¿Cómo reconocer si un lunar es peligroso?

Los lunares en los tiempos que corren hay que darles mucho cuidado y observación, para no pasar a males mayores. Aquí la explicación de cómo detectar anomalías.

Nuestra piel siempre cuenta con lunares, y hay que cuidarla.

No existe persona que no tenga lunares. Serán grandes, serán pequeños, pero la certeza de que alguna mancha extraña habita su cuerpo es algo a lo que se le podría apostar sin temor a equivocarse.

Un lunar es una pequeña mancha o bulto bajo la piel que es producto de una alteración en los melanocitos, las celulas que se encargan de la pigmentación de la piel. La mayoría de los lunares son benignos, es decir, no provocan ni van a provocar problemas en la vida de la persona que los luzca; pero hay casos en los cuales el lunar puede degenerarse y convertirse en un problema, el más comun es el cáncer de piel. De todos modos, las probabilidades no son demasiado altas, se calcula que el grado de probabilidades de que esto suceda son de 1 en 11.000 en el caso de una mujer sana y de 1 en 3.000 en el caso de un hombre en iguales condiciones de salud. Estas cifras pueden variar en caso de que haya antecedentes de cáncer de piel en la familia.

Para detectar la posibilidad de que un lunar “se pase al lado oscuro”, es decir, se convierta en peligroso, los dermatólogos (a quienes debemos visitar en caso de dudas) plantean una serie de características que, si se presentan, dan cuenta de la posibilidad de melanomas. Estas características se denominan “ABCDE” de los lunares.

La A da cuenta de la ASIMETRIA, y se nota cuando resulta imposible identificar patrones idénticos a ambos lados del lunar.

La B da cuenta del BORDE, deben llamarnos la atención aquellos lunares en los que los bordes se ven difusos o borrosos, ya que dan cuenta de que no hay un límite definido y que se encuentra en una probable expansión.

La C da cuenta del COLOR, en teoría, un lunar benigno deberia ser monocromo, por lo que si se dan varios colores en la misma mancha o si el lunar parece el lomo de un dalmata es una señal de alarma.

La D da cuenta del DIAMETRO, un lunar de más de 6 milímetros ya resulta llamativo, aunque sobre este punto no hay un acuerdo definido, ya que otros especialistas establecen que la medida de alarma deberia ser de 1 y hasta 1,5 centimetros.

La E da cuenta de la EVOLUCION, y definitivamente es el mas importante de todos: si el lunar crece, sangra, cambia de forma, pica, se ulcera, es decir, si un lunar da señales de “vida” y decide no seguir siendo nada más que una mancha decorativa; en todos estos casos la consulta con el médico no sólo es imprescindible, sino también imperiosa.

Fotografía: jpcolasso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...