¿Cómo son los ejercicios que realizamos con el método Sakuma?

El método Sakuma llega desde Japón con la intención de que saquemos partido a todos nuestros músculos.

método Sakuma

Recientemente hablábamos del método Sakuma que nos permite realizar un entrenamiento poco exigente con el cual fortalecer nuestros músculos, perder peso y encontrarnos mejor en términos saludables. ¿Pero cómo son los ejercicios que tenemos que realizar a lo largo del día? El entrenador Kenichi Sakuma se concentra en la idea de usar músculos que habitualmente no aprovechamos y en realizar acciones muy sencillas que no tienen que agotarnos, dado que se pueden llevar a cabo en pocos minutos.

Uno de los cinco ejercicios en los que se basa el método Sakuma está dirigido a la tonificación de los glúteos. Su intención es que se produzca una tonificación de nuestra cadera y que al mismo tiempo nos ocupemos de que su rotación se corrija de una manera saludable. Con esta actividad también estaremos logrando que los músculos superiores se estimulen, que el volumen de nuestros muslos se reduzca y que luchemos contra el problema del arqueamiento que tienen algunas personas en las piernas.

Para comenzar tenemos que encontrarnos en posición boca abajo. Ahora llevamos a cabo un cruzamiento de los tobillos asegurándonos de que al mismo tiempo las rodillas están abiertas de forma considerable. Una vez hecho esto llevamos a cabo un movimiento levantando los muslos, que debemos despegar del suelo para que el ejercicio sea efectivo. En este momento levantamos todas las piernas y nos aseguramos de que las rodillas ya no tienen contacto con el suelo. Luego volvemos a la posición inicial para asegurarnos de que hacemos un total de tres repeticiones.

El siguiente de los ejercicios que comentamos está dirigido a que sea el tren inferior de nuestro cuerpo el que pierda parte de su volumen. Con ello lo que haremos será que los muslos adelgacen y que los glúteos estén más levantados. También notaremos que los músculos respiratorios están en un mejor estado, así como los de la pelvis.

Lo realizamos boca abajo también, pero en esta ocasión tenemos que poner las manos en la parte de atrás de la cabeza y asegurarnos de que la barbilla está introducida hacia el interior. Primero hacemos un levantamiento simultáneo de la parte superior de nuestro cuerpo y de las piernas, cerrando estas en presión una contra otra a lo largo de un periodo de diez segundos que podemos contar. Después hacemos un cierre de piernas llevando hacia una posición de empuje durante el mismo volumen de tiempo. Con eso habremos terminado, pero tendremos que repetir hasta un total de tres veces.

Foto: AndiP

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...