo, luego simplemente utiliza el pan como complemento para tu comida y así hasta que puedas evitar comerlo o lo consumas de una forma mínima. De nada sirve eliminar ese sándwich de golpe y porrazo en tu dieta. Lo conseguirás uno o dos días, pero seguro que al tercero lo echarás bastante de menos.

Aplicando estos consejos verás que tu vida es más saludable y que te encuentras mucho mejor a lo largo del día. Poco a poco tu vida será mucho más sana de lo que puedas imaginar.

Foto: jill111StockSnapRitaEC_Scott

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...