¿Cómo prevenir infecciones respiratorias?

Ahora que estamos en plena campaña de resfriados no hay que olvidar tener en cuenta una serie de consejos para evitar infecciones respiratorias.

Infección respiratoria

Estamos en una época del año en la que ya empezamos a ver cómo nos resfriamos, tanto nosotros como las personas que nos rodean. Las infecciones respiratorias pueden ser un grave problema, así que es importante que, en la medida de lo posible, estemos preparados. Por ello en esta ocasión os traemos una serie de consejos que os vendrán muy bien para conseguirlo. Si tenéis hijos os recomendamos que los pongáis en práctica con ellos, dado que cuento más les mimemos más nos aseguraremos de que siempre se encontrarán bien.

Ya sabéis que lo más básico y lo fundamental es que intentéis no exponeros a ningún virus o infección. Eso significa que si algún conocido está enfermo, podemos evitar el contacto con él, al menos si está en la fase de transmitir el virus. No es que hablemos de una infección mortal y quizá no nos importe resfriarnos, pero a los niños sí les podemos ahorrar el mal rato y seguro que nos lo acaban agradeciendo.

Los líquidos son muy importantes en esta época del año y nos ayudan mucho más de lo que podamos llegar a pensar. Por eso tenéis que seguir siempre una ingesta adecuada, sin descuidar los niveles mínimos e intentando que los líquidos vayan entrando en vuestro cuerpo de forma constante. Si el agua o las bebidas del verano ya no os entran, buscar otras alternativas beneficiosas.

No olvidéis que los cambios de temperatura más bruscos se pueden convertir en uno de los problemas más elevados. Entrar y salir de centros comerciales o tiendas en los que la temperatura esté en niveles muy extremos puede llevar a que suframos una infección inevitable. Por eso hay que tratar de estar al nivel de la temperatura cada vez que entramos o salimos de uno de estos lugares. No nos quedemos con toda la ropa puesta cuando entremos en un lugar con calefacción después de escapar del frío. Todo esto dejará nuestro cuerpo muy afectado y débil, con defensas insuficientes para evitar las infecciones.

Si os encontráis con que la calefacción en el hogar deja el ambiente demasiado seco, lo que deberíais tener en cuenta es el uso de un humidificador. Estos son muy útiles para que los niveles de humedad sean los correctos, dado que un sistema de calefacción puede acabar pasando factura en nuestro estado de salud. Además, por las mañanas siempre deberíamos abrir las ventanas por mucho que ya se haya conectado la calefacción, puesto que esto nos permitirá renovar el aire interior.

Foto: bykst

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...