¿Cómo se transmite el coronavirus?

Repasamos los peligros a los que nos exponemos actualmente en relación a la expansión que está teniendo el coronavirus.

coronavirus-4817450_1280

En las últimas horas el paradigma de lo que nos preocupaba del coronavirus ha cambiado. Los menos optimistas ya se imaginaban que había que preocuparse acerca de la transmisión aérea, pero de momento no era algo que hubiera sido confirmado por el gobierno chino. No obstante, esto ya ha cambiado con la noticia oficial de que el virus se transmite por el aire, lo que significa que con estar en un lugar donde alguien con el virus haya estornudado antes, ya podemos acabar infectados. Y eso es algo que complica muchísimo la situación y que lleva a que veamos que nos tenemos que comenzar a preocupar más por una epidemia (que no pandemia, de momento) que puede convertirse en uno de los mayores desafíos de la sociedad de los últimos años.

Por lo tanto, hagamos un ejercicio educativo-preventivo y repasemos el medio por el cual, ahora mismo, está confirmado que se transmite el coronavirus. Se mueve en el aire, lo hace combinándose con gotas de aire y creando aerosoles. No es frecuente que el virus tenga este método de infección, pero desgraciadamente estamos ante un coronavirus que lo tiene. Por si esto fuera poco, el periodo de supervivencia del virus una vez ha sido expulsado por la nariz o la boca de un infectado no es precisamente breve.

En un mundo ideal la durabilidad del virus sería de 30 minutos, pero hemos accedido a distintos estudios médicos y lo que nos encontramos es mucho más terrorífico. Según estos estudios, el virus puede permanecer en el ambiente o en una superficie en la que se haya quedado incrustado, durante una media de entre 4 y 5 días. Pero dependiendo de las condiciones pueden llegar a sobrevivir hasta 9 días.

Los factores que llevan a que el virus permanezca más tiempo en activo incluyen la humedad y las bajas temperaturas. Ahora mismo ambos factores son negativos respecto a lo que se vive en Asia. Japón, por ejemplo, país que ya es el segundo con más infectados del mundo, y no solo por lo que ha ocurrido en el crucero que está anclado en Yokohama, es una nación de enorme humedad. Los niveles de humedad en invierno son preocupantes y es frecuente que afecten al interior de las viviendas, con aparición de moho y otros problemas similares. Todo ello es un buen caldo de cultivo para la proliferación de virus e infecciones como la que nos está persiguiendo actualmente.

coronavirus-4810201_1280

Por lo tanto, ahora mismo lo fundamental es que llevemos siempre mascarilla y que respiremos a través de ella, porque con la mascarilla filtraremos las partículas correspondientes al virus. También es necesario que no nos toquemos los ojos con los dedos cuando no estamos limpios (o cuando creemos que no podemos estar limpios) y que tampoco nos llevemos las manos a la boca. Por ejemplo, lo de chuparse los dedos en un restaurante ahora mismo no está recomendado. Tenemos que tratar de mantener nuestro organismo limpio. Se ha discutido mucho acerca de si las orejas también pueden ser un circuito de infección y no parece que sea algo de lo que se saque una conclusión generalizada. En cualquier caso, intentemos no meternos los dedos en el oído para no arriesgarnos a introducir el virus de esta manera.

La exposición al virus es generalizada y hay multitud de situaciones en las que nos podemos ver sometidos a ella. Si una persona con la infección ha estornudado sobre la manilla de una puerta, el virus seguirá presente en ella durante el periodo de tiempo que hemos mencionado. Un contacto con la manilla y luego una interacción de nuestra mano con nuestro organismo y ya estaríamos introduciendo el virus en su interior. O si estamos en una fiesta llena de personas y solo una tiene el virus y ha estornado varias veces, la carga vírica que habrá quedado en el ambiente de la fiesta será enorme incluso si han pasado varias horas. Solo respirando esas partículas que se están transmitiendo por el aire nos estaríamos exponiendo a la infección.

Es cierto que lo que está pasando recuerda más al argumento de una película de zombis o virus que a la realidad. Pero hay que abrir los ojos y darnos cuenta de que estamos, como dicen algunos expertos, viendo solo la punta del iceberg. De los gobiernos, de los equipos de salud internacionales y de los ciudadanos depende que el virus no se extienda y acabe con una gran parte de la humanidad. Porque si las personas actúan de manera irresponsable y el virus se extiende lo que vamos a encontrarnos es una situación insostenible de la cual será complicado salir con la cabeza alta. Por eso todos tenemos que poner nuestro granito de arena y esperemos que los gobiernos, las fábricas de mascarillas y otros productos de limpieza e higiene, como las botellas de alcohol, hagan también su parte.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...